-- --

¿Se puede ser feliz? (visión epicúreo o estoico)

¿Qué estilo de vida, epicúreo o estoico, logra la mayor cantidad de felicidad?




En su libro "Estoicos, epicúreos y escépticos", el clasicista R.W. Sharples se propone responder a esta pregunta. Presenta a los lectores las formas fundamentales en que se crea la felicidad dentro de las dos perspectivas filosóficas, yuxtaponiendo las escuelas de pensamiento para resaltar las críticas y la similitud entre los dos. Describe las características que se consideran necesarias para alcanzar la felicidad desde cada perspectiva, y concluye que tanto el epicureismo como el estoicismo concuerdan con la creencia aristotélica de que "el tipo de persona que uno es y el estilo de vida que uno adopta tendrá una influencia inmediata en las acciones que uno realiza".


El camino epicúreo a la felicidad
Sharples sugiere que los epicúreos adopten la concepción de Aristóteles del amor propio porque el objetivo del epicureismo se define como el placer logrado mediante la eliminación del dolor físico y la ansiedad mental. El fundamento de creencia del epicúreo se basa en tres categorías de deseos, incluidos los deseos naturales y necesarios, los naturales pero no necesarios, y los no naturales. Quienes siguen una cosmovisión epicúrea eliminan todos los deseos no naturales, como la ambición de alcanzar el poder político o la fama porque ambos deseos fomentan la ansiedad. Los epicúreos confían en los deseos que liberan al cuerpo del dolor al proporcionar refugio y abolir el hambre a través del suministro de alimentos y agua, y señalan que los alimentos simples proporcionan el mismo placer que las comidas lujosas porque el objetivo de comer es obtener alimento. Fundamentalmente, los epicúreos creen que las personas valoran los placeres naturales derivados del sexo, el compañerismo, la aceptación y el amor. Al practicar la frugalidad, los epicúreos poseen conciencia de sus deseos y tienen la capacidad de apreciar los lujos ocasionales al máximo.
VER TAMBIÉN:

Los epicúreos sostienen que el camino para asegurar la felicidad se produce al retirarse de la vida pública y residir con amigos cercanos y afines. Sharples cita las críticas de Plutarco al epicureismo, que sugiere que lograr la felicidad a través de la retirada de la vida pública descuida el deseo del espíritu humano de ayudar a la humanidad, abrazar la religión y asumir roles de liderazgo y responsabilidad.

Los estoicos en el logro de la felicidad
A diferencia de los epicúreos que consideran primordial el placer, los estoicos otorgan la mayor importancia a la autoconservación, al creer que la virtud y la sabiduría son las habilidades necesarias para lograr la satisfacción. Los estoicos creen que la razón nos lleva a perseguir cosas específicas mientras evitamos a otros, de acuerdo con lo que nos servirá en el futuro. Los estoicos declaran la necesidad de cuatro creencias para alcanzar la felicidad, otorgando la mayor importancia a la virtud derivada únicamente de la razón. La riqueza obtenida durante la vida utilizada para realizar acciones virtuosas y el nivel de condición física del cuerpo, que determina la capacidad natural de razonar, representan las creencias centrales de los estoicos. Por último, independientemente de las consecuencias, uno siempre debe realizar sus deberes virtuosos. Al exhibir autocontrol, el seguidor estoico vive de acuerdo con las virtudes de la sabiduría, la valentía, la justicia y la moderación. En contradicción con la perspectiva estoica, Sharples observa el argumento de Aristóteles de que la virtud por sí sola no creará la vida más feliz posible, y se logra solo mediante la combinación de la virtud y los bienes externos.

VER TAMBIÉN:


La visión combinada de la felicidad de Aristóteles

Mientras que la concepción de satisfacción de los estoicos reside únicamente en la capacidad de la virtud de proporcionar satisfacción, la noción epicúrea de felicidad se basa en la obtención de bienes externos, que vencen el hambre y brindan la satisfacción de la comida, el refugio y la compañía. Al proporcionar descripciones detalladas tanto del epicureismo como del estoicismo, Sharples deja al lector concluir que la concepción más completa de alcanzar la felicidad combina ambas escuelas de pensamiento; representando así la creencia de Aristóteles de que la felicidad se obtiene a través de una combinación de virtud y bienes externos.
_______________________

Siguenos en tu Red Favorita

Comparte con tus familiares y amigos!