Miguel Hernández | Antología Poética




Miguel Hernández Gilabert nació el 30 de octubre de 1910 en la ciudad de Orihuela, cerca de Murcia, en el sureste de España, de padres pobres. Su padre, Miguel Hernández Sánchez, un pastor y comerciante de ovejas y cabras, dio por sentado que su hijo pronto estaría trabajando duro para ayudar con el negocio familiar. Desde muy temprana edad, se esperaba que el joven Miguel realizara tareas domésticas en la casa y en el establo. Una educación larga y enriquecida estaba fuera de discusión, tanto por razones económicas como socioculturales; En lugar de comenzar la escuela a la edad habitual, Hernández se vio obligado durante años a pastorear el rebaño de su padre. Esta experiencia agotadora y solitaria tuvo un profundo impacto en él. Su trabajo en la granja lo llevó a establecer un vínculo especial con la naturaleza, y más tarde aprovechó esa experiencia en su poesía.





Cuando la pasión de Hernández por la lectura y la escritura se hizo evidente, su padre se esforzó por desalentar tales actividades imprácticas. Sin embargo, Hernández había tomado la decisión consciente de convertirse en poeta. Dotado de la capacidad de versificar y de una memoria fenomenal, sobrevivió a un aprendizaje difícil durante el cual, con la ayuda y el consejo de amigos y mentores cercanos, logró aprender literatura y cultura hispanas, especialmente poesía y teatro, al mismo tiempo que dominaba Una amplia variedad de estilos de poesía de décadas anteriores y otras culturas. Contra enormes probabilidades, se liberó de las severas limitaciones de sus humildes comienzos para emerger como uno de los poetas españoles más grandes y más queridos.

Un hilo común en la vida de muchos de los contemporáneos de Hernández es su educación, erudición y mundanidad; a diferencia de ellos, su padre le prohibió rigurosamente que se dejara llevar por tales intereses, ya que no le sirvieron para la educación formal ni para lo que su hijo escribió y recitó. Durante la mayor parte de su juventud, Hernández estuvo en conflicto con su padre por su deseo de leer y estudiar, y más tarde por su ambición de convertirse en poeta. Los primeros poemas de Hernández fueron así moldeados e inspirados tanto por la adormecida rutina de sus tareas pastorales como por los poetas cuyos trabajos él leyó. Sus tareas diarias proporcionaron un motivo común en poemas, como "En cuclillas, ordeño una cabrita y un sueño" (En cuclillas sobre mis talones, I Milk My Goat and My Dream, en Obra completa, 1992), un breve poema que ilustra su predilección temprana por crear metáforas visuales y auditivas a partir de las escenas de la vida cotidiana. En "Aprendiz de Chivo" (The Apprentice Kid, también en Obra completa) Hernández describe el milagro del nacimiento, los primeros momentos incómodos pero espléndidos de una cabra recién nacida mientras se despierta lentamente a los placeres de la leche materna y la alegría de ser viva. Aunque es probable que muchos de los primeros poemas de Hernández no hayan sobrevivido, unos cuarenta de ellos se publicaron por primera vez en Obra completa, que incluye más de cien obras inéditas.

  Te puede interesar:   Edgar Allan Poe | Obras Completas (PDF)


Inmediatamente después de que Hernández dejó el colegio, se hizo amigo del escritor católico Sijé (Marín Gutiérrez), quien se sintió atraído por Hernández por su poesía e intelecto. Sijé se convirtió en el mentor y gurú de Hernández, sugiriéndole que estudie a fondo los poetas y dramaturgos españoles de los siglos XVI y XVII y le enseñe a diseñar sus versos con especial atención a la alegoría, la semántica y los símbolos. El poema de Hernández, "Pastoril", que había escrito en su querido huerto, se publicó en el Pueblo de Orihuela el 13 de enero de 1930; Su carrera como poeta publicado había comenzado.

Madrid en ese momento era la capital literaria y cultural de España; Hernández, naturalmente, se sintió atraído por él e hizo su primer viaje en 1931. Su entusiasmo fue disipado por la fría recepción que recibió dentro de la metrópolis española. La tensión causada en Hernández por las diferencias entre la vida de la gran ciudad y el campo fue para afectarlo y penetrar su poesía en cada etapa de su vida. Tras colgarse de artículos levemente poco halagadores, Hernández regresó a Orihuela pero no antes de publicar un poema, "Reloj rústico" (Reloj rústico, ahora en Obra completa), en la Gaceta Literaria (1 de mayo de 1932). Sin embargo, en su camino a casa, fue detenido y encarcelado por no tener la documentación adecuada, el primero de los dos arrestos que dejaron impresiones indelebles en Hernández. Se vio obligado a ponerse en contacto con su familia y amigos para obtener fondos para sacarlo de la cárcel, donde permaneció varios días. Sintió que sus seis meses en Madrid habían sido un desastre; la ayuda de los poderes culturales no había llegado, ni sería en los próximos años.

  Te puede interesar:   Los 100 Mejores Cuentos de la Literatura Universal

De regreso en Orihuela, Hernández trabajó en empleos de baja categoría y cortejó a la hija de un oficial de la Guardia Civil, Josefina Manresa. Su largo y tumultuoso cortejo sería una inspiración para gran parte de la poesía amorosa de Hernández. La influencia de Sijé en Hernández también se hizo especialmente fuerte después de su regreso en una aparente desgracia de Madrid. Hernández estaba trabajando duro para componer su primer libro, "Poliedros", publicado como Perito en lunas (Lunar Expert, 1933). Aunque había absorbido a través de su lectura los estilos y técnicas de la poesía pastoral barroca, su Arcadia "lunar" estaba muy alejada de su fuente aristocrática. Bajo el artificio de su concepción culteranista (arte por el arte), su poesía abunda en temas regionales, sabores rústicos e imágenes populares íntimamente relacionadas con los elementos comunes de la vida en la tierra: pozos y sistemas de riego; arboles y vegetacion; toros y gallos; y palmas y serpientes, prueba del profundo apego de Hernández al mundo natural que lo rodea, la fuente de su panteísmo.

Con la publicación de Perito en lunas, Hernández finalmente había demostrado ser un poeta de pleno derecho. Su carrera despegó rápidamente de ese punto, y su trabajo evolucionó desde el hermético estilo barroco de Perito en lunas a través de poemas de amor sensuales y temas cuasi religiosos de las primeras versiones de El silbo vulnerado (The Injured Whistle, publicado póstumamente en 1949). a la claridad cristalina y la franqueza sexual de los sonetos en versiones posteriores de El silbo vulnerado e Imagen de tu huella (Imagen de tu huella, publicada en 1963), que se reformaron en la primera obra importante de Hernández, El rayo que no cesa (1936; Traducido como Unceasing Lightning, 1986).

  Te puede interesar:   25 Grandes Obras de la Literatura Japonesa

Hernández regresó a Madrid en marzo de 1934, donde se hizo amigo de poetas como Federico García Lorca, Pablo Neruda y Vicente Aleixandre. Al adentrarse cada vez más en el círculo de poetas que favorecía al gobierno republicano y sus puntos de vista socialistas, Hernández se alejó de la influencia de Orihuela y Sijé. Cuando Sijé le hizo una visita a Madrid, quedó claro que, aunque seguían siendo amigos íntimos, los cambios irreconciliables habían creado una barrera intelectual permanente entre ellos. Hernández se mantuvo dividido entre dos mundos, entre la ciudad artificial decadente y el campo puro de Arcadia. En junio de 1935, Hernández colaboró ​​en un homenaje a Neruda que incluyó una cálida dedicación (recopilada en Obra completa) y tres cantos (canciones materiales) inéditos de la Residencia en la tierra. Su apoyo a Neruda le costó la amistad de Sijé y regresó a Orihuela emocionalmente agotado; Sin embargo, la pérdida también ocasionó uno de sus grandes poemas. A fines de diciembre de 1935, Sijé murió de neumonía. Devastado por las noticias y acosado por terribles sentimientos de culpa, Hernández se volvió hacia adentro para concentrarse y destilar su dolor, componiendo una elegía para Sijé que muchos críticos consideran como una de las mejores elegías en el idioma español. Publicada por primera vez en Revista de Occidente el 10 de enero de 1936, la elegía es una evocación terrenal de su amistad y amor por Sijé y de la larga influencia de Sijé en Hernández:

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
  
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
  
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agupa en mi costado

que por doler me duele hasta el aliento.

El estilo de Hernández evolucionó de una tendencia hacia el tradicionalismo a una independencia cada vez mayor de la forma y la imagen. Su preferencia inicial por la octava y el soneto y su inclinación por la tropología culterana (tropología culturalista) finalmente dio paso a las texturas más simples y al lenguaje más directo de la canción y el romance, revelando su parentesco con Machado y Lorca Esta coexistencia de arte popular y sofisticado, común en la mayor parte de la historia española, también fue típica de la literatura española en la década de 1930.

  Te puede interesar:    Las aventuras de Sherlock Holmes : Colección Completa

La culminación del entusiasmo de Hernández por las formas tradicionales se puede encontrar en El rayo que no cesa. Estos poemas fueron compuestos durante un período crucial de dos años en la carrera de Hernández: 1934–1935. Como tal, El rayo que no cesa es un trabajo fundamental en el desarrollo de Hernández como poeta. Su descubrimiento del amor, en la persona de Josefina, hizo que buscara un vocabulario más rico, pero más restringido, menos excesivamente decorativo y más funcional. Hernández aún exhibe un amor por el juego de palabras, las suposiciones y el exceso verbal y retórico ocasional, pero mucho menos que en trabajos anteriores. La influencia del erotismo religioso latente en el Cantar de los Cantares y el Cántico Espiritual (Cántico Espiritual, 1584) se puede sentir a lo largo, así como los ecos de la Residencia en la tierra de Neruda y La destrucción o el amor de Aleixandre.

El 18 de julio de 1936, un levantamiento militar español liderado por el generalísimo Francisco Franco en la provincia de Melilla, en el norte de África, provocó la paralización de servicios españoles vitales, como el correo y los trenes. En algún momento del día siguiente, Lorca, quien irónicamente había dejado Madrid para buscar la paz y la seguridad comparativas de su amada Andalucía, fue capturado por los militares y asesinado junto con otros prisioneros cerca de Granada. Tales ejecuciones en masa y otros eventos caóticos hicieron que el país se agitara y ejemplificara la muerte y destrucción sin sentido de los próximos tres años. La guerra civil española tuvo un efecto desastroso en todos los aspectos de la vida en el país, en particular los relacionados con la cultura. Muchos de los más grandes intelectuales y los mejores artistas eventualmente dejaron el país para vivir en el exilio; otros, como Lorca, Miguel de Unamuno y Machado, murieron al inicio o durante la guerra; y algunos otros, como Hernández, murieron poco tiempo después como resultado directo de ese conflicto brutal y las subsiguientes represalias y ejecuciones salvajes.

  Te puede interesar:    Tolstói, Chéjov y Dostoievski | Todas sus obras

Hernández pronto se inscribió en el conocido Quinto Regimiento, parte de las fuerzas republicanas que luchan contra Franco y los nacionalistas; también se unió a la Compañía del Primer Calvario del Batallón de Campesinos como oficial de asuntos culturales, leyendo su poesía diariamente en la radio. Viajó extensamente por el área, organizando eventos culturales y haciendo lecturas de poesía para los soldados en las líneas del frente, o incluso lanzando donde fuera necesario para cavar una zanja o defender una posición. A medida que más y más poemas de guerra fluían de su pluma, lentamente se acercó al estatus de primer poeta de la nación durante los años de guerra.

Hernández y Josefina finalmente se casaron en Orihuela el 9 de marzo de 1937 en una ceremonia civil de bajo coste a la que asistieron sus amigos cercanos Carlos Fenoll y Jesús Poveda. El ambiente en la boda no fue del todo feliz, pero la poesía post-marital de Hernández pronto adquirió nuevos tonos y colores, llenos de sensualidad y sexualidad aparentemente cumplidos. Hernández se mantuvo ocupado trabajando en su poesía durante la guerra, corrigiendo pruebas de Viento del pueblo y preparando discursos. Cuando su unidad de propaganda fue trasladada a Castuera, en la provincia de Extremadura, se tomó un descanso de su agotador ritmo para ver a Josefina y sufrió un caso grave de anemia. Hugh Thomas, destacado historiador de la Guerra Civil española, menciona el ritmo acelerado de las actividades literarias de Hernández durante los años de guerra, un ritmo que inevitablemente tuvo un alto costo en la salud del poeta y le exigió descansar y recuperarse en varias ocasiones.

  Te puede interesar:    Literatura Infantil y Juvenil : 250 Cuentos


Durante la guerra, Hernández también participó en el Congreso Internacional de Escritores, celebrado en Madrid y Valencia, y en el Quinto Festival de Teatro Soviético en Moscú. Como parte de un grupo de intelectuales españoles, el viaje a Moscú influyó en el estilo dramático de Hernández. Sin embargo, su compromiso con una España democrática, y su incapacidad para escapar al exilio después del triunfo de las tropas de Franco, significó que se enfrentara a una vida de arresto y encarcelamiento. Condenado a muerte en un momento dado, su término fue conmutado a 30 años. Sin embargo, años de guerra y lucha lo habían debilitado, y Miguel Hernández murió en prisión, de tuberculosis, en 1942.

El siguiente material fue elaborado por el Departamento de Lengua y Literatura Españolas del Instituto Damià Campeny, Mataró, en el año 2010:


ANTOLOGÍA POÉTICA DE MIGUEL HERNÁNDEZ 





Filosofía

Ontología, Epistemología, Idealismo, Materialismo, Existencialismo, Racionalismo, Empirismo..

ACCEDER
Medicina y Salud

Cancer, Diabetes,HIV, Alzheimer, Autismo, Depresión, Psicología, Embarazo, Nutrición.

ACCEDER
Tecnología

Hacking, Software, Robotica, Inteligencia Artificial, Matemática, Computación Cuantica, Realidad Virtual

ACCEDER
Planeta Tierra y Clima

Animales, Naturaleza, Cambio Climático, Geografía, Arqueología, Evolución, Origen de la vida, Geología,Biología, Antropología...

ACCEDER
Ciencias Sociales

Sociología, Historia,Filosofía, Economía, Ciencia Política, Cultura, Religión, Salud Pública.....

ACCEDER
Arte

Literatura, Música, Cine, Pintura, Teatro, Escultura, Museos....

ACCEDER
Educación y Aprendizaje

Pedagogía, Alfabetización, TIC, Pedagogía Crítica, Libros, Test Creatividad,idiomas....

ACCEDER
Turismo y Viaje

Comidas típicas, Hoteles, Lugares, Fotografias, Curiosidades, Paises, Ciudades.

ACCEDER
Biblioteca Digital

Materiales digitales para estudiantes y profesionales

ACCEDER
Lenguajes e Idiomas

Ingles, Italiano, Francés, Alemán, Japonés, Mandarín, Ruso, Español....

ACCEDER
Biografías

Biografías, de los grandes personajes de la Historia Universal....

ACCEDER
Entrevistas

Entrevistas a grandes hombres y mujeres del siglo XX y XXI ....

ACCEDER

Siguenos en tu Red Favorita

¿Te gusta el artículo? Compartelo!