Orígenes individuales y sociales de la neurosis | por Erich Fromm ~ Bloghemia -->

Orígenes individuales y sociales de la neurosis | por Erich Fromm

Orígenes individuales y sociales de la neurosis | por Erich Fromm

Orígenes individuales y sociales de la neurosis | por Erich Fromm

En este artículo, publicado por primera vez en American Sociological Review (Vol. IX, No. 4, agosto de 1944), Fromm por primera vez...
junio 10, 2020
Orígenes individuales y sociales de la neurosis | por Erich Fromm



En este artículo, publicado por primera vez en American Sociological Review (Vol. IX, No. 4, agosto de 1944), Fromm por primera vez habla de "defectos con patrones culturales" que se distinguen de la "neurosis individual" y de "la patología de la normalidad" . Se incluyen dos párrafos de este artículo en su The Sane Society (1955a, Capítulo 2) - Publicado por primera vez en el Anuario de la Sociedad Internacional Erich Fromm, vol. 3: Arbeit - Entfremdung - Charakter , Münster: LIT-Verlag, 1994, pp. 231-237.



Por: Erich Fromm 


La historia de la ciencia es una historia de declaraciones erróneas. Sin embargo, estas declaraciones erróneas que marcan el progreso del pensamiento tienen una cualidad particular: son productivas. Y tampoco son solo errores ; son declaraciones, cuya verdad está velada por conceptos erróneos, está revestida de conceptos erróneos e inadecuados. Son visiones racionales que contienen la semilla de la verdad, que madura y florece en el esfuerzo continuo de la humanidad por llegar a un conocimiento objetivamente válido sobre el hombre y la naturaleza. Muchas ideas profundas sobre el hombre y la sociedad han encontrado su primera expresión en mitos y cuentos de hadas, otras en especulaciones metafísicas, otras en suposiciones científicas que han demostrado ser incorrectas después de una o dos generaciones.


No es difícil ver por qué la evolución del pensamiento humano procede de esta manera. El objetivo de cualquier ser humano pensante es llegar a toda la verdad, para comprender la totalidad de los fenómenos que lo desconciertan. Tiene solo una vida corta y debe querer tener una visión de la verdad sobre el mundo en este corto período de tiempo. Pero solo podía entender esta totalidad si su vida era idéntica a la de la raza humana. Es solo en el proceso de evolución histórica que el hombre desarrolla técnicas de observación, adquiere una mayor objetividad como observador, recopila nuevos datos que son necesarios para saber si uno debe comprender el todo. Hay una brecha, entonces, entre lo que incluso el genio más grande puede visualizar como la verdad, y las limitaciones del conocimiento que dependen del accidente de la fase histórica en la que vive. Como no podemos vivir en suspenso, tratamos de llenar esta brecha con el material del conocimiento a la mano,

Cada descubrimiento que se ha hecho y se hará tiene una larga historia en la que la verdad contenida en él encuentra una expresión cada vez menos velada y distorsionada y se acerca a formulaciones cada vez más adecuadas. El desarrollo del pensamiento científico no es uno en el que las declaraciones antiguas se descarten como falsas y se reemplacen por otras nuevas y correctas; es más bien un proceso de reinterpretación continuade declaraciones más antiguas, por las cuales su núcleo verdadero se libera de elementos distorsionadores. Los grandes pioneros del pensamiento, de los cuales Freud es uno, expresan ideas que determinan el progreso del pensamiento científico durante siglos. A menudo, los trabajadores en el campo se orientan de una de las dos maneras en que no logran diferenciar entre lo esencial y lo accidental, y defienden rígidamente todo el sistema del maestro, bloqueando así el proceso de reinterpretación y clarificación; o cometen el mismo error al no diferenciar entre lo esencial y lo accidental, y luchan igualmente rígidamente contra las viejas teorías e intentan reemplazarlas por otras nuevas. Tanto en la rigidez ortodoxa como en la rebelde, la evolución constructiva de la visión del maestro está bloqueada. La verdadera tarea, sin embargo, es reinterpretar, tamizar, reconocer que ciertas ideas tuvieron que ser redactadas y entendidas en conceptos erróneos debido a las limitaciones de pensamiento propias de la fase histórica en la que se formularon por primera vez. Podemos sentir entonces que a veces entendemos al autor mejor de lo que él se entendió a sí mismo, pero que solo somos capaces de hacerlo a la luz de su visión original.


Este principio general, de que el camino del progreso científico es la reinterpretación constructiva de las visiones básicas en lugar de repetirlas o descartarlas, ciertamente se aplica a las formulaciones teóricas de Freud. Apenas hay un descubrimiento de Freud que no contenga verdades fundamentales y, sin embargo, no se preste a un desarrollo orgánico más allá de los conceptos en los que se ha revestido.


Un ejemplo de ello es la teoría de Freud sobre el origen de la neurosis. Creo que todavía sabemos poco de lo que constituye una neurosis y menos cuáles son sus orígenes. Habrá que recopilar muchos datos fisiológicos, antropológicos y sociológicos antes de que podamos esperar llegar a una respuesta concluyente. Lo que haré es utilizar la visión de Freud sobre el origen de la neurosis como una ilustración del principio general que he discutido, que la reinterpretación es el método constructivo del progreso científico.


Freud afirma que el complejo de Edipose considera justificadamente como el núcleo de la neurosis. Creo que esta afirmación es la más fundamental que se puede hacer sobre el origen de la neurosis, pero creo que debe calificarse y reinterpretarse en un marco de referencia diferente al que Freud tenía en mente. Lo que Freud quiso decir en su declaración fue esto debido al deseo sexual que el niño pequeño, digamos, tiene por su madre, se convierte en el rival de su padre, y el desarrollo neurótico consiste en no hacer frente a la ansiedad arraigada en este rivalidad de manera satisfactoria. Creo que Freud tocó la raíz más elemental de la neurosis al señalar el conflicto entre el niño y la autoridad de los padres y el fracaso del niño en resolver este conflicto satisfactoriamente. Pero no creo que este conflicto sea provocado esencialmente por la rivalidad sexual, sino que resulta de la reacción del niño a la presión de la autoridad parental, el miedo del niño y la sumisión a él. Antes de continuar elaborando este punto, me gustaría diferenciar entre dos tipos de autoridad. Uno es objetivo, basado en la competencia de la persona con autoridad para funcionar correctamente con respecto a la tarea de orientación que debe realizar. Este tipo de autoridad puede llamarse autoridad racional. Por el contrario, es lo que se puede llamar autoridad irracional, que se basa en el poder que tiene la autoridad sobre los que están sujetos a ella y en el miedo y la admiración con la que esta última corresponde. El miedo del niño y sumisión a él. Antes de continuar elaborando este punto, me gustaría diferenciar entre dos tipos de autoridad. Uno es objetivo, basado en la competencia de la persona con autoridad para funcionar correctamente con respecto a la tarea de orientación que debe realizar. Este tipo de autoridad puede llamarse autoridad racional. Por el contrario, es lo que se puede llamar autoridad irracional, que se basa en el poder que tiene la autoridad sobre los que están sujetos a ella y en el miedo y la admiración con la que esta última corresponde. El miedo del niño y sumisión a él. Antes de continuar elaborando este punto, me gustaría diferenciar entre dos tipos de autoridad. Uno es objetivo, basado en la competencia de la persona con autoridad para funcionar correctamente con respecto a la tarea de orientación que debe realizar. Este tipo de autoridad puede llamarse autoridad racional. Por el contrario, es lo que se puede llamar autoridad irracional, que se basa en el poder que tiene la autoridad sobre los que están sujetos a ella y en el miedo y la admiración con la que esta última corresponde. Este tipo de autoridad puede llamarse autoridad racional. En contraste, es lo que se puede llamar autoridad irracional, que se basa en el poder que la autoridad tiene sobre los que están sujetos a ella y en el temor y la admiración con los que esta última corresponde. Este tipo de autoridad puede llamarse autoridad racional. Por el contrario, es lo que se puede llamar autoridad irracional, que se basa en el poder que tiene la autoridad sobre los que están sujetos a ella y en el miedo y la admiración con la que esta última corresponde.


Sucede que en la mayoría de las culturas las relaciones humanas están determinadas en gran medida por la autoridad irracional. Las personas funcionan en nuestra sociedad como en la mayoría de las sociedades, en el registro de la historia, al adaptarse a su papel social al precio de renunciar a parte de su propia voluntad, su originalidad y espontaneidad.


Si bien cada ser humano representa a toda la humanidad con todas sus potencialidades, cualquier sociedad funcional está y debe estar principalmente interesada en su autoconservación. Las formas particulares en que funciona una sociedad están determinadas por una serie de factores económicos y políticos objetivos., que se dan en cualquier punto de desarrollo histórico. Las sociedades tienen que operar dentro de las posibilidades y limitaciones de su situación histórica particular. Para que cualquier sociedad pueda funcionar bien, sus miembros deben adquirir el tipo de carácter que los hace querer actuar de la manera en que deben actuar como miembros de la sociedad o de una clase especial dentro de ella. Tienen que desear lo que objetivamente es necesario que hagan. La fuerza externa debe ser reemplazada por la compulsión interna y por el tipo particular de energía humana que se canaliza hacia los rasgos de carácter. Mientras la humanidad no haya alcanzado un estado de organización en el que el interés del individuo y el de la sociedad sean idénticos, los objetivos de la sociedad deben alcanzarse a un costo mayor o menor de la libertad y la espontaneidad del individuo. Este objetivo se realiza mediante el proceso de formación y educación infantil. Si bien la educación apunta al desarrollo de las potencialidades de un niño, también tiene la función de reducir su independencia y libertad al nivel necesario para la existencia de esa sociedad en particular. Aunque las sociedades difieren con respecto a la medida en que el niño debe estar impresionado por la autoridad irracional, siempre es parte de la función del entrenamiento infantil que esto suceda.


El niño no se encuentra con la sociedad directamente al principio; se encuentra a través de sus padres, quienes en su estructura de carácter y métodos de educación representan la estructura social, que son la agencia psicológica de la sociedad, por así decirlo. ¿Qué le sucede entonces al niño en relación con sus padres? Encuentra a través de ellos el tipo de autoridad que prevalece en la sociedad particular en la que vive, y este tipo de autoridad tiende a romper su voluntad, su espontaneidad, su independencia. Pero el hombre no nace para ser quebrantado, por lo que el niño lucha contra la autoridad representada por sus padres; él lucha por su libertad no solo depresión, pero también por su libertad de ser él mismo, un ser humano de pleno derecho, no un autómata. Algunos niños tienen más éxito que otros; la mayoría de ellos son derrotados en cierta medida en su lucha por la libertad. Las formas en que se produce esta derrota son múltiples, pero sean cuales sean, las cicatrices que quedan de esta derrota en la lucha del niño contra la autoridad irracional se encuentran en el fondo de cada neurosis. Esta cicatriz está representada en un síndrome cuyas características más importantes son el debilitamiento o la parálisis de la originalidad y espontaneidad de la persona; el debilitamiento del yo y la sustitución de un pseudo-yo, en el que el sentimiento de "yo soy" se ve opacado y reemplazado por la experiencia del yo como la suma total de expectativas que otros tienen sobre mí; la sustitución de autonomía por heteronomía; la neblina


Mi sugerencia de que el complejo de Edipo se interprete no como resultado de la rivalidad sexual del niño con el padre del mismo sexo sino como la lucha del niño con la autoridad irracional representada por los padres no implica, sin embargo, que el factor sexual no juegue papel importante, pero el énfasis no está en los deseos incestuosos del niño y su resultado necesariamente trágico, su pecado original, sino en la influencia prohibitiva de los padres en la actividad sexual normal del niño. Las funciones físicas del niño, primero las de la defecación, luego sus deseos y actividades sexuales, se ven afectadas por consideraciones morales. Se hace que el niño se sienta culpable con respecto a estas funciones, y dado que el impulso sexual está presente en todas las personas desde la infancia, se convierte en una fuente constante de sentimiento de culpa. ¿Cuál es la función de este sentimiento de culpa? Sirve para romper la voluntad del niño y llevarlo a la sumisión. Los padres lo usan, aunque sin querer, como un medio para hacer que el niño se someta. No hay nada más efectivo para romper a una persona que darle la convicción de maldad. Cuanto más culpable se siente, más fácilmente se somete porque la autoridad ha demostrado su propio poder por su derecho a acusar. Lo que aparece como un sentimiento de culpa, entonces, es en realidad el miedo de desagradar a aquellos a quienes uno teme. Este sentimiento de culpa es el único que la mayoría de las personas experimenta como un problema moral, mientras que el problema moral genuino, el de darse cuenta de las potencialidades, se pierde de vista. La culpa se reduce a la desobediencia y no se siente como lo que es en un sentido moral genuino, la automutilación.


Para resumir este punto, se puede decir que es la derrota en la lucha contra la autoridad lo que constituye el núcleo de la neurosis, y que no el deseo incestuoso del niño sino el estigma relacionado con el sexo es uno de los factores para romper por su voluntad. Freud pintó una imagen del resultado necesariamente trágico de los deseos más fundamentales de un niño, sus deseos incestuosos seguramente fracasarán y lo obligarán a someterse a algún tipo de sumisión. ¿No tenemos razón para suponer que esta hipótesis expresa de manera velada el profundo pesimismo de Freud con respecto a cualquier mejora básica en el destino del hombre y su creencia en la naturaleza indispensable de la autoridad irracional? Sin embargo, esta actitud es solo una parte de Freud.
Sin embargo, la derrota en la lucha por la libertad no siempre conduce a la neurosis. De hecho, si este fuera el caso, tendríamos que considerar a la gran mayoría de las personas como neuróticos. ¿Cuáles son, entonces, las condiciones específicas que contribuyen al resultado neurótico de esta derrota? Hay algunas condiciones que solo puedo mencionar, por ejemplo, un niño puede romperse más que otros, y el conflicto entre su ansiedad y sus deseos humanos básicos puede, por lo tanto, ser más agudo e insoportable; o el niño puede haber desarrollado una sensación de libertad y originalidad que es mayor que la de la persona promedio, y la derrota puede ser más inaceptable. Pero en lugar de enumerar otras condiciones que provocan la neurosis,No volverse neurótico a pesar del fracaso en su lucha personal por la libertad.

Parece útil en este punto diferenciar entre dos conceptos, el de defecto y el de neurosis. Si una persona no logra la libertad, la espontaneidad, una experiencia genuina de sí mismo, se puede considerar que tiene un defecto severo, siempre que supongamos que la libertad y la espontaneidad son los objetivos objetivos que debe alcanzar cada ser humano. Si tal objetivo no es alcanzado por la mayoría de los miembros de una sociedad determinada, tratamos con el fenómeno del defecto socialmente diseñado. El individuo lo comparte con muchos otros; él no es consciente de ello como un defecto, y su seguridad no está amenazada por la experiencia de ser diferente, de ser un paria, por así decirlo. Lo que pudo haber perdido en riqueza y en un genuino sentimiento de felicidad está compuesto por la seguridad de encajar con el resto de la humanidad, tal como los conoce. De hecho, su propio defecto puede haber sido llevado a la virtud por su cultura y, por lo tanto, darle un sentimiento mejorado de logro. Una ilustración es el sentimiento de culpa y ansiedad que las doctrinas de Calvino despertaron en los hombres. Se puede decir que la persona que está abrumada por un sentimiento de impotencia e indignidad, por la duda incesante de si es salvada o condenada al castigo eterno, quien apenas es capaz de una verdadera alegría y se ha convertido en el engranaje de una máquina a la que tiene que servir, tiene un defecto grave. Sin embargo, este mismo defecto tenía un patrón cultural; se consideraba particularmente valioso y, por lo tanto, el individuo estaba protegido de la neurosis que habría adquirido en una cultura donde el defecto le daría una sensación de profunda insuficiencia y aislamiento.


Spinoza ha formulado [en su ética] el problema del defecto socialmente modelado muy claramente. Él dice: “Muchas personas se ven atrapadas por el mismo efecto con gran consistencia. Todos sus sentidos están tan fuertemente afectados por un objeto que cree que este objeto está presente incluso si no lo está. Si esto sucede mientras la persona está despierta, se cree que la persona está loca ... Pero si la persona codiciosa solo piensa en el dinero y las posesiones, el ambicioso solo en la fama, uno no piensa en ellos como si estuvieran locos, sino solo tan molesto generalmente uno los desprecia, pero en realidad la avaricia, la ambición, etc. son formas de locura, aunque por lo general no se las considera 'enfermedades' ”. Estas palabras se escribieron hace unos cientos de años; ellos siguen siendo ciertos aunque el defecto se ha modelado culturalmente hasta tal punto que ahora ya no se considera generalmente molesto o despectivo. Hoy nos encontramos con una persona y descubrimos que actúa y se siente como un autómata; que nunca experimenta nada que sea realmente suyo; que él se siente completamente como la persona que cree que se supone que es; que las sonrisas han reemplazado a la risa, la charla sin sentido reemplazó al discurso comunicativo; La desesperación apagada ha tomado el lugar del dolor genuino. Se pueden hacer dos declaraciones sobre esta persona. Una es que sufre un defecto de espontaneidad e individualidad que puede parecer incurable. Al mismo tiempo, se puede decir que él no difiere esencialmente de miles de otros que están en la misma posición. Con la mayoría de ellos, el patrón cultural previsto para el defecto los salva del brote de neurosis. Con algunos, el patrón cultural no funciona y el defecto aparece como una neurosis severa. El hecho de que en estos casos el patrón cultural no sea suficiente para prevenir el brote de una neurosis manifiesta se explica en la mayoría de los casos por la gravedad y estructura particulares de los conflictos individuales. No voy a entrar más en esto. El punto que quiero enfatizar es la necesidad de pasar del problema de los orígenes de la neurosis al problema de los orígenes del defecto con un patrón cultural; al problema de la patología de la normalidad. El hecho de que en estos casos el patrón cultural no sea suficiente para prevenir el brote de una neurosis manifiesta se explica en la mayoría de los casos por la gravedad y estructura particulares de los conflictos individuales. No voy a entrar más en esto. El punto que quiero enfatizar es la necesidad de pasar del problema de los orígenes de la neurosis al problema de los orígenes del defecto con un patrón cultural; al problema de la patología de la normalidad. El hecho de que en estos casos el patrón cultural no sea suficiente para prevenir el brote de una neurosis manifiesta se explica en la mayoría de los casos por la gravedad y estructura particulares de los conflictos individuales. No voy a entrar más en esto. El punto que quiero enfatizar es la necesidad de pasar del problema de los orígenes de la neurosis al problema de los orígenes del defecto con un patrón cultural; al problema de la patología de la normalidad. El punto que quiero enfatizar es la necesidad de pasar del problema de los orígenes de la neurosis al problema de los orígenes del defecto con un patrón cultural; al problema de la patología de la normalidad. El punto que quiero enfatizar es la necesidad de pasar del problema de los orígenes de la neurosis al problema de los orígenes del defecto con un patrón cultural; al problema de la patología de la normalidad.


Este objetivo implica que el psicoanalista no solo se preocupa por el reajuste del individuo neurótico a su sociedad dada. Su tarea debe ser también reconocer que el ideal de normalidad del individuo puede contradecir el objetivo de la plena realización de sí mismo como ser humano. Es la creencia de las fuerzas progresistas en la sociedad que tal realización es posible, que el interés de la sociedad y del individuo no necesita ser antagónico para siempre. El psicoanálisis, si no pierde de vista el problema humano, tiene una contribución importante que hacer en esta dirección. Esta contribución por la cual trasciende el campo de una especialidad médica fue parte de la visión que tuvo Freud.


  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link