Polémicas, política y problematizaciones | por Michel Foucault ~ Bloghemia -->

Polémicas, política y problematizaciones | por Michel Foucault

Polémicas, política y problematizaciones | por Michel Foucault

Polémicas, política y problematizaciones | por Michel Foucault

"Polémicas, política y problematizaciones" es una entrevista realizada a Michel Foucault, por Paul Rabinow en mayo de 1984 ...
mayo 20, 2020
Polémicas, política y problematizaciones | por Michel Foucault

"Polémicas, política y problematizaciones" es una entrevista realizada a Michel Foucault, por Paul Rabinow en mayo de 1984


Paul Rabinow: ¿Por qué no te involucras en polémicas?

Michel Foucault: Me gustan las discusiones, y cuando me hacen preguntas, trato de responderlas. Es cierto que no me gusta involucrarme en polémicas. Si abro un libro y veo que el autor está acusando a un adversario de " Izquierdismo infantil" Lo cerré nuevamente de inmediato. Esa no es mi forma de hacer las cosas; No pertenezco al mundo de las personas que hacen las cosas de esa manera. Insisto en esta diferencia como algo esencial: está en juego toda una moral, la que concierne a la búsqueda de la verdad y la relación con la otra.

En el juego serio de preguntas y respuestas, en el trabajo de aclaración recíproca, los derechos de cada persona son, en cierto sentido, inmanentes en la discusión. Dependen solo de la situación del diálogo. La persona que hace las preguntas simplemente está ejerciendo el derecho que se le ha otorgado: no estar convencido, percibir una contradicción, requerir más información, enfatizar diferentes postulados, señalar razonamientos defectuosos, etc. En cuanto a la persona que responde las preguntas, él también ejerce un derecho que no va más allá de la discusión misma; por la lógica de su propio discurso, está atado a lo que ha dicho antes, y por la aceptación del diálogo está atado al cuestionamiento del otro.

El polemista, por otro lado, procede encerrado en privilegios que posee de antemano y nunca aceptará hacer preguntas. En principio, posee los derechos que lo autorizan a hacer la guerra y hacer de esa lucha una empresa justa; la persona con la que se enfrenta no es un compañero en la búsqueda de la verdad, sino un adversario, un enemigo que está equivocado, que está armado y cuya existencia misma constituye una amenaza. Para él, el juego no consiste en reconocer a esta persona como un sujeto que tiene derecho a hablar, sino en abolirlo como interlocutor, de cualquier posible diálogo; y su objetivo final no será acercarse lo más posible a una verdad difícil, sino lograr el triunfo de la causa justa que ha estado defendiendo desde el principio. El polemista confía en la legitimidad de que su adversario es por definición negado.

Quizás, algún día, se deba escribir una larga historia de polémicas, polémicas como una figura parasitaria en la discusión y un obstáculo para la búsqueda de la verdad. Muy esquemáticamente, me parece que hoy podemos reconocer la presencia en polémicas de tres modelos: el modelo religioso, el modelo judicial y el modelo político. Como en la heresiología, la polémica se impone la tarea de determinar el punto intangible del dogma, el principio fundamental y necesario que el adversario ha descuidado, ignorado o transgredido; y denuncia esta negligencia como una falla moral; En la raíz del error, encuentra pasión, deseo, interés, toda una serie de debilidades y apegos inadmisibles que lo establecen como culpable. Como en la práctica judicial, la polémica no permite la posibilidad de una discusión igualitaria: examina un caso; no trata con un interlocutor, procesa a un sospechoso; recoge las pruebas de su culpabilidad, designa la infracción que ha cometido y pronuncia el veredicto y lo condena. En cualquier caso, lo que tenemos aquí no está en el orden de una investigación compartida; el polemista dice la verdad en la forma de su juicio y en virtud de la autoridad que se ha conferido a sí mismo. Pero es el modelo político el más poderoso de la actualidad. La polémica define alianzas, recluta partisanos, une intereses u opiniones, representa a un partido; establece al otro como un enemigo, un defensor de los intereses opuestos contra los cuales uno debe luchar hasta el momento en que este enemigo es derrotado y se rinde o desaparece. y pronuncia el veredicto y lo sentencia. En cualquier caso, lo que tenemos aquí no está en el orden de una investigación compartida; el polemista dice la verdad en la forma de su juicio y en virtud de la autoridad que se ha conferido a sí mismo. Pero es el modelo político el más poderoso de la actualidad. La polémica define alianzas, recluta partisanos, une intereses u opiniones, representa a un partido; establece al otro como un enemigo, un defensor de los intereses opuestos contra los cuales uno debe luchar hasta el momento en que este enemigo es derrotado y se rinde o desaparece. y pronuncia el veredicto y lo sentencia. En cualquier caso, lo que tenemos aquí no está en el orden de una investigación compartida; el polemista dice la verdad en la forma de su juicio y en virtud de la autoridad que se ha conferido a sí mismo. Pero es el modelo político el más poderoso de la actualidad. La polémica define alianzas, recluta partisanos, une intereses u opiniones, representa a un partido; establece al otro como un enemigo, un defensor de los intereses opuestos contra los cuales uno debe luchar hasta el momento en que este enemigo es derrotado y se rinde o desaparece. Pero es el modelo político el más poderoso de la actualidad. La polémica define alianzas, recluta partisanos, une intereses u opiniones, representa a un partido; establece al otro como un enemigo, un defensor de los intereses opuestos contra los cuales uno debe luchar hasta el momento en que este enemigo es derrotado y se rinde o desaparece. Pero es el modelo político el más poderoso de la actualidad. La polémica define alianzas, recluta partisanos, une intereses u opiniones, representa a un partido; establece al otro como un enemigo, un defensor de los intereses opuestos contra los cuales uno debe luchar hasta el momento en que este enemigo es derrotado y se rinde o desaparece.

Por supuesto, la reactivación, en polémicas, de estas prácticas políticas, judiciales o religiosas no es más que teatro. Uno gesticula: anatemas, excomuniones, condenas, batallas, victorias y derrotas no son más que formas de hablar, después de todo. Y, sin embargo, en el orden del discurso, también son formas de actuar que no tienen consecuencias. Existen los efectos esterilizantes. ¿Alguien ha visto alguna vez una nueva idea surgir de una polémica? Y como no podía ser de otra manera, dado que aquí se incita a los interlocutores a no avanzar, a no correr más y más riesgos en lo que dicen, sino a recurrir continuamente a los derechos que reclaman, a su legitimidad, que deben defender y sobre la afirmación de su inocencia? Aquí hay algo aún más serio: en esta comedia, uno imita la guerra, las batallas, las aniquilaciones, o rendiciones incondicionales, presentando tanto instinto asesino como sea posible. Pero es realmente peligroso hacer creer a alguien que puede obtener acceso a la verdad por tales caminos y, por lo tanto, validar, incluso de forma meramente simbólica, las prácticas políticas reales que podrían justificarse. Imaginemos, por un momento, que se agita una varita mágica y que uno de los dos adversarios en una polémica tiene la capacidad de ejercer todo el poder que le gusta sobre el otro. Uno ni siquiera tiene que imaginarlo: solo tiene que mirar lo que sucedió durante el debate en el las prácticas políticas reales que podrían justificarse por él. Imaginemos, por un momento, que se agita una varita mágica y que uno de los dos adversarios en una polémica tiene la capacidad de ejercer todo el poder que le gusta sobre el otro. Uno ni siquiera tiene que imaginarlo: solo tiene que mirar lo que sucedió durante el debate en el las prácticas políticas reales que podrían justificarse por él. Imaginemos, por un momento, que se agita una varita mágica y que uno de los dos adversarios en una polémica tiene la capacidad de ejercer todo el poder que le gusta sobre el otro. Uno ni siquiera tiene que imaginarlo: solo tiene que mirar lo que sucedió durante el debate en elLa URSS sobre lingüística o genética no hace mucho tiempo. ¿Fueron estas desviaciones simplemente aberrantes de lo que se suponía que era la discusión correcta? En absoluto: fueron las verdaderas consecuencias de una actitud polémica cuyos efectos normalmente permanecen suspendidos.

PR Has sido leído como un idealista, como un nihilista, como un " Nuevo filósofo", un antimarxista, un nuevo conservador, etc. ¿Dónde se encuentra?

MF Creo que, de hecho, he estado situado en la mayoría de los cuadros del tablero de ajedrez político, uno tras otro y a veces simultáneamente: como anarquista, izquierdista, ostentoso o disfrazado marxista, nihilista, antimarxista explícito o secreto, tecnócrata al servicio de Gaullismo, nuevo liberal y demás. Un profesor estadounidense se quejó de que un cripto-marxista como yo fue invitado a los Estados Unidos , y la prensa de los países de Europa del Este me denunció por ser cómplice de los disidentes. Ninguna de estas descripciones es importante en sí misma; tomados juntos, por otro lado, significan algo. Y debo admitir que me gusta bastante lo que significan.

Es cierto que prefiero no identificarme, y me divierte la diversidad de las formas en que me han juzgado y clasificado. Algo me dice que a estas alturas ya debería haberse encontrado un lugar más o menos aproximado, después de tantos esfuerzos en direcciones tan diversas; y como obviamente no puedo sospechar la competencia de las personas que se están confundiendo en sus juicios divergentes, ya que no es posible desafiar su falta de atención o sus prejuicios, tengo que estar convencido de que su incapacidad para situarme tiene algo que ver conmigo

Y sin duda fundamentalmente se trata de mi forma de abordar las cuestiones políticas. Es cierto que mi actitud no es el resultado de la forma de crítica que dice ser un examen metódico para rechazar todas las soluciones posibles, excepto la válida. Es más del orden de " Problematización", es decir, el desarrollo de un dominio de actos, prácticas y pensamientos que me parecen plantear problemas para la política. Por ejemplo, no creo que con respecto a la locura y la enfermedad mental haya alguna "política ”que puede contener la solución justa y definitiva. Pero creo que en la locura, en el desorden, en los problemas de conducta, hay razones para cuestionar la política; y la política debe responder estas preguntas, pero nunca las responde por completo. Lo mismo es cierto para el crimen y el castigo: naturalmente, sería un error imaginar que la política no tiene nada que ver con la prevención y el castigo del crimen y, por lo tanto, nada que ver con un cierto número de elementos que modifican su forma, su significado, su frecuencia pero sería igualmente erróneo pensar que existe una fórmula política que probablemente resuelva la cuestión del delito y le ponga fin. Lo mismo ocurre con la sexualidad: no existe aparte de una relación con estructuras políticas, requisitos, leyes y regulaciones que tienen una importancia primordial para ella;

Se trata, entonces, de pensar en las relaciones de estas diferentes experiencias con la política, lo que no significa que uno buscará en política el componente principal de estas experiencias o la solución que definitivamente resolverá su destino. Los problemas que estas experiencias plantean a la política tienen que ser elaborados. Pero también es necesario determinar qué " Plantear un problema" a la política realmente significa. Richard Rorty señala que en estos análisis no apelo a ningún " Nosotros" - a cualquiera de esos “ Wes” cuyo consenso, cuyos valores, cuyas tradiciones constituyen el marco para un pensamiento y definen las condiciones en las cuales puede ser validado. Pero el problema es, precisamente, decidir si es realmente adecuado ubicarse dentro de un " Nosotros" para afirmar los principios que uno reconoce y los valores que acepta; o si no es, más bien, necesario hacer la formación futura de un " Nosotros" posible elaborando la pregunta. Porque me parece que " Nosotros" no debe ser anterior a la pregunta; solo puede ser el resultado, y el resultado temporal necesario, de la pregunta tal como se plantea en los nuevos términos en los que se formula. Por ejemplo, no estoy seguro de que en el momento en que escribí la historia de la locura, había una preexistencia y receptividad " Nosotros" a los que solo habría tenido que referirme para escribir mi libro, y de los cuales este libro habría sido la expresión espontánea. Laing, Cooper, Basaglia y yo no teníamos comunidad ni relación alguna; pero el problema se planteó a quienes nos habían leído, como también a algunos de nosotros, de ver si era posible establecer un " Nosotros" sobre la base del trabajo realizado, un " Nosotros" que también podrían formar una comunidad de acción.

Nunca he tratado de analizar nada desde el punto de vista de la política, sino siempre preguntarle a la política qué tenía que decir sobre los problemas a los que se enfrentaba. Lo cuestiono sobre las posiciones que toma y las razones que da para esto; No le pido que determine la teoría de lo que hago. No soy adversario ni partidario del marxismo; Lo cuestiono sobre lo que tiene que decir sobre las experiencias que le hacen preguntas.

En cuanto a los acontecimientos de mayo de 1968, me parece que dependen de otra problemática. No estaba en Francia en ese momento; Solo regresé varios meses después. Y me pareció que uno podía reconocer elementos completamente contradictorios en él: por un lado, un esfuerzo, que fue muy ampliamente afirmado, para hacer a la política una serie de preguntas que tradicionalmente no formaban parte de su dominio legal (preguntas sobre las mujeres , sobre las relaciones entre los sexos, sobre la medicina, sobre las enfermedades mentales, sobre el medio ambiente, sobre las minorías, sobre la delincuencia); y, por otro lado, un deseo de reescribir todos estos problemas en el vocabulario de una teoría que se deriva más o menos directamente del marxismo. Pero el proceso que era evidente en ese momento no condujo a hacerse cargo de los problemas planteados por la doctrina marxista sino, por el contrario, a una impotencia cada vez más manifiesta por parte del marxismo para enfrentar estos problemas. De modo que uno se enfrentaba a interrogatorios dirigidos a la política pero que no habían surgido de una doctrina política. Desde este punto de vista, tal liberación del acto de cuestionamiento me pareció haber jugado un papel positivo: ahora había una pluralidad de preguntas planteadas a la política en lugar de la reinscripción del acto de cuestionamiento en el marco de una doctrina política. .

PR ¿Diría que su trabajo justifica las relaciones entre ética, política y genealogía de la verdad?

MF Sin duda se podría decir que, en cierto sentido, trato de analizar las relaciones entre ciencia, política y ética; pero no creo que sea una representación completamente precisa del trabajo que me propuse hacer. No quiero quedarme a ese nivel; más bien, estoy tratando de ver cómo estos procesos pueden haber interferido entre sí en la formación de un dominio científico, una estructura política, una práctica moral. Tomemos como ejemplo la psiquiatría: sin duda, uno puede analizarla hoy en su estructura epistemológica, incluso si todavía es bastante flexible; también se puede analizar en el marco de las instituciones políticas en las que opera; también se puede estudiar en sus implicaciones éticas, tanto en lo que respecta a la persona que es objeto de la psiquiatría como al psiquiatra mismo. Pero mi objetivo no ha sido hacer esto; más bien he tratado de ver cómo la formación de la psiquiatría como ciencia, la limitación de su campo y la definición de su objeto implicaron una estructura política y una práctica moral: en el doble sentido de que fueron presupuestos por la organización progresiva de la psiquiatría como ciencia, y que también fueron cambiados por este desarrollo. La psiquiatría tal como la conocemos no podría haber existido sin una interacción total de las estructuras políticas y sin un conjunto de actitudes éticas; pero a la inversa, el establecimiento de la locura como dominio del conocimiento [savoir] cambió las prácticas políticas y las actitudes éticas que le preocupaban. Se trataba de determinar el papel de la política y la ética en el establecimiento de la locura como un dominio particular del conocimiento científico [conocimiento],

Lo mismo es cierto en relación con la delincuencia. Se trataba de ver qué estrategia política había logrado, al otorgarle su estatus a la criminalidad, apelar a ciertas formas de conocimiento [savoir] y ciertas actitudes morales; También se trataba de ver cómo estas modalidades de conocimiento [conocimiento] y estas formas de moralidad podrían haber sido reflejadas y modificadas por estas técnicas disciplinarias. En el caso de la sexualidad, era el desarrollo de una actitud moral lo que quería aislar; pero traté de reconstruirlo a través del juego en el que participó con las estructuras políticas (esencialmente en la relación entre el autocontrol [maîtrise de soi] y la dominación de los demás) y con las modalidades del conocimiento [connaissance] (autoconocimiento y conocimiento de diferentes áreas de actividad).

De modo que en estas tres áreas: locura, delincuencia y sexualidad, enfaticé un aspecto particular cada vez: el establecimiento de una cierta objetividad, el desarrollo de una política y un gobierno del yo, y la elaboración de una ética y una práctica. en lo que respecta a uno mismo. Pero cada vez que intentaba señalar el lugar ocupado aquí por los otros dos componentes necesarios para constituir un campo de experiencia. Básicamente se trata de diferentes ejemplos en los que están implicados los tres elementos fundamentales de cualquier experiencia: un juego de verdad, relaciones de poder y formas de relación con uno mismo y con los demás. Y si cada uno de estos ejemplos enfatiza, de cierta manera, uno de estos tres aspectos, ya que la experiencia de la locura se organizó recientemente como principalmente un campo de conocimiento [savoir],

PR Recientemente ha estado hablando de un " Historia de la problemática". ¿Qué es una historia de problemática?

MF Durante mucho tiempo, he estado tratando de ver si sería posible describir la historia del pensamiento como distinta tanto de la historia de las ideas (con lo que me refiero al análisis de los sistemas de representación) como de la historia de las mentalidades (por a lo que me refiero con el análisis de actitudes y tipos de acción [schémas de comportement]). Me pareció que había un elemento capaz de describir la historia del pensamiento: esto era lo que uno podría llamar los problemas o, más exactamente, las problematizaciones. Lo que distingue al pensamiento es que es algo bastante diferente del conjunto de representaciones que subyace a un determinado comportamiento; También es muy diferente del dominio de las actitudes que pueden determinar este comportamiento. El pensamiento no es lo que habita una determinada conducta y le da su significado; más bien, es lo que le permite a uno retroceder de esta forma de actuar o reaccionar, presentarse ante sí mismo como un objeto de pensamiento y cuestionarlo sobre su significado, sus condiciones y sus objetivos. El pensamiento es libertad en relación con lo que uno hace, el movimiento por el cual uno se separa de él, lo establece como un objeto y lo refleja como un problema.

Decir que el estudio del pensamiento es el análisis de una libertad no significa que uno esté tratando con un sistema formal que solo se refiere a sí mismo. En realidad, para que un dominio de acción, un comportamiento, entre en el campo del pensamiento, es necesario que un cierto número de factores lo hayan hecho incierto, lo hayan hecho perder su familiaridad o hayan provocado un cierto número de dificultades. alrededor. Estos elementos son el resultado de procesos sociales, económicos o políticos. Pero aquí, su único papel es el de instigación. Pueden existir y realizar su acción durante mucho tiempo, antes de que haya una problematización efectiva por el pensamiento. Y cuando el pensamiento interviene, no asume una forma única que sea el resultado directo o la expresión necesaria de estas dificultades; es una respuesta original o específica, a menudo tomando muchas formas,

Para un solo conjunto de dificultades, se pueden hacer varias respuestas. Y la mayoría de las veces se proponen diferentes respuestas. Pero lo que debe entenderse es lo que los hace simultáneamente posibles: es el punto en el que se basa su simultaneidad; Es el suelo el que puede alimentarlos a todos en su diversidad y, a veces, a pesar de sus contradicciones. A las diferentes dificultades encontradas por la práctica con respecto a la enfermedad mental en el siglo dieciocho, se propusieron diversas soluciones: Tuke y Pinel son ejemplos. Del mismo modo, se propuso un grupo completo de soluciones para las dificultades encontradas en la segunda mitad del siglo XVIII por la práctica penal. O nuevamente, para tomar un ejemplo muy remoto,

Pero el trabajo de una historia de pensamiento sería redescubrir en la raíz de estas diversas soluciones la forma general de problematización que las ha hecho posibles, incluso en su propia oposición; o lo que ha hecho posible la transformación de las dificultades y obstáculos de una práctica en un problema general para el cual se proponen diversas soluciones prácticas. Es la problematización la que responde a estas dificultades, pero al hacer algo bastante diferente a expresarlas o manifestarlas: en relación con ellas, desarrolla las condiciones en las que se pueden dar posibles respuestas; define los elementos que constituirán lo que las diferentes soluciones intentan responder. Este desarrollo de un hecho en una pregunta,

Está claro qué tan lejos está uno de un análisis en términos de deconstrucción (cualquier confusión entre estos dos métodos sería imprudente). Más bien, se trata de un movimiento de análisis crítico en el que uno trata de ver cómo se han construido las diferentes soluciones a un problema; pero también cómo estas diferentes soluciones resultan de una forma específica de problematización. Y luego parece que cualquier solución nueva que podría agregarse a las demás surgiría de la problematización actual, modificando solo varios de los postulados o principios en los que uno basa las respuestas que da. El trabajo de la reflexión filosófica e histórica se vuelve a colocar en el campo del trabajo del pensamiento solo con la condición de que uno comprenda claramente la problematización no como un arreglo de representaciones sino como un trabajo de pensamiento.

___________________________________



TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en tu red favorita!

Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Yotube
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link