-- --

Hannah Arendt: Biografía, Frases célebres y artículos

Socióloga y filósofa alemana, Hannah Arendt nació en Linden el 14 de Octubre de 1906. Su trabajo sociopolítico y pensamiento se considera uno de los más influyentes en su campo de todo el siglo XX.



De familia judía, Arendt sufrió en primera persona el auge del nazismo en Alemania y llegó a estar encarcelada. Tras esa primera experiencia, decidió escapar, primero a Francia y luego a Estados Unidos, donde se estableció definitivamente pese a no conseguir la ciudadanía hasta 1951.

Su obra Orígenes del totalitarismo se considera fundamental para entender las raíces de los movimientos políticos y sociales que se desataron en Europa durante el periodo de entreguerras. Como socióloga, estudia la figura política de la democracia plural y la contrapone a la de democracia directa, concediéndole una vital importancia a la idea del Otro. La importancia de la obra de Arendt estriba en la mezcla de sociología, filosofía y política que da origen a una nueva manera de entender la comunicación y el estudio de la violencia.

Otras obras de interés en su carrera sería, entre otras muchas, La condición humana (1958) y Eichman en Jerusalén (1963), crónica del juicio al criminal de guerra Adolf Eichman que Arendt realizó para el New Yorker donde acuñó por primera vez la polémica frase de la "banalidad del mal"

Hannah Arendt murió en Nueva York el 4 de Diciembre de 1975. En años posteriores a su muerte se crearon tanto la Asociación Hanna Arendt para el estudio del totalitarismo como el Premio Hanna Arendt de ensayo, otorgado por la ciudad de Brema.


Frases de Hanna Arendt

"La triste verdad es que la mayoría de los males son cometidos por personas que nunca deciden ser buenos o malos".

"Contar historias revela un significado sin cometer el error de definirlo".

"El revolucionario más radical se convertirá en un conservador el día después de la revolución".

"El objetivo de la educación totalitaria nunca ha sido inculcar convicciones, sino destruir la capacidad de formar cualquiera".

“No hay pensamientos peligrosos; pensar en sí mismo es peligroso ".

“En un mundo siempre cambiante e incomprensible, las masas habían llegado al punto en el que, al mismo tiempo, creían todo y nada, pensaban que todo era posible y que nada era verdad. ... La propaganda de masas descubrió que su audiencia estaba lista en todo momento para creer lo peor, sin importar lo absurda que fuera, y no se opuso particularmente a ser engañada porque, de todos modos, consideraba que cada declaración era una mentira. Los líderes totalitarios de masas basaron su propaganda en el supuesto psicológico correcto de que, en tales condiciones, uno podría hacer que las personas creyeran las declaraciones más fantásticas algún día, y confiar en que si al día siguiente se les diera una prueba irrefutable de su falsedad, se refugiarían. en el cinismo "En lugar de abandonar a los líderes que les habían mentido, protestaban diciendo que habían sabido todo el tiempo que la declaración era una mentira y admirarían a los líderes por su habilidad táctica superior".

“El problema con Eichmann era precisamente que muchos eran como él, y que muchos no eran ni pervertidos ni sádicos, que eran, y siguen siendo, terriblemente y terriblemente normales. Desde el punto de vista de nuestras instituciones legales y de nuestros estándares morales de juicio, esta normalidad fue mucho más aterradora que todas las atrocidades en su conjunto ".

“Amar la vida es fácil cuando estás en el extranjero. Donde nadie te conoce y tienes tu vida en tus manos completamente solo, eres más dueño de ti mismo que en cualquier otro momento "

"El sujeto ideal del gobierno totalitario no es el nazi convencido o el comunista convencido, sino las personas para quienes la distinción entre realidad y ficción (es decir, la realidad de la experiencia) y la distinción entre verdadero y falso (es decir, las normas del pensamiento) ya no existe."

"El perdón es la clave para la acción y la libertad".

"La educación es el punto en el que decidimos si amamos al mundo lo suficiente como para asumir la responsabilidad por él, y de la misma manera, salvarlo de esa ruina que, salvo por la renovación, excepto por la llegada de lo nuevo y lo joven, sería inevitable".Y también en la educación es donde decidimos si amamos a nuestros hijos lo suficiente como para no expulsarlos de nuestro mundo y dejarlos a su suerte, o para eliminar de sus manos la posibilidad de emprender algo nuevo, algo imprevisto para nosotros, sino para Prepáralos de antemano para la tarea de renovar un mundo común ".


Siguenos en tu Red Favorita

Comparte con tus familiares y amigos!