El pensamiento de René Descartes en 50 Frases



René Descartes fue un eminente científico, filósofo y matemático francés llamado "El padre de la filosofía occidental moderna". Sus pensamientos, escritos y obras se estudian hasta el día de hoy y muchos de los pensamientos de la filosofía occidental han surgido como resultado de sus escritos. Sirvió en el "Ejército de los Estados Holandeses de Mauricio de Nassau" durante un corto período de tiempo. Descartes también es considerado como uno de los representantes académicos más pronunciados de la "Edad de Oro Holandesa". Sus escritos y libros, especialmente "Meditaciones sobre la primera filosofía", se consideran biblia en la mayoría de los departamentos de filosofía de las universidades. También se le ha atribuido como el "Padre de la geometría analítica"
















Aquí les dejamos 50 frases de este gran científico y filósofo

1. Pienso, luego existo.
 
2. Y así nos hacemos, por así decirlo, los señores y maestros de la naturaleza.

3. Espero que la posteridad me juzgue con amabilidad, no solo por las cosas que he explicado, sino también por las que he omitido intencionalmente para dejar a otros el placer del descubrimiento.

4. No se puede negar que ha tenido muchas ideas excepcionales y que es un hombre muy inteligente. Por mi parte, sin embargo, siempre me han enseñado a tener una visión general de las cosas, para poder deducir de ellas las reglas generales, que podrían ser aplicables en otros lugares.

5. Un vacío es repugnante a la razón.

6. Después de eso, pensé en lo que generalmente necesita una proposición para ser verdadera y cierta porque, como acababa de encontrar una que sabía que era tal, pensé que también debería saber en qué consiste esta certeza. Habiendo notado que no hay nada en absoluto en la proposición "Pienso, luego existo" [cogito ergo sum] que me convence de que digo la verdad, aparte del hecho de que veo muy claramente que uno tiene que existir para poder pensar, juzgué que podría adoptar como regla general que todas las cosas que concebimos de manera muy clara y clara son todas ciertas. La única dificultad sobresaliente es reconocer cuáles concebimos claramente.

7. Y no hay absolutamente juicios (o reglas) en Mecánica que no pertenezcan también a la Física, de la cual la Mecánica sea una parte o tipo: y es tan natural para un reloj, compuesto de ruedas de un tipo determinado, indicar las horas , en cuanto a un árbol, crecido a partir de un cierto tipo de semilla, para producir el fruto correspondiente. En consecuencia, al igual que cuando quienes están acostumbrados a considerar los autómatas conocen el uso de alguna máquina y ven algunas de sus partes, conjeturan fácilmente cómo se hacen las otras partes que no ven: así, a partir de los efectos perceptibles y las partes. De cuerpos naturales, he tratado de investigar la naturaleza de sus causas y de sus partes imperceptibles.

8. Pero desde que estaba en la universidad aprendí que no hay nada que uno pueda imaginar que sea tan extraño e increíble que no haya sido dicho por algún filósofo.

Desde entonces, he reconocido a través de mis viajes que todos aquellos cuyos puntos de vista son diferentes a los nuestros no son necesariamente, por esa razón, bárbaros o salvajes, pero que muchos de ellos usan su razón tanto o incluso más que nosotros. También consideré cómo la misma persona, con la misma mente, que fue traída.

Desde la infancia, ya sea entre los franceses o los alemanes, se diferencia de lo que habrían sido si hubieran vivido siempre entre los chinos o entre los chinos.

Caníbales, y cómo, incluso en nuestras modas de ropa, lo que nos gustó hace diez años y que nos puede gustar dentro de los próximos diez años, parece extravagante.

Y ridículo para nosotros hoy. Por lo tanto, nuestras convicciones resultan de la costumbre y del ejemplo mucho más que de cualquier conocimiento que sea cierto ... las verdades serán descubiertas por un individuo en lugar de un pueblo entero.


9. Teniendo en cuenta que, entre todos los que hasta este momento hicieron descubrimientos en las ciencias, fueron solo los matemáticos quienes pudieron llegar a las manifestaciones, es decir, a las pruebas ciertas y evidentes, no dudé de que debía comenzar. con las mismas verdades que ellos han investigado, aunque no había buscado ninguna otra ventaja para ellos que acostumbrar mi mente a nutrirse de las verdades y no estar satisfecho con razones falsas.

10. El sentido común es el producto más compartido en el mundo, ya que todo hombre está convencido de que está bien provisto de él.

VER TAMBIÉN:【30 Filosofos mas grandes de la Historia 】

11. Cada problema que resolví se convirtió en una regla que sirvió después para resolver otros problemas.
 
12. Incluso la mente depende tanto del temperamento y la disposición de los órganos corporales que, si es posible encontrar una manera de hacer que las personas sean más sabias y hábiles de lo que han sido en el pasado, creo que deberíamos buscarlo. En medicina. Es cierto que la medicina, tal como se practica actualmente, tiene poco uso.

13. Porque la mente depende tan íntimamente de la condición y la relación de los órganos del cuerpo, que si se puede encontrar algún medio para hacer que los hombres sean más sabios e ingeniosos que hasta ahora, creo que en la medicina deben buscarse. Es cierto que la ciencia de la medicina, tal como existe ahora, contiene pocas cosas cuya utilidad es muy notable.

14. Dame extensión y movimiento, y construiré el Universo.

15. El buen sentido es, de todas las cosas entre los hombres, lo más igualmente distribuido; porque cada uno se cree provisto de él con tanta abundancia, que incluso aquellos que son los más difíciles de satisfacer en todo lo demás, no suelen desear una mayor medida de esta cualidad de la que ya poseen.

16. Llegué a la conclusión de que podría tomar como regla general el principio de que todas las cosas que concebimos muy clara y obviamente son verdaderas; sin embargo, solo observamos que existe cierta dificultad para determinar correctamente los objetos que concebimos claramente.

17. No podría ser de la naturaleza que soy y, sin embargo, tener en mente la idea de un Dios, si Dios no existiera en realidad.

18. Supongo que el cuerpo no es más que una estatua o una máquina hecha de tierra.

19. Pensaría que no sabía nada de física si pudiera decir solo cómo podrían ser las cosas, pero sin demostrar que no pueden ser de otra manera.

20. Si me hubieran enseñado desde mi juventud todas las verdades de las que desde entonces he buscado demostraciones y así las hubiera aprendido sin trabajo, tal vez nunca debí haber conocido ninguna más allá de éstas; al menos, nunca debería haber adquirido el hábito y la facilidad que creo que poseo para descubrir siempre nuevas verdades en proporción a la búsqueda.
  
VER TAMBIÉN:【Cultura y tragedia. Ensayo sobre la cultura - Roland Barthes 】

21. Si he tenido éxito en descubrir alguna verdad en las ciencias ..., puedo declarar que no son más que las consecuencias y los resultados de cinco o seis dificultades principales que he superado, y mis encuentros con los que consideré como batallas en las que la victoria me fue declarada.

22. Si hay algún trabajo en el mundo que no pueda ser terminado tan bien por otro como por el que lo comenzó, es en ese trabajo.

23.Si tuviéramos un conocimiento profundo de todas las partes de la semilla de cualquier animal (por ejemplo, el hombre), podríamos a partir de eso solo, por razones completamente matemáticas y ciertas, deducir la conformación y figura de cada uno de sus miembros y, por el contrario, Si conociéramos varias peculiaridades de esta conformación, deduciríamos de la naturaleza de su semilla.

24. Para buscar la verdad, es necesario, una vez en el curso de nuestra vida, dudar, en la medida de lo posible, de todas las cosas.

25. No es suficiente tener una buena mente. Lo principal es usarlo bien.

26. Es bueno saber algo de los modales de varios pueblos, para juzgar mejor a los nuestros, y que no creemos que todo contra nuestros modos sea ridículo y contra la razón, como aquellos que no han visto nada están acostumbrados a pensar.

27. No se debe pensar que siempre es posible alcanzar la tierra interior mediante la perseverancia en la minería: tanto porque la tierra exterior es demasiado gruesa, en comparación con la fuerza humana; y especialmente debido a las aguas intermedias, que brotaban con mayor ímpetu, más profundo era el lugar en el que se abrían sus venas por primera vez; y que ahogaría a todos los mineros.
 
28. Muchos golpes pequeños de un martillo finalmente tendrán tanto efecto como un golpe muy fuerte.

29. El buscador de la verdad debe, una vez en el curso de su vida, dudar de todo, en la medida de lo posible.

30. La naturaleza de la materia, o cuerpo considerado en general, no consiste en que sea algo que sea duro o pesado o de color, o que afecte a los sentidos de ninguna manera, sino simplemente en que es algo que se extiende en longitud, amplitud y profundidad.

  VER TAMBIÉN:【El Hombre Mediocre de José Ingenieros 】

31.  No hay cantidad que no sea divisible en una infinidad de partes.

32. No podemos dudar de nuestra existencia mientras dudamos, y este es el primer conocimiento que adquirimos cuando filosofamos en orden. ... El conocimiento, creo, por lo tanto soy, es el primero y el más seguro que se le ocurre a alguien que filosofa ordenadamente.

33. Cuando no está en nuestro poder determinar lo que es verdad, debemos actuar de acuerdo con lo más probable.

34. Los números perfectos como los hombres perfectos son muy raros.

35. Cuando escriba sobre temas trascendentales, sea trascendentalmente claro.

36. [Nosotros] podemos distinguir fácilmente lo que se relaciona con las Matemáticas en cualquier pregunta de lo que pertenece a las otras ciencias. Pero al considerar el asunto cuidadosamente, poco a poco salió a la luz que todos esos asuntos solo se referían a Matemáticas en las que se investigan el orden y las mediciones, y que no hay diferencia, ya sea en números, figuras, estrellas, sonidos o cualquier otro objeto. Que surja la cuestión de la medida. En consecuencia, vi que debe haber alguna ciencia general para explicar ese elemento en su conjunto que da lugar a problemas sobre el orden y la medición, restringidos, ya que no tienen ningún tema especial.

Esto, percibí que se llamaba "Matemáticas universales", no una asignación exagerada, sino una de larga data que ha pasado al uso actual, porque en esta ciencia está contenido todo lo que a los demás se les llama partes de Matemáticas.


37. Cuando alguien dice "estoy pensando, luego existo o existo", no deduce la existencia del pensamiento por medio de un silogismo, sino que lo reconoce como algo evidente por una simple intuición de la mente. Esto se desprende del hecho de que si lo deduciera por medio de un silogismo, tendría que haber tenido un conocimiento previo de la premisa principal "Todo lo que piensa es o existe"; sin embargo, de hecho, lo aprende al experimentar en su propio caso que es imposible que piense sin existir.

Está en la naturaleza de nuestra mente construir proposiciones generales sobre la base de nuestro conocimiento de las particulares.


38. Cuando apliqué mi mente a Matemáticas por primera vez, leí de inmediato la mayor parte de lo que suelen dar los escritores matemáticos, y presté especial atención a la Aritmética y la Geometría porque se decía que eran las más simples y, por así decirlo, para el resto. . Pero en ninguno de los dos casos me reuní con autores que me satisficieran completamente. De hecho, aprendí en sus obras muchas proposiciones sobre números que, en mi cálculo, me parecieron ciertas. En cuanto a las figuras, en cierto sentido exhibieron a mis ojos una gran cantidad de verdades y sacaron conclusiones de ciertas consecuencias. 
Pero no parecían dejarlo suficientemente claro para  a mente misma por qué estas cosas son así y cómo las descubrieron. Por consiguiente, no me sorprendió que muchas personas, incluso de talento y erudición, después de mirar estas ciencias, las hubieran dejado como vacías e infantiles o, considerándolas muy difíciles e intrincadas, fueran disuadidas desde el principio. de aprenderlos. ... Pero cuando más tarde pensé cómo podría ser que los primeros pioneros de la filosofía en épocas pasadas se negaron a admitir en el estudio de la sabiduría a cualquiera que no estuviera versado en matemáticas ... Me confirmaron en mi sospecha de que tenían conocimiento de una especie. De matemática muy diferente a la que pasa corriente en nuestro tiempo.

39.Luego había mostrado, en el mismo lugar, cuál sería la estructura de los nervios y músculos del cuerpo humano para que los espíritus animales en el cuerpo tuvieran el poder de mover a sus miembros, como se ve cuando las cabezas, poco después de que hayan sido cortados, todavía mueva y muerda el suelo aunque ya no estén vivos; qué cambios se deben hacer en el cerebro para provocar la vigilia, el sueño y los sueños; cómo la luz, los sonidos, los olores, los sabores, el calor y todas las demás cualidades de los objetos externos pueden impresionar diferentes ideas a través de los sentidos; cómo el hambre, la sed y las otras pasiones internas también pueden enviar sus ideas allí; qué parte del cerebro debe tomarse como "el sentido común", donde se reciben estas ideas; lo que debe tomarse como la memoria, que almacena las ideas, y como la imaginación, que puede variarlas de diferentes maneras y componer otras nuevas y, de la misma manera, distribuir los espíritus animales a los músculos, causar las extremidades del cuerpo moverse de tantas maneras diferentes como nuestros propios cuerpos pueden moverse sin la voluntad que los dirige, dependiendo de los objetos que están presentes a los sentidos y las pasiones internas en el cuerpo. Esto no les parecerá extraño a aquellos que saben cuántos autómatas o máquinas móviles diferentes pueden ser ideadas por el ingenio humano, al usar muy pocas piezas en comparación con el mayor número de huesos, músculos, nervios, arterias, venas y todas las demás partes. En el cuerpo de cada animal. Pensarán en este cuerpo como una máquina que, hecha de la mano de Dios, está incomparablemente mejor estructurada que cualquier máquina que pueda ser inventada por los seres humanos, y contiene muchos movimientos más admirables.

40. Ahora declaremos los medios por los cuales nuestra comprensión puede elevarse al conocimiento sin temor al error. Existen dos medios de este tipo: la intuición y la deducción. Por intuición me refiero no al variado testimonio de los sentidos, ni al juicio deductivo de la imaginación naturalmente extravagante, sino a la concepción de una mente atenta tan distinta y tan clara que no queda ninguna duda con respecto a lo que comprende; o, lo que equivale a lo mismo, la autoevaluación de la concepción de una mente sana y atenta, una concepción que brota solo de la luz de la razón, y es más cierta, porque es más simple que la deducción en sí misma. ...
Tal vez se le pregunte por qué a la intuición añadimos este otro modo de conocimiento, por deducción, es decir, el proceso que, de algo del cual tenemos cierto conocimiento, trae consecuencias que necesariamente se derivan de ello. Pero estamos obligados a admitir este segundo paso; porque hay muchas cosas que, sin ser evidentes por sí mismas, llevan sin embargo las marcas de certeza si solo se deducen de principios verdaderos e incontestables mediante un movimiento continuo e ininterrumpido de pensamiento, con una intuición distinta de cada cosa; así como sabemos que el último eslabón de una larga cadena es lo mismo que el primero, aunque no podemos captar con un simple vistazo los eslabones intermedios, siempre que, después de haberlos recorrido en sucesión, podamos recordarlos todos, cada uno se une a sus compañeros, desde el primero hasta el último. Así distinguimos la intuición de la deducción, en la medida en que en el último caso se concibe cierto progreso o sucesión, mientras que en el primero no lo es; ... de donde se deduce que las proposiciones primarias, derivadas inmediatamente de los principios, pueden decirse que se conocen, de acuerdo con la forma en que las vemos, ahora por intuición, ahora por deducción; aunque los principios en sí pueden conocerse solo por intuición, las consecuencias remotas solo por deducción.


41. Finalmente, ya que pensé que podríamos tener todos los mismos pensamientos, mientras dormíamos, como lo hemos hecho mientras estamos despiertos, aunque ninguno de ellos es verdadero en ese momento, decidí fingir que nada de lo que había entrado en mi mente era más verdadero. que las ilusiones de mis sueños. Pero me di cuenta, inmediatamente después, que si bien deseaba pensar que todo era falso, era necesariamente el caso que yo, que estaba pensando esto, era algo.
Cuando me di cuenta de que esta verdad "Pienso, luego existo" era tan firme y segura de que todas las suposiciones más extravagantes de los escépticos no podían sacudirla, juzgué que podía aceptarla sin escrúpulos como el primer principio de la filosofía. para lo que estuve buscando. Luego, cuando estaba examinando lo que era, me di cuenta de que podía fingir que no tenía cuerpo y que no había ningún mundo ni lugar en el que estuviera presente, pero no podía fingir de la misma manera que no lo hice. existe. Por el contrario, por el hecho mismo de que estaba pensando en dudar de la verdad de otras cosas, se desprendió muy evidentemente y con toda certeza que existía; mientras que si simplemente dejara de pensar, incluso si todo el resto de lo que alguna vez imaginé fuera verdad, no tendría razón para creer que existía. Supe por esto que yo era una sustancia, toda su esencia o naturaleza era pensar y que, para existir, no necesita ningún lugar y no depende de nada material. Por lo tanto, este yo, es decir, el alma por la que soy lo que soy, es completamente distinto del cuerpo y es incluso más fácil de saber que si este no existiera, el alma aún sería todo lo que es.

42. Que sólo Dios es la única causa libre resulta claro, no sólo por lo que ahora se ha dicho, sino también porque fuera de él no existe ninguna causa externa, que lo coaccione o fuerce. Todo esto no tiene lugar en las cosas creadas.

43.  Creía que, en lugar de la multiplicidad de reglas que comprenden la lógica, tendría suficiente en las siguientes cuatro, siempre y cuando hiciera una resolución firme y firme para no dejar de observarlas.
El primero nunca fue aceptar algo tan verdadero si no sabía claramente que era así; es decir, con cuidado para evitar prejuicios y saltar a conclusiones, y para no incluir nada en mis juicios, aparte de lo que aparecía tan clara y claramente en mi mente, que no tenía oportunidad de dudar de ello.
 
El segundo fue subdividir cada uno de los problemas que estaba a punto de examinar: en tantas partes como fuera posible y necesario para resolverlos mejor.
El tercero fue guiar mis pensamientos de una manera ordenada, comenzando, como por pasos, hacia el conocimiento de lo más complejo, e incluso asumiendo un orden de lo más complejo, ¡e incluso asumiendo un orden entre objetos! Casos donde no hay orden natural entre ellos.

Y la regla final era: en todos los casos, para hacer enumeraciones tan completas y una revisión tan general que estaba seguro de no omitir nada.
 
Las largas cadenas de inferencias, todas sencillas y fáciles, que los geometristas normalmente utilizan para construir sus demostraciones más difíciles me dieron la oportunidad de pensar que todas las cosas que pueden caer dentro del alcance del conocimiento humano se suceden unas de otras de manera similar. así, y siempre que uno evite aceptar algo tan verdadero que no es así, y siempre que uno siempre observe el orden requerido para deducirlos, no puede haber nada tan remoto que no pueda alcanzarse ni nada tan oculto que no se puede descubrir.

44. Hice una pausa específica para mostrar que, si hubiera tales máquinas con los órganos y la forma de un mono o de algún otro animal no racional, no tendríamos forma de descubrir que no son lo mismo que estos animales. Pero si hubiera máquinas que se parecieran a nuestros cuerpos y si imitaran nuestras acciones tanto como sea moralmente posible, siempre tendríamos dos medios muy ciertos para reconocer que, no obstante, no son genuinamente humanos. La primera es que nunca podrían usar el habla, u otros signos compuestos por ellos mismos, como lo hacemos para expresar nuestros pensamientos a los demás. Porque uno podría concebir fácilmente una máquina que está hecha de tal manera que pronuncie palabras, e incluso que pronuncie algunas palabras en respuesta a acciones físicas que causen un cambio en sus órganos, por ejemplo, si alguien lo toca de una manera en particular, preguntaría qué le gustaría decirle, o si lo tocaban en otro lugar, gritaba que estaba siendo herido, y así sucesivamente. Pero no podría organizar las palabras de diferentes maneras para responder al significado de todo lo que se dice en su presencia, como lo pueden hacer incluso los seres humanos menos inteligentes. El segundo medio es que, incluso si hicieran muchas cosas tan bien o, posiblemente, mejor que cualquiera de nosotros, infaliblemente fallarían en los demás. Así, uno descubriría que no actuaron sobre la base del conocimiento, sino simplemente como resultado de la disposición de sus órganos. Ya que la razón es un instrumento universal que puede usarse en todo tipo de situaciones, estos órganos necesitan una disposición específica para cada acción particular.

45. Ahora declaremos los medios por los cuales nuestra comprensión puede elevarse al conocimiento sin temor al error. Existen dos medios de este tipo: la intuición y la deducción. Por intuición me refiero no al variado testimonio de los sentidos, ni al juicio deductivo de la imaginación naturalmente extravagante, sino a la concepción de una mente atenta tan distinta y tan clara que no queda ninguna duda con respecto a lo que comprende; o, lo que equivale a lo mismo, la autoevaluación de la concepción de una mente sana y atenta, una concepción que brota solo de la luz de la razón, y es más cierta, porque es más simple que la deducción en sí misma. ...
 
Tal vez se le pregunte por qué a la intuición añadimos este otro modo de conocimiento, por deducción, es decir, el proceso que, de algo del cual tenemos cierto conocimiento, trae consecuencias que necesariamente se derivan de ello. Pero estamos obligados a admitir este segundo paso; porque hay muchas cosas que, sin ser evidentes por sí mismas, llevan sin embargo las marcas de certeza si solo se deducen de principios verdaderos e incontestables mediante un movimiento continuo e ininterrumpido de pensamiento, con una intuición distinta de cada cosa; así como sabemos que el último eslabón de una larga cadena es lo mismo que el primero, aunque no podemos captar con un simple vistazo los eslabones intermedios, siempre que, después de haberlos recorrido en sucesión, podamos recordarlos todos, cada uno se une a sus compañeros, desde el primero hasta el último. Así distinguimos la intuición de la deducción, en la medida en que en el último caso se concibe cierto progreso o sucesión, mientras que en el primero no lo es; ... de donde se deduce que las proposiciones primarias, derivadas inmediatamente de los principios, pueden decirse que se conocen, de acuerdo con la forma en que las vemos, ahora por intuición, ahora por deducción; aunque los principios en sí pueden conocerse solo por intuición, las consecuencias remotas solo por deducción.
 
46. Luego había mostrado, en el mismo lugar, cuál sería la estructura de los nervios y músculos del cuerpo humano para que los espíritus animales en el cuerpo tuvieran el poder de mover a sus miembros, como se ve cuando las cabezas, poco después de que hayan sido cortados, todavía mueva y muerda el suelo aunque ya no estén vivos; qué cambios se deben hacer en el cerebro para provocar la vigilia, el sueño y los sueños; cómo la luz, los sonidos, los olores, los sabores, el calor y todas las demás cualidades de los objetos externos pueden impresionar diferentes ideas a través de los sentidos; cómo el hambre, la sed y las otras pasiones internas también pueden enviar sus ideas allí; qué parte del cerebro debe tomarse como "el sentido común", donde se reciben estas ideas; lo que debe tomarse como la memoria, que almacena las ideas, y como la imaginación, que puede variarlas de diferentes maneras y componer otras nuevas y, de la misma manera, distribuir los espíritus animales a los músculos, causar las extremidades del cuerpo moverse de tantas maneras diferentes como nuestros propios cuerpos pueden moverse sin la voluntad que los dirige, dependiendo de los objetos que están presentes a los sentidos y las pasiones internas en el cuerpo. Esto no les parecerá extraño a aquellos que saben cuántos autómatas o máquinas móviles diferentes pueden ser ideadas por el ingenio humano, al usar muy pocas piezas en comparación con el mayor número de huesos, músculos, nervios, arterias, venas y todas las demás partes. En el cuerpo de cada animal. Pensarán en este cuerpo como una máquina que, hecha de la mano de Dios, está incomparablementemejor estructurada que cualquier máquina que pueda ser inventada por los seres humanos, y contiene muchos movimientos más admirables.

47. De estos afectos (alegría y tristeza) derivan todos los demás: el odio, la envidia, el enamoramiento, la frustración, la euforia, etc.

48. Un estado está mejor gobernado que tiene pocas leyes, y esas leyes se cumplen estrictamente.

49. El primer precepto nunca fue aceptar algo como verdadero hasta que lo supiera como tal sin una sola duda.

50. No es suficiente tener una buena mente; Lo principal es usarlo bien.

¿Te gustó el artículo? Revisa otros temas de tu agrado!

Filosofía

Ontología, Epistemología, Idealismo, Materialismo, Existencialismo, Racionalismo, Empirismo..

ACCEDER
Medicina y Salud

Cancer, Diabetes,HIV, Alzheimer, Autismo, Depresión, Psicología, Embarazo, Nutrición.

ACCEDER
Tecnología

Hacking, Software, Robotica, Inteligencia Artificial, Matemática, Computación Cuantica, Realidad Virtual

ACCEDER
Planeta Tierra y Clima

Animales, Naturaleza, Cambio Climático, Geografía, Arqueología, Evolución, Origen de la vida, Geología,Biología, Antropología...

ACCEDER
Ciencias Sociales

Sociología, Historia,Filosofía, Economía, Ciencia Política, Cultura, Religión, Salud Pública.....

ACCEDER
Arte

Literatura, Música, Cine, Pintura, Teatro, Escultura, Museos....

ACCEDER
Educación y Aprendizaje

Pedagogía, Alfabetización, TIC, Pedagogía Crítica, Libros, Test Creatividad,idiomas....

ACCEDER
Turismo y Viaje

Comidas típicas, Hoteles, Lugares, Fotografias, Curiosidades, Paises, Ciudades.

ACCEDER
Biblioteca Digital

Materiales digitales para estudiantes y profesionales

ACCEDER
Lenguajes e Idiomas

Ingles, Italiano, Francés, Alemán, Japonés, Mandarín, Ruso, Español....

ACCEDER
Biografías

Biografías, de los grandes personajes de la Historia Universal....

ACCEDER
Entrevistas

Entrevistas a grandes hombres y mujeres del siglo XX y XXI ....

ACCEDER

Siguenos en tu Red Favorita

Comparte con tus familiares y amigos!