La cultura de la inmediatez | por Zygmunt Bauman ~ Bloghemia -->

La cultura de la inmediatez | por Zygmunt Bauman

La cultura de la inmediatez | por Zygmunt Bauman

La cultura de la inmediatez | por Zygmunt Bauman

«Hemos cambiado el foco de construir los cimientos del poder de la sociedad sobre la naturaleza a todo lo contrario: a la cultura de la inme...
enero 17, 2022
La cultura de la inmediatez | por Zygmunt Bauman















«Hemos cambiado el foco de construir los cimientos del poder de la sociedad sobre la naturaleza a todo lo contrario: a la cultura de la inmediatez, del placer, de la individualización... a identificar la visión de la felicidad con el aumento del consumo....»...  -  Zygmunt Bauman         

Entrevista concedida por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman  al periodista Marcelo Lins , para el programa Milênio. 






Hubo un tiempo en que los conceptos eran sólidos. Ideas, ideologías, relaciones, bloques de pensamiento que configuran la realidad y la interacción entre las personas. El siglo XX, con sus conquistas tecnológicas, enfrentamientos políticos y guerras, vio su apogeo en la decadencia de este mundo sólido. La posmodernidad trajo consigo la fluidez de lo líquido, ignorando divisiones y barreras, asumiendo formas, ocupando espacios, diluyendo certezas, creencias y prácticas. La oposición entre el mundo sólido y el mundo líquido es una creación de Zygmunt Bauman, profesor sociólogo de la London School of Economics .y uno de los intelectuales más respetados de nuestro tiempo. A punto de cumplir 90 años, Bauman mantiene vivos los recuerdos de su Polonia natal, el período que pasó en la Unión Soviética, la lucha en la Segunda Guerra Mundial y la consagración como académico en Occidente. También conserva la inquietud que marca su trayectoria y aparece en más de 50 libros que escribió. Todavía alberga el inconformismo de quienes ya han sido víctimas del antisemitismo y el estalinismo, y siempre han cuestionado las desigualdades e injusticias de la sociedad de mercado. En una reciente visita a Brasil, donde fue la estrella del evento Comunicação 360 , Bauman habló con Millennium en Río de Janeiro.

Marcelo Lins — Viviste momentos difíciles en el siglo XX, como la Segunda Guerra Mundial y el auge y caída del comunismo, por mencionar dos ejemplos. ¿Cuál crees que es la característica principal de este comienzo del siglo XXI?

Zygmunt Bauman—Este siglo es muy diferente al siglo 20. Si comparamos lo que viví cuando era joven, lleno de esperanzas y expectativas, con lo que vivo ahora, en retrospectiva, comparando, revisando expectativas y esperanzas, diría que estamos en un estado de interregno. Ese es el término que me gusta usar. En el “interregno”, no somos ni lo uno ni lo otro. En el estado de interregno, las formas en que aprendemos a enfrentar los desafíos de la realidad ya no funcionan. Las instituciones de acción colectiva, nuestro sistema político, nuestro sistema de partidos, la forma en que organizamos nuestras vidas, nuestras relaciones con otras personas, todas estas formas aprendidas de sobrevivir en el mundo ya no funcionan correctamente. Pero las nuevas formas, que reemplazarían a las antiguas, aún están en pañales. Todavía no tenemos una visión a largo plazo, y nuestras acciones consisten principalmente en reaccionar a las crisis más recientes, pero las crisis también están cambiando. También son líquidos, van y vienen, uno es reemplazado por otro, los titulares de hoy mañana ya están caducados, y los siguientes titulares borran de la memoria a los antiguos, por lo tanto, desorden, desorden.

Marcelo Lins — ¿Crees que es correcto decir que hoy recibimos demasiada información, que no somos capaces de absorber toda? ¿Tenemos acceso pero no sabemos qué hacer con él?

Zygmunt Bauman: Tienes toda la razón. Puso su dedo en la parte más dolorosa de nuestra herida. Como EO Wilson, el gran biólogo, lo expresó de manera muy sucinta y correcta: “Nos estamos ahogando en información y hambrientos de sabiduría”. No tenemos tiempo para transformar y reciclar fragmentos de información variada en una visión, en algo que podríamos llamar sabiduría. La sabiduría nos muestra cómo proceder. Como dijo el gran filósofo Ludwig Wittgenstein, “Comprender es saber cómo avanzar”. Y eso es lo que nos estamos perdiendo. No sabemos cómo proceder.

Marcelo Lins — Mencionaste el fracaso de nuestras instituciones políticas: partidos, representación, que es un fracaso en todo el mundo. Fuiste testigo del fracaso del sueño comunista en Polonia y la Unión Soviética. ¿Cuál fue el mayor error del comunismo?

Zygmunt Bauman—El comunismo se ajustaba a las medidas del siglo 19. El siglo 19 fue un período de gran optimismo. Primero, la gente estaba convencida —y orgullosa de ello— de que, con el desarrollo de la ciencia y la tecnología, sería posible rehacer el mundo, ponerlo patas arriba. Era una relación ligera y despreocupada con la realidad. La realidad existía para ser reciclada, modificada, mejorada, etc. Eso era una cosa. El otro era la visión del camino futuro, el camino hacia la sociedad perfecta. Todos estarían trabajando. Era el período de la revolución industrial. Al final, todos se convertirían en trabajadores. Una buena sociedad en la gran fábrica con empleados satisfechos. Era el período de la sólida modernidad y la sociedad industrial. Hoy vivimos en la modernidad líquida y en la sociedad posindustrial del consumismo, y la transición de la sociedad de producción a la sociedad de consumo fue algo muy poderoso e importante. Hemos cambiado el foco de construir los cimientos del poder de la sociedad sobre la naturaleza a todo lo contrario: a la cultura de la inmediatez, del placer, de la individualización... a identificar la visión de la felicidad con el aumento del consumo... Todos estos nuevos fenómenos cogieron al comunismo totalmente desprevenido. .

Marcelo Lins — Si hay un consenso, y creo que podemos decir que hay un consenso de que el comunismo perdió esta guerra específica y el capitalismo ganó, sabemos que esta victoria trajo, en cierto modo, algunos fracasos. Faltan soluciones a muchos problemas. ¿Cuáles son, en su opinión, los mayores problemas de la sociedad de mercado?

Zygmunt Bauman—Las pretensiones del comunismo fuera de la Cortina de Hierro obligaron al capitalismo a limitar sus propias propensiones destructivas, manteniendo la desigualdad social dentro de límites aceptables sin perder el control sobre ella, y creando leyes para garantizar los derechos de los empleados, no solo de los empleadores. La idea de desregular el mercado laboral, por ejemplo, sería impensable, simplemente porque había un competidor, que no fue cuidadoso y publicitado. No fue fácil. Entonces, de repente, todo se vuelve posible. Nadie lo mira. Puedes hacer lo que quieras, puedes usar todos los recursos que tienes para promover tus intereses, y eso es potencialmente catastrófico. La falta de autolimitación es lo que está sucediendo ahora mismo. Además, La primera reacción tras la introducción del ideal neoliberal de sociedad por parte de Margaret Thatcher y Ronald Reagan fue que teníamos 30 años de lo que yo llamo una orgía consumista: gastábamos dinero que no teníamos, esperábamos que el futuro nos devolviera lo que estaban endeudándose, y esto terminó, como bien saben, en 2007/2008, con la crisis crediticia. Ahora estamos de vuelta en el punto de partida.

Marcelo Lins — Uno de los mayores problemas de este nuevo punto de partida es la desigualdad. Has escrito mucho sobre esto, y Brasil es uno de los países más desiguales del mundo, a pesar de ser un país rico. Aparentemente, está claro que la riqueza de unos pocos no beneficia a todos. ¿Cómo equilibrar mejor esta ecuación en una democracia?

Zygmunt Bauman—La desigualdad no solo aumenta, cambia su naturaleza, su estructura y está ligada a esos límites que impone el capitalismo para mantener las cosas en orden, digeribles, tolerables, aceptables. Desaparecieron y, en consecuencia, la desigualdad cambió de naturaleza porque las víctimas de la desigualdad de la sociedad eran, antiguamente, las personas que vivían en la pobreza, en la base de la sociedad, los marginados de la sociedad. Hoy ya no es así, porque asistimos al proceso que Guy Standing, un sociólogo muy activo, denominó “precariado”. Lo que llamamos la clase media, que solía ser la parte más exitosa y confiada de la sociedad, se está transformando muy rápidamente en el precariado, que es una especie de equivalente al antiguo proletariado: personas que no están seguras de su posición. Según las últimas tesis de los economistas —gente que estudia el tema mejor que yo y calcula estadísticas— ya no se trata del 25% más rico de la población y el 25% más pobre, sino del conflicto entre el 1% que está en la cima y el 99% del resto de la sociedad. No sé si notaron que la riqueza de los Estados Unidos después de la crisis crediticia... Hubo cierta recuperación, y el valor agregado de la riqueza de los Estados Unidos aumentó después de la crisis, pero el 94% de ese valor agregado se fue al 1%. de la población. Todos los demás tuvieron que dividir el otro 6%. No sé si notaron que la riqueza de los Estados Unidos después de la crisis crediticia... Hubo cierta recuperación, y el valor agregado de la riqueza de los Estados Unidos aumentó después de la crisis, pero el 94% de ese valor agregado se fue al 1%. de la población. Todos los demás tuvieron que dividir el otro 6%. No sé si notaron que la riqueza de los Estados Unidos después de la crisis crediticia... Hubo cierta recuperación, y el valor agregado de la riqueza de los Estados Unidos aumentó después de la crisis, pero el 94% de ese valor agregado se fue al 1%. de la población. Todos los demás tuvieron que dividir el otro 6%.

Marcelo Lins — Pero, aún mostrando estos números impresionantes, todavía hay economistas, periodistas y analistas que dicen que el mercado puede regular incluso la desigualdad, que si dejamos que el mercado funcione libremente, en algún momento mejoraremos. ¿Cómo contrarrestaría ese argumento?

Zygmunt Bauman—El mercado es explícito y brutalmente incapaz de reparar el daño que provoca. Crea problemas pero no logra resolverlos. No puedo resolverlos. Para eso se necesita otro tipo de institución. El mercado es pura potencia liberada de toda limitación. Poder significa la capacidad de lograr cosas. El mercado es grande en eso, en crear demanda de sus productos, en distribuir fondos de Brasil a África, porque allí la mano de obra es más barata... Tiene un poder real, que puede influir en sus condiciones de vida, en las de sus hijos, en las de sus nietos, de sus bisnietos que aún no han nacido... Esto lo hace, pero el poder sin control es una cosa muy peligrosa. Trae ganancias transitorias para algunas personas, pero trae muchos problemas para la gran mayoría. Para mantener el poder bajo control y evitar que el mercado se autodestruya, la política es necesaria. La política es la capacidad de decidir qué cosas se deben hacer.

Marcelo Lins — Hablemos de los conflictos, de la crisis y de la reacción a esta crisis. Estamos viviendo la crisis de los refugiados. Comenzó como la crisis de los inmigrantes ilegales, como se la llamó al principio, pero pronto nos dimos cuenta de que se trata de una crisis de refugiados. ¿Cómo analiza la reacción de las potencias mundiales ante esta crisis?

Zygmunt Bauman—Esto no es un evento de una sola vez, ni es nuevo. Lo novedoso es la atención que se le dedica al tema, porque fue dramatizado, en parte con la ayuda de la cobertura televisiva, cuando vimos al niño muerto en la playa y lo que pasó en Lampedusa, cuando cientos de personas se ahogaron en botes desguazados. Pero la migración masiva ha acompañado a la era moderna desde el principio. Brasil, por ejemplo, es producto de una migración masiva. La gente vino aquí desde Italia, España y Portugal para crear una vida propia. ¿Por qué viniste? Porque buscaban trabajo, agua limpia, condiciones de vida dignas, cosas que no tenían en sus países. La reacción de Europa tiene un doble impacto. Por un lado, las empresas están interesadas en asimilar a estas personas. Tu mano de obra. Se beneficiarían más, en definitiva. Por otro lado, existe la reacción esperada de miedo a los extraños. “Vienen a amotinarse. Nos ahogaremos, inundarán nuestras ciudades”. Los empleados, no los empleadores, los ven como competidores que exprimirán sus salarios. Serán utilizados por los empleadores para rechazar las demandas de los empleados actuales, que pueden estar sin trabajo. Son dos presiones diferentes de nuevo.

Marcelo Lins — Cambiando de tema, ya que nuestra conversación está llegando a su fin. En este mundo hiperconectado, donde cualquier tipo de información está a un clic de tu computadora, ¿cuál es el papel de la educación tradicional en las escuelas y universidades? ¿Y también el periodismo tradicional, si podemos llamarlo así?

Zygmunt Bauman—Una vez más, mencionó uno de los problemas más importantes y dolorosos de nuestros días. Creo que la educación juega un papel tremendamente importante. En la situación actual, me gusta referirme a un dicho chino de la época de Confucio. Dice que si haces planes para un año, siembra maíz. Si planeas para diez años, planta un árbol. Si planeas para 100 años, educa a la gente. Eso es lo que estamos olvidando hoy. Nuestro sistema educativo actual es una de las víctimas de lo que mencioné anteriormente: la cultura de la inmediatez. Educación e inmediatez son términos contradictorios. No puedes tener ambos. O tienes una educación de calidad o tienes inmediatez. No puedes tener ambos al mismo tiempo. Y este es un problema terrible. En la historia de la sociedad humana, tan pronto como los antiguos griegos inventaron el concepto de paideia, la educación vivía constantemente algún tipo de crisis, porque las circunstancias cambiaban y tenía que ayudarse con nueva información. Pero esta crisis es muy básica y esencial. Mencionaste el contexto de la tecnología de la información, que es una biblioteca de fragmentos, de fragmentos, sin algo que los reúna y los convierta en sabiduría, en conocimiento.

Marcelo Lins — Y el flujo es enorme.

Zygmunt Bauman — Y eso destruye ciertas capacidades psicológicas, como la atención, la concentración, la consistencia y el llamado pensamiento lineal, cuando estudias un tema de manera constante y lo agotas, llegas hasta el final. Hay cambios en la psique humana, es una situación completamente nueva, que pone a los educadores en una posición muy difícil. Necesitan repensar muchas cosas.

Marcelo Lins — En un intento de no terminar nuestra conversación de una manera triste, ¿qué te da esperanza cuando miras a tu alrededor? ¿Qué iniciativas, proyectos y cosas se están haciendo que te dan esperanza para el futuro de la humanidad?


Zygmunt Bauman—Cuanto mayor me hago, más amplío la perspectiva en la que baso mi evaluación de la situación. Primero me centré en algunos excesos de la modernidad, luego pasé a analizar la lógica o falta de lógica de la modernidad líquida. Esos estudios estaban limitados por la perspectiva histórica, pero si yo... Lo que voy a decir no es invención mía, pero soy pesimista en el corto plazo y optimista en el largo plazo. Porque cuando analizamos la historia de la humanidad, a pesar de nuestra tendencia a olvidar la historia, la crisis de la memoria histórica, a pesar de ello, la historia de la humanidad es alentadora. Ella era mucho más mala y desagradable antes. Ahora es mucho menos cruel y sórdido, a pesar de todo lo terrible y escandaloso que sucede. Y ha habido muchas crisis en la historia de la humanidad, muchos períodos de interregno, en el que la gente no sabía qué hacer, pero siempre encontraba la manera. Mi única preocupación es cuánto tiempo les tomará encontrar su camino ahora. ¿Cuántas personas se convertirán en víctimas hasta que se encuentre la solución? Esa es mi única preocupación.



  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link