Las 14 características del fascismo | por Umberto Eco ~ Bloghemia -->

Las 14 características del fascismo | por Umberto Eco

Las 14 características del fascismo | por Umberto Eco

Las 14 características del fascismo | por Umberto Eco

Ilustración: Granja de animales , por Nerial. "El Fascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo de la di...
septiembre 30, 2021
Las 14 características del fascismo | por Umberto Eco

Ilustración: Granja de animales , por Nerial.






"El Fascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo de la diferencia. El primer llamamiento de un movimiento fascista, o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El Fascismo es, pues, racista por definición"- Umberto Eco
                                 




 Analisis del semiólogo, filósofo y escritor italiano Umberto Eco, sobre las características del fascismo, basado en dos textos del filósofo:  un discurso pronunciado el 24 de abril de 1995 en la Universidad de Columbia, y un artículo escrito en Nueva York,  para la New York Review of Books.





La palabra “fascista” se usa con gran facilidad y ligereza en nuestro tiempo. Se aplica como una especie de "insulto de culto". Alguien o algo es fascista cuando intenta imponer leyes o reglas arbitrarias a otros. En la historia reciente, el fascismo fue una ideología mística y un movimiento político, fundado por Benito Mussolini en Italia durante el período entre las dos guerras mundiales. Por extensión, la palabra se ha utilizado para referirse al nazismo y otros movimientos totalitarios. ¿Qué tienen en común los “fascismos” contemporáneos con los históricos?

La cuestión fue retomada por el novelista y semiótico italiano  Umberto Eco, quien se sumergió en la palabra “fascista” para aclarar algunas de sus implicaciones. 

En un ensayo publicado en New York Review of Books, Eco destiló los 14 elementos típicos del “Ur-Fascismo o Fascismo Eterno”, al tiempo que advirtió que, “Estas características no se pueden organizar en un sistema; muchos de ellos se contradicen y son también propios de otras formas de despotismo o fanatismo. Pero basta con que uno de ellos esté presente para permitir que el fascismo se coagule a su alrededor ”.

1- El culto a la tradición. “Uno solo tiene que mirar el plan de estudios de cada movimiento fascista para encontrar a los principales pensadores tradicionalistas. La gnosis nazi se nutrió de elementos ocultistas tradicionalistas, sincréticos ”.

2-El rechazo al modernismo. “La Ilustración, la Era de la Razón, se ve como el comienzo de la depravación moderna. En este sentido, el Ur-Fascismo se puede definir como irracionalismo ”.

3-El culto de la acción por la acción. El irracionalismo depende también del culto de la acción por la acción. La acción es bella de por sí, y, por lo tanto, debe actuarse antes de y sin reflexión alguna. Pensar es una forma de castración. Por eso la cultura es sospechosa en la medida en que se la identifica con actitudes críticas. Desde la declaración atribuida a Goebbels («cuando oigo la palabra cultura, echo la mano a la pistola») hasta el uso frecuente expresiones como «cerdos intelectuales», «estudiante cabrón, trabaja de peón», «muera la inteligencia», «universidad, guarida de comunistas», la sospecha hacia el mundo intelectual ha sido siempre un síntoma de Ur-Fascismo. El mayor empeño de los intelectuales fascistas oficiales consistía en acusar a la cultura moderna y a la intelligentsia liberal de haber abandonado los valores tradicionales.

4-El desacuerdo es traición. Ninguna forma de sincretismo puede aceptar el pensamiento crítico. El espíritu crítico opera distinciones, y distinguir es señal de modernidad. En la cultura moderna, la comunidad científica entiende el desacuerdo como instrumento de progreso de los conocimientos. Para el Fascismo, el desacuerdo es traición.  

5- Miedo a la diferencia. El Fascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo de la diferencia. El primer llamamiento de un movimiento fascista, o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El Fascismo es, pues, racista por definición.  

6- Apelar a la frustración social. “[…] Una de las características más típicas del fascismo histórico fue la apelación a una clase media frustrada, una clase que sufría una crisis económica o sentimientos de humillación política, y atemorizada por la presión de los grupos sociales más bajos.

7-La obsesión por una trama. “Los seguidores deben sentirse sitiados. La forma más sencilla de resolver la trama es apelar a la xenofobia ”. El Fascismo les dice que su único privilegio es el más vulgar de todos, haber nacido en el mismo país. Es éste el origen del «nacionalismo». 

8- El enemigo es a la vez débil y fuerte. “[…] Los seguidores deben estar convencidos de que pueden vencer a los enemigos. Por lo tanto, mediante un cambio continuo de enfoque retórico, los enemigos son al mismo tiempo demasiado fuertes y demasiado débiles ".

9-El pacifismo es pactar con el enemigo. “Para el Ur-Fascismo no hay lucha por la vida, sino que la vida se vive para luchar”.

10- Desprecio por los débiles.  El elitismo es un aspecto típico de toda ideología reaccionaria, en cuanto fundamentalmente aristocrático. En el curso de la historia, todos los elitismos aristocráticos y militaristas han implicado el desprecio por los débiles. El Ur-Fascismo no puede evitar predicar un «elitismo popular». Cada ciudadano pertenece al mejor pueblo del mundo, los miembros del partido son los ciudadanos mejores, cada ciudadano puede (o debería) convertirse en miembro del partido pero no puede haber patricios sin plebeyos. El líder, que sabe perfectamente que su poder no lo ha obtenido por mandato, sino que lo ha conquistado con la fuerza, sabe también que su fuerza se basa en la debilidad de las masas, tan débiles que necesitan y se merecen un «dominador». Puesto que el grupo está organizado jerárquicamente (según un modelo militar), todo líder subordinado desprecia a sus subalternos, y cada uno de ellos desprecia a sus inferiores. Todo ello refuerza el sentido de un elitismo de masa.  

11-Todo el mundo está educado para convertirse en héroe. “En la ideología fascista, el heroísmo es la norma. Este culto al heroísmo está estrictamente ligado al culto a la muerte ”.

12-Machismo y Armamento. “Este es el origen del machismo (que implica tanto el desprecio por las mujeres como la intolerancia y la condena de los hábitos sexuales no estándar, desde la castidad hasta la homosexualidad). Dado que incluso el sexo es un juego difícil de jugar, el héroe fascista tiende a jugar con armas; hacerlo se convierte en un ejercicio fálico sustituto ".

13-Populismo selectivo. “Existe en nuestro futuro un populismo televisivo o de Internet, en el que la respuesta emocional de un grupo selecto de ciudadanos puede presentarse y aceptarse como la Voz del Pueblo. Para el Fascismo los individuos en cuanto individuos no tienen derechos, y el «pueblo» se concibe como una cualidad, una entidad monolítica que expresa la «voluntad común». El pueblo, de esta manera, es sólo una ficción teatral.

14- El Fascismo habla la «neolengua». La «neolengua» fue inventada por Orwell en 1984, como lengua oficial del Ingsoc, el socialismo inglés, pero elementos del Fascismo son comunes a formas diversas de dictadura. Todos los textos escolares nazis o fascistas se basaban en un léxico pobre y en una sintaxis elemental, con la finalidad de limitar los instrumentos para el razonamiento complejo y crítico. Pero debemos estar preparados para identificar otras formas de neolengua, incluso cuando adoptan la forma inocente de un popular reality-show. 


Al revisar estos puntos, es difícil no pensar en los “dictadores televisivos” actuales, en los que los políticos ejercen un populismo selectivo instigado por la xenofobia, y en los que la misma clase política es elegida entre una élite de personas carismáticas y fotogénicas. Esto se presenta sin ninguna preparación en el pensamiento crítico ni en el arte de la gobernanza. Afortunadamente, el surgimiento de cualquier nueva forma de poder totalitario siempre ha llegado acompañado de formas renovadas de resistencia, y en las que predominan la diferencia y la colaboración (en lugar de la indiferencia y el colaboracionismo). Esperamos que haya tiempo de aprender del pasado para no repetir sus errores en el futuro.

 
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link