Internet y la esfera pública | Jürgen Habermas ~ Bloghemia -->

Internet y la esfera pública | Jürgen Habermas

Internet y la esfera pública | Jürgen Habermas

Internet y la esfera pública | Jürgen Habermas

"Con el último paso que representa Internet nos encontramos ante una suerte de “activación” en la que los propios lectores se convierte...
noviembre 21, 2020
Internet y la esfera pública | Jürgen Habermas







"Con el último paso que representa Internet nos encontramos ante una suerte de “activación” en la que los propios lectores se convierten en autores"



Entrevista a Jürgen Habermas, publicada en el “Feuilleton” del “Frankfurter Rundschau” del 14 al 15 de junio de 2014. 

MS Sr. Habermas, ha celebrado su ochenta y cinco cumpleaños. A tu edad, ¿qué significa “vivir el presente”? ¿Qué hilo te conecta con el mundo de tus hijos y nietos?

JH ¿Estás pensando en alguna “pasión por el presente”? Sí, siempre sigo con pasión los acontecimientos políticos. Por otro lado, ver a la propia generación aplastada por el pasado tiene un efecto similar a un “desollado”. Ayer recibí la primera copia de mis biografías escritas por Stefan Müller-Doohm [1]. Aunque el autor, por quien tengo la más alta estima, nunca me daría una razón para estarlo, tengo bastante miedo de enfrentarme a este libro. En cuanto a mis hijos, que ya son adultos, me da la impresión de que en general comparten las mismas ideas políticas e intelectuales que sus padres. Pero mis nietos ya parecen estar viviendo en otra época ...

MS En retrospectiva, ¿cuáles han sido las experiencias más importantes para guiarlo en las esferas intelectual y práctica?

JH Las experiencias intelectuales se pueden remitir fácilmente a personas específicas. Conocí a mi primer filósofo en la figura de Karl-Otto Apel, quien fue mi mentor al principio y luego un amigo. El extraordinario privilegio de trabajar con Adorno me permitió vislumbrar una forma de pensar que es a la vez esclarecedora y fascinante. Tanto Wolfgang Abendroth como Hans-Georg Gadamer también han sido como los mejores maestros académicos. Después de eso, pude aprender de toda una generación de "pares" de este lado y del otro lado del Atlántico. Sobre todo, tuve la suerte de conocer a colaboradores brillantes que me ayudaron en el camino y en todos los giros y vueltas de mi pensamiento. Todo resumido estos han sido mis estímulos intelectuales. Sin embargo, también me preguntas sobre mis experiencias en un "nivel más práctico".

MS Te hiciste famoso instantáneamente con tu texto de licenciatura Strukturwandel der Öffentlichkeit (1961) [2]. El marco de referencia empírico ha cambiado drásticamente en la actualidad. La esfera pública ha sido transformada radicalmente por los nuevos medios de comunicación. ¿Cómo organizaría esta tarea hoy? ¿Cómo podríamos aplicar ese concepto enfático y normativamente impregnado de una “esfera pública” democrática a las circunstancias actuales, un concepto al que usted nunca dejó de ser fiel?

JH Hoy vemos cómo, incluso en Occidente, los procedimientos y las instituciones democráticas pueden reducirse a fachadas vacías si pierden una esfera pública funcional. A la inversa, el funcionamiento de las esferas públicas presupone siempre unas condiciones normativas exigentes. De hecho, los circuitos de comunicación pública no deberían quedar excluidos de los procesos reales de toma de decisiones. En Europa, incluso la crisis política de los últimos años nos ha enseñado mucho sobre estos dos aspectos del problema.

MS ¿Internet es beneficioso o no beneficioso para la democracia?

JH No es ni lo uno ni lo otro. Después de los inventos de la escritura y la impresión digital la comunicación representa la tercera gran innovación en el plano mediático. Con su introducción, estas tres formas de medios han permitido que un número cada vez mayor de personas acceda a una masa de información cada vez mayor. Estos están hechos para ser cada vez más duraderos, más fáciles. Con el último paso que representa Internet nos encontramos ante una suerte de “activación” en la que los propios lectores se convierten en autores. Sin embargo, esto en sí mismo no se traduce automáticamente en un progreso en el nivel de la esfera pública. A lo largo del siglo XIX, con la ayuda de libros y periódicos de masas, asistimos al nacimiento de esferas públicas nacionales donde la atención de un número indefinido de personas podía aplicarse simultáneamente a los mismos problemas idénticos. Sin embargo, esto no dependen del nivel técnico con el que los hechos se multiplicaron, aceleraron, perduraron. En el fondo, estos son los mismos movimientos centrífugos que todavía ocurren hoy en la web. Más bien, la esfera pública clásica surgió del hecho de que la atención de un público anónimo estaba "concentrada" en algunas cuestiones políticamente importantes que debían ser reguladas. Esto es lo que la web no sabe producir. Por el contrario, la red en realidad distrae y disipa. Pensemos, por ejemplo, en los mil portales que nacen cada día: para coleccionistas de sellos, para estudiosos del derecho constitucional europeo, para grupos de apoyo de exalcohólicos. En la mare magnumde ruidos digitales estas comunidades comunicativas son como archipiélagos dispersos: hay miles de millones de ellos. Lo que les falta a estos espacios comunicativos (cerrados en sí mismos) es un vínculo inclusivo, la fuerza inclusiva de una esfera pública que resalta lo que realmente es importante. Para crear esta “concentración”, primero es necesario saber elegir - conocer y comentar - contribuciones, información y temas relevantes. En resumen, incluso en la mare magnum del ruido digital, las habilidades del buen periodismo antiguo, tan necesarias hoy como ayer, no deben perderse.

MS Con Zwischen Faktizität und Geltung (1992) [3], proporcionó al Estado liberal-democrático una enorme base de legitimidad. ¿Cómo respondería usted si alguien le hiciera notar que: Gracias a Habermas la democracia ha ganado en el plano de las ideas, pero el problema de que gane en la realidad aún permanece?

JH Yo diría: un lema envenenado de forma amistosa. Simplemente ilustré uno de los posibles modelos de democracia y lo hice en un sentido puramente reconstructivo, sin tener que tocar la trompeta del utopismo. Mi reconstrucción se basa en premisas pragmáticas a las que los ciudadanos se adhieren inevitablemente cada vez que a) van a votar, b) llevan un caso a los tribunales, c) se oponen al desmantelamiento del estado de bienestar. Cuando estas premisas normativas (nuevamente: que cada voto en las urnas tiene el mismo valor, que los jueces son imparciales, que los gobiernos llevan a cabo los programas para los que fueron elegidos) se violan sistemáticamente, entonces las prácticas que dependen de ellos colapsan . O, esas prácticas se vacían desde dentro a través del enfoque cínico de los gobernantes y / o la apatía silenciosa de los ciudadanos.

MS En algunas críticas recientes, dirigidas más a Hannah Arendt que a Carl Schmitt, también se argumentó que su modelo deliberativo, canalizado en un sentido discursivo, pierde su objetivo en la medida en que se esfuerza por reconstruir lo político como un proceso abstracto de conocimiento científico. , donde esto es en realidad más como una pelea violenta para obtener y mantener el poder. ¿Cuál es su respuesta a estas críticas?

JH En una sociedad pluralista el proceso democrático es la única fuente para producir decisiones, que son reconocidas como legítimas. Por un lado, este proceso asegura la inclusión (es decir la participación de todos los ciudadanos), por otro, la deliberación (por ejemplo, campañas electorales y debates parlamentarios, en base a lo que el electorado y los legisladores decidan elegir). Específicamente debido a este elemento del debate público , un debate que debe ocurrir antesir a votar - el resultado de las elecciones políticas (dividir el poder entre partidos rivales) es algo diferente de las meras encuestas de opinión. Esto no tiene mucho que ver con los procesos del conocimiento científico, sino con la expectativa de que los problemas políticos puedan resolverse con la solución más racional posible. Esta “expectativa de racionalidad” en realidad requiere que, al formular propuestas significativas, se presente públicamente sobre la mesa información confiable y buenas razones. En este proceso, las razones normativas frecuentemente juegan un papel más importante que los datos empíricos reales o análisis de expertos. En cualquier caso siempre tienen que haber razones que sean capaces de “cuantificar”. Este cognitivo La dimensión de la formación de la voluntad (tanto de los ciudadanos como de los políticos [4]) adquiere una importancia aún mayor cuando crece el horizonte de incertidumbre en el que tenemos que tomar decisiones.

MS Un gran tema que le apasiona es Europa y su unificación democrática. En un seminario en Princeton [5], recientemente propuso modificar la constitución europea en la dirección de transformar el Consejo de Ministros en una representación de estados únicos, convirtiéndolo así en una segunda “pierna” legislativa junto al parlamento europeo. Instantáneamente se objetó que el proyecto europeo busca superar las viejas divisiones estatistas y, por lo tanto, no debería solidificar o fijar su supervivencia en una “casa de estados”, un órgano del poder legislativo. ¿Cómo respondes a esta crítica?

JH Esta crítica no toma en consideración la situación política actual. Incluso el conflicto sobre la nominación de Juncker demostró dónde radica realmente el problema real. En la Europa de hoy, los jefes de gobierno tienen el mismo papel semi constitucional, una vez desempeñado por el soberano del antiguo Reich alemán. Es necesario identificar qué cuota de poder los jefes de gobierno deben traspasar al parlamento, para reducir ese déficit democrático que clama venganza. Comparado con una democracia transnacional, sin ninguna característica de estadidad, el sistema federal de Estados Unidos no es lo que tenemos que imitar. Más bien, el Parlamento debería equipararsea un Consejo destinado a ser el lugar de representación del Estado. Para armonizar estas dos instituciones legislativas es necesario instituir procedimientos. El choque para instalar al presidente de la Comisión pone de manifiesto cómo, a nivel europeo, todavía falta un sistema de partidos orgánico , donde, al presentar a sus candidatos, estos últimos puedan moverse en línea con el Consejo desde el principio.

MS Pasemos a las tendencias separatistas en Ucrania, Escocia, Bélgica, etc. ¿Por qué ha criticado amargamente este separatismo en varias ocasiones? Chequia y Eslovaquia demuestran que es posible separarse sin demasiada dificultad. Desde una perspectiva histórica, la secesión es solo una forma diferente de construcción nacional . ¿Por qué deberíamos excluirlo del punto de vista normativo?

JH La nación concebida como principio sagrado fue definitivamente superada en Versalles al final de la Primera Guerra Mundial. En lugar de promover la paz, siempre ha suscitado nuevos conflictos. La razón de esto es obvia: ninguna población es étnicamente homogénea. Trazar nuevas fronteras, simplemente significa, reproducir las relaciones de mayoría y minoría en forma inversa.Moda. Cuando Genscher reconoció a Croacia como un nuevo estado soberano, contribuyendo así a la desintegración de la ex Yugoslavia, no hizo más que abrir la puerta a las masacres más feroces en Europa después de la Segunda Guerra Mundial. El mismo error se repitió con Kosovo. Este es el resultado de la larga sombra que el nacionalismo del siglo XIX ha proyectado sobre el siglo XX. Y ahora asistimos al resurgimiento de los espectros nacionalistas en el corazón de la Unión Europea, que ni siquiera es capaz de frenar el autoritarismo húngaro de un Orban.

MS En su libro publicado el año pasado, In the Riptide of Technocracy , atacó severamente la política europea de Merkel. Por lo tanto, en su trabajo, pensó en ayudar a la campaña electoral del SPD. Ahora, sin embargo, con los socialistas en el gobierno, la política alemana con respecto a Europa continúa más o menos como antes. ¿Ha cambiado de opinión? ¿Te sientes decepcionado?

JH El SPD se dejó arrastrar a la coalición. Nunca quiso contradecir a Merkel en este tema. Ahora, sin embargo, se verá obligado a hacerlo, si no quiere traicionar a su candidato europeo Martin Schulz.

MS Mientras tanto, muchos estados deudores están a punto de dejar el paraguas de la protección. ¿Quizás la política de Merkel no fue tan mala como se pretendía?

JH En realidad, los desequilibrios estructurales de las economías nacionales siguen aumentando en la zona euro. Tampoco podemos continuar con esa política de “devaluación interna” que, en los países golpeados por la recesión, se vio recompensada con el sacrificio de los grupos más desfavorecidos: las generaciones jóvenes, las prestaciones sociales y la infraestructura. Si siguiéramos haciéndolo, el populismo de derecha se haría más fuerte, los conflictos entre poblaciones se volverían más radicales, el sentimiento anti-alemán aumentaría. Merkel tiene miedo de decir esta simple verdad a sus electores y, por lo tanto, les da vino aguado. El error de fundar una comunidad monetaria sin control político fue un error cometido en “responsabilidad solidaria” por todos los Estados involucrados. Ahora, a los alemanes nos gustaría protegernos de la obligación de afrontar las consecuencias.

MS ¿Qué te da la fuerza para no reaccionar ante lo que tu maestro Adorno llamó “el mal curso del mundo” de una manera derrotista?

JH Hegel puso sobre la mesa el espíritu absoluto contra el mal curso del mundo, allí donde Adorno contrastó la desesperación al buscar un recurso con una luz mesiánica, de una manera contrafactual. De hecho, solo pudo denunciar la negatividad de la existencia desde dentro del cono de esta iluminación. Me siento muy cerca de la posición de Kant, a quien Adorno atribuyó acertadamente el motivo titulado “inconcebibilidad de la desesperación”.

MS Se ha rumoreado que está trabajando en una gran obra sobre filosofía de la religión, de la que ya han aparecido los prolegómenos [6]. ¿A qué se debe su nuevo interés por la religión? ¿Es acaso la irritante experiencia por la que, contra todas las expectativas, no sólo la religión no ha sido neutralizada por la secularización de la modernidad, sino que de hecho parece estar reviviendo en formas nuevas y a menudo preocupantes?

JH Si colocamos la adopción del lenguaje, como mecanismo de comunicación, en el centro de la evolución, es probable que asumamos que los procesos de socialización, para una especie constitutivamente antisocial, deben pasar por una fuerte tensión.entre espíritu y motivación. Es evidente que el “complejo religioso” fue lo que mantuvo unidas y estabilizó las primeras comunidades, protegiéndolas de las tensiones internas. Desde un principio, los clásicos de la sociología identificaron la fuente de la conciencia normativa y la solidaridad social en los mitos y rituales. Actualmente estoy vinculando este interés de los sociólogos con la premisa hegeliana según la cual, muchos conceptos de la filosofía práctica, a pesar de tener nombres griegos, son sustancialmente fruto de un proceso secular de asimilación y traducción semántica nacido de la tradición judeocristiana. Si pensamos en escritores como Bloch y Benjamin, Buber, Levinas y Derrida, podemos ver que esta asimilación aún no está completa. Para una línea de pensamiento post-metafísica que se preocupa por los recursos normativos en una sociedad global descarrilada por el capitalismo, todo esto podría ser una ocasión para embarcarse finalmente en un cambio de perspectiva. En lugar de centrarse exclusivamente en las ciencias, la filosofía debería poder ponerse en relación con las tradiciones religiosas que siguen siendo cruciales. Sin embargo, no quiero que me malinterpreten. De ninguna manera estoy proponiendo que el pensamiento post-metafísico deba renunciar a su autocomprensión secular, sino más bien, extender esta autocomprensión en una dirección bifocal.

MS ¿Cuál es su opinión sobre el estado actual de la filosofía? En Alemania, lo que una vez se llamó filosofía popular, la filosofía de los programas de entrevistas, está cada vez más de moda. Pienso en personalidades como Safranski, Sloterdijk y Precht. ¿Es esto algo bueno o malo?

JH Bueno, los nombres que citó no son los verdaderos representantes de la filosofía alemana. Hoy, la filosofía es una profesión académico-científica como todas las demás. Sólo se distingue de otras disciplinas en que, como pensamiento desapegado, no tiene un “método” ni un “objeto” predefinido a priori. Personalmente, soy demasiado mayor para intentar emitir un juicio exhaustivo sobre el estado actual de la disciplina. Sin embargo, puedo contarles cuál ha sido mi experiencia. Mi generación fue capaz de inspirar interés y obtener el reconocimiento de colegas estadounidenses, franceses e incluso ingleses solo en la medida en que, al tratar varios temas, fuimos capaces de resaltar la fuerza de nuestra tradición. Esto se hizo mediante la adhesión analítica y sistémica a fuentes como Kant, Hegel y Marx.

MS: Siempre tomaste de los filósofos antiguos que fueron al ágora y ejercieron el uso público de la razón. Por otro lado, también tiene fama de ser un filósofo complejo y sus textos son difíciles en la medida en que no pueden entenderse fácilmente. ¿Hay una contradicción aquí?

JH Está bien. Los lectores de esta entrevista estarán de acuerdo contigo al instante. Pero verás, llegar a un público más amplio nunca fue un objetivo para mí. Ni siquiera entro en televisión. Mi mundo es el de la universidad. Es cierto que doy demasiadas entrevistas y escribo artículos de periódicos, pero los editores deben ser los principales culpables de estas debilidades mías. Lo que pretendo no es tener un gran número de lectores, sino hacer circular ideas específicas.

MS Una pregunta personal: ¿te ha pasado alguna vez, como escribió Eduard Mörike en Wintermorgens vor Sonnenaufgang , despertarte por la mañana y pensar de repente, como si fuera una pesadilla, que todo lo que has pensado o escrito hasta ahora está mal? Si realmente has experimentado algo similar, ¿cómo lidias con esta inseguridad existencial?

JH Es ist ein Augenblick / Und alles wird verwehen . [“En un instante / Todo parece desaparecer”]. Como puede ver, fui a buscar poema y verso a los que se refiere. Ay, debo decepcionarte. Antes del último despertar no me deslizo en el mundo fantástico y encantador que describe Mörike. Más bien, caigo en un vórtice de pensamientos ansiosos. Por tanto, mi inseguridad podría ser mucho más profunda. Sin embargo, si queremos darle a su pregunta un significado menos dramático y simplemente relacionarlo con mi trabajo académico, le daré una respuesta pragmática. Es natural que cada una de las declaraciones que he escrito pueda estar equivocada. Sin embargo, en realidad dices: " todo lo que alguna vez has pensado o escrito". Por lo tanto, se refiere a la sumade todas las certezas subyacentes. De hecho, como filósofos, siempre pensamos dentro de un contexto y contexto unificador que nos respalda. Afortunadamente, este contexto siempre puede revelarse como incorrecto cuando destacamos un elemento en particular. Como scree, este fondo presente intuitivamente se desliza y se mueve con nosotros cada vez que nos corregimos o atravesamos procesos de aprendizaje. Sin embargo, este conjunto de certezas subyacentes nunca puede considerarse incorrecto, en el sentido de que nunca puede ser objeto de declaraciones falsificables, en su conjunto.

Notas

[1] [S. Müller-Doohm, Jürgen Habermas. Eine Biografie , Berlín 2014 - en junio para el 85 cumpleaños del filósofo, nota del traductor].

[2] [Trad.it .. Storia e critica dell'opinione pubblica , Roma-Bari 2002, nota del traductor].

[3] [Trad.it. Fatti e norme , Milán 1996, nueva edición Roma-Bari 2013, nota del traductor].

[4] [Lejos de ser preferencias subjetivas y opciones perjudiciales, para Habermas incluso las razones y decisiones normativas tienen un valor cognitivo fundamental , nota del traductor].

[5] [La conferencia estadounidense de Habermas fue traducida con el título, “Por una democracia transnacional”, en Micromega 3/2014 , págs. 12-27; sobre las reacciones a esta conferencia en América cf. Patrick Bahners, “Demokratie kommt ohne Völker aus”, Frankfurter Allgemeine Zeitung de 7 de mayo de 2014. Nota del traductor].

[6] [Sobre la gran obra inédita, cf. E. Mendieta, Religion in Habermas's Work , en C. Calhoun, E. Mendieta, J. VanAntwerpen, a Ed., Habermas and Religion , Polity Press, Cambridge Reino Unido, págs. 405-406. Los prolegómenos citados anteriormente son ensayos recopilados en la última gran obra de Habermas, Nachmetaphysisches Denken II , Suhrkamp, ​​Berlín 2012 (actualmente en traducción por Laterza), nota del traductor].

[7] [Alusión al título de la última obra de Habermas: In the Riptide of Technocracy , trad.it. Roma-Bari 2014, nota del traductor].
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link