El Origen de las Especies | Charles Darwin ~ Bloghemia

El Origen de las Especies | Charles Darwin

El Origen de las Especies | Charles Darwin

El Origen de las Especies | Charles Darwin

Por:  Julia Kindt y  Tanya Latty (Universidad de Sidney)  Traducción: José Daniel Figuera   El Origen de ...
junio 20, 2020
El Origen de las Especies | Charles Darwin





Por: Julia KindtTanya Latty (Universidad de Sidney) 
Traducción: José Daniel Figuera 

El Origen de las especies, de Charles Darwin (publicado originalmente en 1859) comparte un destino deplorable con muchos otros clásicos: es conocido por todos, pero rara vez se lee.

Es una lastima, no solo porque hay mucho más en la teoría de Darwin que los principios familiares de mutación, variación, selección natural y evolución que han llegado al conocimiento popular, mas allá de las palabras darwinianas de moda. El libro también ofrece una visión única del entorno intelectual en el que desarrolló su teoría y sus luchas para convencer a sus compañeros de su veracidad.

De hecho, en esta era de lo contrafactual y pseudo-fáctico, el conocimiento de los fundamentos de nuestra tradición científica, y las ideas sobre las luchas de su creación, parece ser algo urgente.

Solo en la introducción, aprendemos que Darwin concibió por primera vez su teoría cuando viajaba por el mundo como un naturalista a bordo del HMS Beagle (1831-6), que desde entonces había seguido recopilando datos en apoyo de su teoría, que incluso escribió un borrador (lo llama "un bosquejo de las conclusiones") muchos años antes, y que se le solicitó que lo publicara (20 años después) solo porque su contemporáneo Alfred Russel Wallace le había enviado recientemente unas "memorias" llegando a una conclusión similar.

El núcleo de la teoría, como se expone en los primeros capítulos del libro, se explica rápidamente. Las plantas y los animales producen más individuos de los que la naturaleza puede sostener en cada generación. Estos individuos varían en apariencia y en características físicas y de comportamiento, y pueden transmitir esta variación a la próxima generación. Aquellos individuos que se adaptan mejor a su entorno tienen una ventaja y, a su vez, tienen más probabilidades de sobrevivir para dar sus características a las generaciones futuras.

Sin embargo, los cimientos básicos de su teoría de la evolución son solo una parte de lo que da forma a este libro. Darwin también comunica los obstáculos que tuvo que superar para asegurar su éxito y convertirlo en lo que se convirtió: un texto fundamental de las ciencias biológicas que influyó en todo tipo de disciplinas, incluidas la antropología, los estudios religiosos y los clásicos.

Creacionismo y evolución


Cuando Darwin escribió, la forma predominante de explicación de los orígenes de la vida era el creacionismo, que sostenía que un Creador divino había generado vida en toda su variedad. Para los creacionistas, la teoría de la evolución ofrecía una forma contraria, de explicar el origen de las especies: a través de la descendencia de antepasados ​​comunes, no un agente divino.

Darwin sabía muy bien que su teoría podría resultar difícil de aceptar para aquellos que creen en un Creador. Su obsesión con los hechos era una forma de abordar este problema, las refutaciones directas del creacionismo eran otra. A lo largo del libro, aborda repetidamente las opiniones creacionistas y muestra que son incompatibles con la evidencia.

Darwin mismo no estaba en contra de la idea de un creador divino. Más bien, trató de situar la lectura científica del mundo dentro de una cosmovisión religiosa. En la conclusión del libro afirma: "Debo deducir por analogía que probablemente todos los seres orgánicos que han vivido en esta tierra han descendido de alguna forma primordial, en la que el Creador inspiró la vida por primera vez".

Esto quiere decir que, si bien la vida fue creada por un dios, más tarde quedó sujeta a las leyes de mutación, variación y selección natural, las fuerzas evolutivas descritas por Darwin.

Esto realmente fue una buena jugada, ofreciendo un compromiso entre las explicaciones religiosas y científicas de la vida. Mientras la creación divina ocurriera antes y fuera de la naturaleza y sus leyes de causa y efecto, ambas explicaciones podrían, al menos en principio, estar una al lado de la otra. Y hasta cierto punto funcionó. Algunos de los contemporáneos de Darwin descubrieron que la capacidad posterior de la vida para evolucionar sacaba la chispa real del acto original de creación. Otros, sin embargo, no lo compraron. Para ellos, la teoría de Darwin constituía un ataque frontal contra la religión, la idea de un creador divino y el principio de que Dios había creado al hombre a su propia imagen.

Una ominosa ausencia


En este contexto, es notable que en El origen de las especies, Darwin se mantiene bien alejado de la problemática cuestión de la descendencia humana. Si hay una omisión llamativa en el libro, es el hombre. Darwin originalmente tenía la intención de incluir un capítulo sobre la evolución humana, pero luego decidió no hacerlo. Como resultado, la aparición del Homo sapiens no aparece realmente en esta discusión elaborada de las fuerzas que impulsan la evolución de las especies.

Darwin obviamente consideró el libro lo suficientemente controvertido sin tener que agitar innecesariamente a sus lectores al tocar la evolución humana. Y sus instintos no lo traicionaron: desde el día de su publicación, el libro se convirtió en un éxito de ventas. También desde el principio, provocó respuestas mixtas. Algunos lo vieron por el trabajo fundamental de las ciencias biológicas que eventualmente se convirtió. Otros lo denunciaron como una seria amenaza para el núcleo de la humanidad.


Darwin finalmente llegó a abordar la evolución humana en un volumen separado, titulado The Descent of Man . Publicado en 1871, 12 años después de El origen de las especies, este libro ofreció una discusión detallada sobre la descendencia del hombre de antepasados ​​simios, así como el vínculo entre la selección sexual y la raza humana. Invariablemente, tal vez, su publicación provocó una nueva ola de indignación, crítica y debate. Para entonces, sin embargo, la teoría de Darwin ya se había aceptado en ciertas partes de la academia y más allá.

El poder de los hechos

A lo largo de su escrito, Darwin trató de contrarrestar posibles respuestas adversas a su teoría con una avalancha de hechos. Sobre el origen de las especies está salpicado de ejemplos del mundo natural que ilustran los principios de la teoría evolutiva en la práctica.


La lucha por la existencia, por ejemplo, se hace tangible en varias plántulas de muérdago que compiten por los recursos en la misma rama de un árbol; La variación y la selección natural han dado como resultado insectos con la asombrosa capacidad de imitar características en su entorno natural, como hojas o ramas. Las correlaciones entre las características físicas de los animales surgen en una gran cantidad de observaciones minuciosas como estas:

"Los perros sin pelo tienen dientes imperfectos; los animales de pelo largo y grueso pueden tener ... cuernos largos o muchos; las palomas con patas emplumadas tienen piel entre sus dedos externos; las palomas con picos cortos tienen patas pequeñas, y las que tienen picos largos y patas grandes."

Darwin estaba bien versado en la literatura zoológica y botánica de la época. Cita los trabajos de otros académicos en apoyo de su teoría siempre que sea posible (y, curiosamente, se disculpa repetidamente por no citar suficientes pruebas). El resultado es una rica exposición de la vida en todas sus manifestaciones, que a veces se desvía hacia los quisquillosos, un problema que empeora con las oraciones notoriamente largas de Darwin, pero nunca pierde de vista su argumento central.

Las preocupaciones sostenidas de Darwin por presentar un caso convincente revelan el tipo de recepción que anticipaba que tendría su libro. Era muy consciente de que tenía el potencial de redefinir los fundamentos de la biología. Él lo dice explícitamente en la conclusión: "Cuando las opiniones presentadas por mí en este volumen ... son generalmente admitidas, podemos prever débilmente que habrá una revolución considerable en la historia natural".

Y las opiniones de Darwin ciertamente revolucionaron. Sin embargo, antes de que pudieran hacerlo, tenían que ser aceptados como un hecho. Para asegurarse de esto, evocó el poder del hecho mismo.

Finalmente, Darwin tuvo éxito. Aunque en estos días el creacionismo está presenciando un renacimiento en algunos círculos, ningún estudiante serio de biología dudaría de que el origen de las especies (incluida la especie humana) se base exactamente en esas fuerzas evolutivas que Darwin describió.

Evolucionismo dentro y más allá de Darwin


Como suele ser el caso con las ideas más poderosas, la teoría de la evolución de Darwin también se impuso en otras áreas del pensamiento. En particular, durante la última parte del siglo XIX, surgieron todo tipo de teorías que buscaban aplicar el concepto de evolución en otros lugares. Se puso de moda hablar de la "evolución" de las sociedades humanas, por ejemplo, o de las culturas humanas, las religiones, incluso del cosmos.

Un patrón explicativo común utilizado en este contexto fue la idea de que fenómenos como la cultura o la religión evolucionaron de formas simples ("primitivas") a formas más complejas. Y, como se podría suponer, "más complejo" a menudo se equipara simplemente con el presente, la cultura y la sociedad occidentales, y la religión que lo formó: el cristianismo. El punto ideológico de este modo de explicación se distingue fácilmente: el evolucionismo aquí alimentado con ideas de superioridad, dominación y colonialismo europeos.

Una interpretación desagradablemente particular de la teoría de Darwin llegó a conocerse como "darwinismo social". Transfirió las ideas de una "lucha por la existencia" y la "supervivencia del más apto" a la sociedad humana, donde se utilizaron como argumento contra los beneficios sociales para los pobres y desfavorecidos. En la consecuencia más grave, esto condujo al racismo, la eugenesia, las esterilizaciones forzadas y la eutanasia de las personas "no aptas".

Sin embargo, este fue un uso indebido flagrante de la teoría de Darwin, que nunca fue una prescripción sobre cómo administrar una sociedad. Además, las ideas sobre la superioridad racial carecían de base científica y Darwin no las compartía. Todo lo contrario: sus ideas sobre los fundamentos biológicos comunes de toda la humanidad hicieron de Darwin un firme defensor del abolicionismo (la doctrina que aboga por la abolición de la esclavitud). La gente simplemente torció las ideas de Darwin para promover sus propias nociones de superioridad y las agendas ideológicas basadas en ellas.

Darwin hoy

El darwinismo social finalmente terminó porque no contaba con el respaldo de la ciencia. Al mismo tiempo, las ideas sobre la evolución cultural pasaron de moda, al igual que las ideas sobre sociedades supuestamente "primitivas". En estos días, las culturas del pasado y el presente ya no se enfrentan entre sí, sino que se aprecian por derecho propio, sin tratar de establecer una jerarquía entre ellas.


Sin embargo, la teoría de la evolución sigue fortaleciéndose en disciplinas como la informática, la medicina y la agricultura. En informática, los "algoritmos genéticos" resuelven problemas de optimización imitando el proceso de selección natural. En medicina, la inminente catástrofe de la resistencia generalizada a los antibióticos es fundamentalmente un problema evolutivo: al usar antibióticos en exceso, hemos favorecido inadvertidamente esas bacterias raras que pueden resistir nuestros medicamentos.

Para prevenir un futuro decididamente sombrío donde los antibióticos son inútiles, los investigadores están utilizando cada vez más la teoría evolutiva para desarrollar nuevas formas de prevenir la resistencia. El cáncer, la obesidad y las enfermedades autoinmunes, como las alergias y el asma, pueden entenderse (y posiblemente tratarse) a través de la lente de la ciencia evolutiva.

Aproximadamente 170 años después de su primera publicación, Sobre el origen de las especies y la teoría que ha llegado a representar todavía definen la forma en que las ciencias biológicas conciben la deslumbrante diversidad de la vida. Su legado continuo consiste en presentar una visión de la vida como "un gran sistema" y en haber descrito los mecanismos biológicos que la conforman.

Sin embargo, el libro también muestra que la prevalencia última de la teoría de la evolución sobre las formas rivales de explicación no fue fácil. Darwin tuvo que pensar cuidadosamente cómo convencer a sus contemporáneos de su validez. Tenía que defenderse de las acusaciones de blasfemia; parte del ridículo resultante lo apuntó personalmente.


Las huellas de esta lucha son claramente visibles en su trabajo. Esto solo lo convierte en una lectura obligada para todos los científicos en ciernes, tanto reales como de sillón.

Aquí les dejamos el libro, en tres Tomos, espero sea de su agrado! 

El Origen de las especies Tomo I

El Origen de las especies Tomo II

El Origen de las especies Tomo III


Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation bajo una licencia Creative Commons . Pueden leer el artículo original aquí. 



  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link