-- --

Las criptomonedas y su costo ambiental


El Bitcoin, Ethereum, Litecoin...los nombres de las 'criptomonedas' digitales se escuchan cada vez con más frecuencia. Pero a pesar de no tener representación física, ¿podrían estos nuevos métodos de intercambio tener un impacto negativo en nuestro planeta? Es una pregunta que hacen los investigadores que investigan los impactos ambientales de las criptomonedas mineras.




"Lo más sorprendente de esta investigación es que muestra que los costos para la salud y el medio ambiente de la minería de criptomonedas son sustanciales; tal vez más grandes de lo que la mayoría de la gente se dio cuenta", dijo Benjamin Jones, investigador y asistente de la UNM. profesor de economia.

La criptomoneda es una forma de intercambio basada en Internet que existe únicamente en el mundo digital. Su atractivo proviene del uso de una red descentralizada de intercambio entre pares, producida y registrada por toda la comunidad de criptomonedas. Los "mineros" independientes compiten para resolver algoritmos informáticos complejos que luego proporcionan una validación criptográfica segura de un intercambio. Los mineros son recompensados ​​en unidades de la moneda. Los libros públicos digitales se guardan para "bloques" de estas transacciones, que se combinan para crear lo que se llama la cadena de bloques. Según los proponentes, las criptomonedas no necesitan un tercero, o un banco tradicional, o un control centralizado del gobierno para proporcionar una validación segura de las transacciones. Además, las criptomonedas generalmente están diseñadas para limitar la producción después de un punto, lo que significa que la cantidad total en circulación finalmente alcanza un límite. Estas tapas y libros mayores se mantienen a través de los sistemas de los usuarios.

Pero los mecanismos que hacen que estas monedas sean tan atractivas también están utilizando cantidades exorbitantes de energía.

En un nuevo artículo titulado 'Cryptodamages: Estimaciones del valor monetario de la contaminación del aire y los impactos en la salud humana de la minería de criptomonedas' publicado en la revista Energy Research & Social Science, investigadores de la Universidad de Nuevo México Andrew Goodkind (profesor asistente, Economía), Benjamin Jones (profesor asistente, Economía) y Robert Berrens (profesor, Economía) estiman el impacto ambiental de estas técnicas de minería de criptomonedas. Utilizando datos existentes que evaluaron el uso de energía en criptomonedas, y una batería de técnicas de valoración económica, los tres pudieron poner una cifra monetaria en las prácticas mineras.

"Nuestra experiencia está en estimar los daños monetarios, debido a los impactos en la salud y el medio ambiente, de diferentes actividades y sectores económicos", explicó Berrens. "Por ejemplo, es común que los economistas estudien los impactos del uso de energía relacionados con los patrones de producción y consumo en la agricultura, o con la producción y el uso de automóviles. En un mundo que enfrenta el cambio climático, los economistas pueden ayudarnos a comprender los impactos relacionados con diferentes actividades y tecnologías ".

Las prácticas de producción independiente, o 'minería', de criptomonedas se realizan utilizando hardware informático especializado que consume energía y puede tener lugar en cualquier ubicación geográfica. Las operaciones a gran escala, llamadas campamentos mineros, ahora se están congregando en torno a las conexiones a Internet más rápidas y las fuentes de energía más baratas, independientemente de si la energía es verde o no.

"Con cada criptomoneda, los crecientes requisitos de electricidad para producir una sola moneda pueden conducir a un precipicio casi inevitable de beneficio social neto negativo", señala el documento.

Los investigadores de la UNM argumentan que aunque las prácticas mineras crean valor financiero, el consumo de electricidad está generando "criptodaños", un término acuñado para describir los impactos climáticos y de salud humana del intercambio digital.

"Observamos el cambio climático de las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de electricidad y también los impactos que tienen los contaminantes atmosféricos locales cuando se transportan a favor del viento y en las comunidades locales", dijo Goodkind.

Los investigadores estiman que en 2018, cada $ 1 del valor de Bitcoin creado fue responsable de $ .49 en daños a la salud y al clima en los Estados Unidos.

Sus datos muestran que en un momento durante 2018, el costo de los daños que tomó para crear Bitcoin coincidió con el valor del intercambio en sí. Esos daños surgen del aumento de contaminantes generados por la quema de combustibles fósiles utilizados para producir energía, como dióxido de carbono, partículas finas, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre. La exposición a algunos de estos contaminantes se ha relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura.

"Al usar grandes cantidades de electricidad generadas por la quema de combustibles fósiles", dijo Jones. "La minería de criptomonedas se asocia con una peor calidad del aire y mayores emisiones de CO2, lo que afecta a las comunidades y familias en todo el país, incluso aquí en Nuevo México".

Además de los impactos en la salud humana por el aumento de los contaminantes, el trío analizó las implicaciones del cambio climático y cómo el sistema actual de minería fomenta el uso elevado de energía.

"Un tema importante es el proceso de producción empleado en la cadena de bloques para asegurar nuevos bloques de transacciones cifradas", explicó Berrens. "Junto con las reglas de suministro para nuevas unidades de una moneda, algunos procesos de producción, como el esquema predominante de Prueba de trabajo (POW) utilizado en Bitcoin, requieren un aumento en el poder de cómputo y el uso de energía en la competencia ganadora para resolver complejos algoritmos y asegurar nuevos bloques en la cadena ".

Aunque en la actualidad el uso general es relativamente limitado, existen criptomonedas con esquemas de producción alternativos que requieren un uso de energía significativamente menor. Los investigadores esperan que al publicitar los impactos en la salud y el clima de tales esquemas, alentarán métodos alternativos de minería.

"La capacidad de localizar criptominería casi en cualquier lugar (es decir, seguir la fuente de electricidad más barata y menos regulada) ... crea desafíos importantes para implementar la regulación", dice el documento.

Goodkind dice que las máquinas especializadas utilizadas para la minería también deben mantenerse frías, para que no se sobrecalienten al calcular algoritmos tan complejos. Ese uso adicional de energía no fue parte de este estudio, lo que significa que se está consumiendo aún más energía de la que actualmente se tiene en cuenta cuando se observa únicamente el uso del funcionamiento de las máquinas.


En el futuro, la pregunta de política pública desafiante es: "¿Cómo puede hacer que las personas que están creando el daño paguen el costo, para que se considere en la decisión de cómo extraer criptomonedas", concluyó Goodkind.

Fuente y enlace de la Investigación: Andrew L. Goodkind, Benjamin A. Jones, Robert P. Berrens. Cryptodamages: Monetary value estimates of the air pollution and human health impacts of cryptocurrency mining. Energy Research & Social Science, 2019

Siguenos en tu Red Favorita

Comparte con tus familiares y amigos!