¿Qué es la teoría de la identidad social?

La identidad social es la parte del yo que se define por las membresías grupales. La teoría de la identidad social, formulada por el psicólogo social Henri Tajfel y John Turner en la década de 1970, describe las condiciones bajo las cuales la identidad social se vuelve más importante que la identidad de un individuo. La teoría también especifica las formas en que la identidad social puede influir en el comportamiento intergrupal.

















Claves de Teoría de la identidad social
  • La teoría de la identidad social, presentada por los psicólogos sociales Henri Tajfel y John Turner en la década de 1970, describe los procesos cognitivos relacionados con la identidad social y cómo la identidad social impacta el comportamiento intergrupal.
  • La teoría de la identidad social se basa en tres componentes cognitivos clave: categorización social, identificación social y comparación social.
  • En general, las personas desean mantener una identidad social positiva manteniendo la posición social favorable de su grupo sobre la de los grupos externos relevantes.
  • El favoritismo dentro del grupo puede resultar en resultados negativos y discriminatorios, pero la investigación demuestra que el favoritismo dentro del grupo y la discriminación fuera del grupo son fenómenos distintos, y uno no necesariamente predice el otro. 

Orígenes: estudios de favoritismo en grupo

La teoría de la identidad social surgió del primer trabajo de Henri Tajfel, que examinó la forma en que los procesos perceptivos resultaron en estereotipos sociales y prejuicios. Esto condujo a una serie de estudios que Tajfel y sus colegas realizaron a principios de la década de 1970 que se conocen como estudios de grupo mínimo.

En estos estudios, los participantes fueron asignados arbitrariamente a diferentes grupos. Sin embargo, a pesar del hecho de que su membresía grupal no tenía sentido, la investigación mostró que los participantes favorecían al grupo al que fueron asignados, su grupo interno, sobre el grupo externo, incluso si no recibieron beneficios personales de su membresía grupal historia con miembros de cualquier grupo.

 Albert Camus : Manifiesto Censurado en 1939

Los estudios demostraron que la membresía grupal era tan poderosa que simplemente clasificar a las personas en grupos es suficiente para que las personas piensen en sí mismas en términos de membresía grupal. Además, esta categorización condujo al favoritismo dentro del grupo y la discriminación fuera del grupo, lo que indica que el conflicto intergrupal podría existir en ausencia de una competencia directa entre los grupos.

Sobre la base de esta investigación, Tajfel definió por primera vez el concepto de identidad social en 1972. El concepto de identidad social fue creado como un medio para considerar la forma en que uno conceptualiza a los auto-basados ​​en los grupos sociales a los que pertenece.

Luego, Tajfel y su estudiante John Turner introdujeron la teoría de la identidad social en 1979. La teoría tenía como objetivo iluminar tanto los procesos cognitivos que llevan a las personas a definir sus membresías grupales como los procesos motivacionales que les permiten a las personas mantener una identidad social positiva al comparar favorablemente su grupo social. a otros grupos.

Procesos Cognitivos de Identidad Social

La teoría de la identidad social especifica tres procesos mentales por los que pasan los individuos para hacer clasificaciones dentro y fuera del grupo.

El primer proceso, la categorización social, es el proceso mediante el cual organizamos a los individuos en grupos sociales para comprender nuestro mundo social. Este proceso nos permite definir a las personas, incluidos nosotros mismos, en función de los grupos a los que pertenecemos. Tendemos a definir a las personas en función de sus categorías sociales con más frecuencia que sus características individuales.

 La Alegoría de la Caverna


La categorización social generalmente da como resultado un énfasis en las similitudes de las personas en el mismo grupo y las diferencias entre las personas en grupos separados. Uno puede pertenecer a una variedad de categorías sociales, pero diferentes categorías serán más o menos importantes dependiendo de las circunstancias sociales. Por ejemplo, una persona puede definirse como un ejecutivo de negocios, un amante de los animales y una tía devota, pero esas identidades solo surgirán si son relevantes para la situación social. 

El segundo proceso, la identificación social, es el proceso de identificación como miembro del grupo. La identificación social con un grupo lleva a las personas a comportarse de la manera en que creen que los miembros de ese grupo deberían comportarse. Por ejemplo, si una persona se define a sí misma como ecologista, puede tratar de conservar el agua, reciclarla siempre que sea posible y marchar en manifestaciones para sensibilizar sobre el cambio climático. A través de este proceso, las personas se involucran emocionalmente en sus membresías grupales. En consecuencia, su autoestima se ve afectada por el estado de sus grupos.

El tercer proceso, la comparación social, es el proceso por el cual las personas comparan su grupo con otros grupos en términos de prestigio y posición social. Para mantener la autoestima, uno debe percibir que su grupo tiene una posición social más alta que un grupo externo. Por ejemplo, una estrella de cine podría juzgarse favorablemente en comparación con una estrella de reality show. Sin embargo, puede verse a sí mismo teniendo una posición social más baja en comparación con un famoso actor de Shakespeare de formación clásica. Es importante recordar que un miembro del grupo no se comparará con cualquier grupo externo; la comparación debe ser pertinente a la situación. 


Mantenimiento de la identidad social positiva

Como regla general, las personas están motivadas para sentirse positivas acerca de sí mismas y mantener su autoestima. Las inversiones emocionales que las personas hacen en su membresía grupal dan como resultado que su autoestima esté ligada a la posición social de sus grupos. En consecuencia, una evaluación positiva del grupo dentro de uno en comparación con los grupos externos resulta en una identidad social positiva. Sin embargo, si no es posible una evaluación positiva del grupo, los individuos generalmente emplearán una de tres estrategias:




  • Movilidad individual. Cuando una persona no ve a su grupo favorablemente, puede intentar abandonar el grupo actual y unirse a uno con una posición social más alta. Por supuesto, esto no alterará el estado del grupo, pero puede alterar el estado del individuo.
  •  Creatividad social. Los miembros del grupo pueden mejorar la posición social de su grupo existente ajustando algún elemento de la comparación entre grupos. Esto se puede lograr eligiendo una dimensión diferente en la que comparar los dos grupos, o ajustando juicios de valor para que lo que alguna vez se pensó que era negativo ahora se considera positivo. Otra opción es comparar el grupo interno con un grupo externo diferente, específicamente, un grupo externo que tiene un estatus social más bajo.
  •  Competencia social. Los miembros del grupo pueden intentar mejorar el estado social del grupo trabajando colectivamente para mejorar su situación. En este caso, el grupo compite directamente con un grupo externo con el objetivo de revertir las posiciones sociales del grupo en una o más dimensiones.

Discriminación contra grupos externos

El favoritismo dentro del grupo y la discriminación fuera del grupo a menudo se ven como dos caras de la misma moneda. Sin embargo, la investigación ha demostrado que este no es necesariamente el caso. No existe una relación sistemática entre la percepción positiva de uno dentro del grupo y la percepción negativa de fuera del grupo. Ayudar a los miembros del grupo mientras se retiene dicha ayuda de los miembros del grupo difiere significativamente de trabajar activamente para dañar a los miembros del grupo.

El favoritismo dentro del grupo puede tener resultados negativos, desde prejuicios y estereotipos hasta racismo y sexismo institucional. Sin embargo, tal favoritismo no siempre conduce a la hostilidad hacia los grupos externos. La investigación demuestra que el favoritismo dentro del grupo y la discriminación fuera del grupo son fenómenos distintos, y uno no necesariamente predice el otro.