Eduardo Galeano | Las venas abiertas de América Latina (PDF)


Uno de los trabajos más aclamados del genial escritor Uruguayo, Eduardo Galeano. Su vigencia es innegable. 




Por Carla Campos Castorena y Luis Carlos Bello Paredes

Latinoamérica, región de extravagante y exótica belleza. Conglomerado de naciones que confluyen entre hermosos paisajes y palpitantes contrastes. Montañas, selvas, desiertos, costas de azules turquesas, uno tras otro aparece dejando claro que la maravilla tiene forma indefinida. Sin embargo, no solo la naturaleza ha marcado la pauta de las distinciones que tenemos, el ser humano ha hecho lo propio y ha dictado la dinámica de esta región llena de abundancia y miseria.La existencia de clases sociales, la opresión de unas a otras, la concentración de la riqueza en manos de una minoría, estos son tan solo algunos de los rasgos de divergencia que Eduardo Galeano subraya en su libro Las venas abiertas de América Latina, publicado en 1971 en Montevideo. Esta es una de las obras en la que el escritor y periodista uruguayo de izquierda pone en evidencia los defectos y vicios del sistema donde pocos países ganan a costa de que muchos pierdan.




  Te puede interesar:   El Pensamiento Decolonial | 30 Textos en PDF




La denuncia que hace Galeano a lo largo de su ensayo es muy clara. En un contexto donde los países más poderosos buscan consolidar su rol predominante en la política internacional, encuentran en regiones marginales, como América Latina, paraísos a los que pueden explotar económicamente y en los que es posible implementar políticas e instituciones que vayan acorde a sus ideologías y necesidades. He ahí la razón de las venas abiertas de nuestras naciones: se tratan de las heridas que no han cicatrizado porque la extracción tampoco ha cesado. Es esta la historia de los triunfadores habituales y los perdedores de siempre.

“Es una región que sigue trabajando de sirvienta” (Galeano, 2012). Desde México hasta Argentina,  esta es la sentencia que Galeano hace al analizar la realidad preponderante llena de injusticias, atropellos y abusos ejercidos por los núcleos de poder alrededor del mundo. Este es el ejercicio retrospectivo que el autor lleva a cabo y en el que subraya el hecho de que Europa y Estados Unidos, han obtenido los mejores dividendos de los recursos naturales que Latinoamérica posee. Al ser una región que cuenta con grandes reservas de hierro y petróleo y al contar con una extensa variedad de materias primas, América Latina ha sido el epicentro de incontables saqueos en los que los países ricos se han visto más beneficiados al consumir esos productos, que los países que se dedican a extraerlos, cultivarlos o elaborarlos. Esta es la red que queda en evidencia en la obra de Eduardo Galeano.




  Te puede interesar:   
Enrique Dussel : Filosofía de la liberación en 40 Obras



Otros son los aspectos que el también ganador del premio Stig Dagerman focaliza a través de Las venas abiertas de América Latina, pues critica el hecho de que los países latinoamericanos siempre ha recibido con bombos, platillos y concesiones al capital extranjero, mientras que países tan poderosos, como Estados Unidos, se han negado a hacer lo mismo. Por otra parte, alza la voz en contra del capitalismo al considerarlo y catalogarlo como generador de desigualdad, inequidad y dolor. “Cada minuto muere un niño de enfermedad o de hambre, son más de cincuenta millones de desempleados y otros cien más de analfabetos” (Galeano, 2012). Son estas palabras del autor las que impiden olvidar la realidad latente, son estas las oraciones que se contraponen ante la aparente ceguera en el que vivimos.


Es cierto, como indica Eduardo Galeano, nuestros países han sufrido porque otros los han hecho sufrir. A pesar de esto, no podemos olvidar, bajo ningún motivo, que el cuchillo no siempre ha estado fuera, también se ha encontrado en casa. El verdugo muchas veces no ha sido extranjero. Latinoamérica entera ha sido víctima y testigo de gobiernos autoritarios, sangrientas dictaduras y de instituciones extractivas locales disfrazadas de democracia. Aquí también se han fortalecido pequeñas elites que se enriquecen a costa de otros, grupos con intereses muy específicos que no están dispuestos a dejar perder. Las venas de América Latina siguen abiertas, y seguirán abiertas, hasta que nosotros mismos no seamos el aliciente de nuestras propias miserias.


Las Venas abiertas de América Latina - PDF

Únete a nuestra comunidad en Facebook, y se parte de los miles de usuarios que disfrutan de nuestros artículos. 


Siguenos en tu Red Favorita

¿Te gustó el artículo? Compartelo!