¿Quién gobierna el mundo? | por Noam Chomsky ~ Bloghemia -->

¿Quién gobierna el mundo? | por Noam Chomsky

¿Quién gobierna el mundo? | por Noam Chomsky

¿Quién gobierna el mundo? | por Noam Chomsky

“ Cuando preguntamos "¿Quién gobierna el mundo?" comúnmente adoptamos la convención estándar de que los actores en los asuntos mun...
septiembre 23, 2022
¿Quién gobierna el mundo? | por Noam Chomsky








Cuando preguntamos "¿Quién gobierna el mundo?" comúnmente adoptamos la convención estándar de que los actores en los asuntos mundiales son los estados, principalmente las grandes potencias, y consideramos sus decisiones y las relaciones entre ellos. Eso no está mal. Pero haríamos bien en tener en cuenta que este nivel de abstracción también puede ser muy engañoso.

                                 


Este texto, el primero de dos partes, es un extracto del nuevo libro de Noam Chomsky, ¿Quién gobierna el mundo? (Metropolitan Books). La parte 2  se publicará mañana. La pieza apareció por primera vez en TomDispatch.



Por: Noam Chomsky

Cuando preguntamos "¿Quién gobierna el mundo?" comúnmente adoptamos la convención estándar de que los actores en los asuntos mundiales son los estados, principalmente las grandes potencias, y consideramos sus decisiones y las relaciones entre ellos. Eso no está mal. Pero haríamos bien en tener en cuenta que este nivel de abstracción también puede ser muy engañoso.

Los estados, por supuesto, tienen estructuras internas complejas, y las elecciones y decisiones de los líderes políticos están muy influenciadas por las concentraciones internas de poder, mientras que la población en general suele verse marginada. Eso es cierto incluso para las sociedades más democráticas, y obviamente para otras. No podemos obtener una comprensión realista de quién gobierna el mundo mientras ignoramos las" maestros de la humanidad", como los llamó Adam Smith: en su día, los comerciantes y fabricantes de Inglaterra; en el nuestro, conglomerados multinacionales, grandes instituciones financieras, imperios minoristas y similares. Aún siguiendo a Smith, también es prudente prestar atención a la​“ vil máxima” a la que elLos " maestros de la humanidad" están dedicados:" Todo para nosotros y nada para los demás": una doctrina conocida como guerra de clases amarga e incesante, a menudo unilateral, en detrimento de la gente del país de origen y del mundo.

En el orden global contemporáneo, las instituciones de los amos tienen un poder enorme, no solo en el ámbito internacional sino también dentro de sus estados de origen, en los que confían para proteger su poder y brindar apoyo económico por una amplia variedad de medios. Cuando consideramos el papel de los amos de la humanidad, nos dirigimos a prioridades de política estatal del momento como la Asociación Transpacífica, uno de los acuerdos de derechos de los inversores mal etiquetados como" acuerdos de libre comercio" en propaganda y comentarios. Se negocian en secreto, aparte de los cientos de abogados corporativos y cabilderos que escriben los detalles cruciales. La intención es que se adopten en buen estilo estalinista conProcedimientos de "vía rápida" diseñados para bloquear la discusión y permitir solo la elección de sí o no (por lo tanto, sí). Los diseñadores regularmente lo hacen bastante bien, como era de esperar. Las personas son incidentales, con las consecuencias que uno podría anticipar.

La segunda superpotencia

Los programas neoliberales de la generación pasada concentraron la riqueza y el poder en muchas menos manos y socavaron el funcionamiento de la democracia, pero también despertaron oposición, sobre todo en América Latina, pero también en los centros de poder mundial. La Unión Europea (UE), uno de los desarrollos más prometedores del período posterior a la Segunda Guerra Mundial, ha estado tambaleándose debido al duro efecto de las políticas de austeridad durante la recesión, condenadas incluso por los economistas del Fondo Monetario Internacional (si es que no los actores políticos del FMI). La democracia se ha visto socavada a medida que la toma de decisiones pasó a manos de la burocracia de Bruselas, con los bancos del norte proyectando su sombra sobre sus procedimientos.

Los partidos mayoritarios han ido perdiendo miembros rápidamente a izquierda y derecha. El director ejecutivo del grupo de investigación con sede en París EuropaNova atribuye el desencanto general a​ “un estado de ánimo de enojada impotencia a medida que el poder real para dar forma a los acontecimientos pasó en gran medida de los líderes políticos nacionales [quienes, al menos en principio, están sujetos a la política democrática] al mercado, las instituciones de la Unión Europea y las corporaciones”, bastante en acuerdo con la doctrina neoliberal. Procesos muy similares están en marcha en los Estados Unidos, por razones algo similares, un asunto de importancia y preocupación no sólo para el país sino, debido al poder de los Estados Unidos, para el mundo.

La creciente oposición al asalto neoliberal destaca otro aspecto crucial de la convención estándar: deja de lado al público, que a menudo no acepta el papel aprobado de" espectadores" (en lugar de​“ participantes”) que le asigna la teoría democrática liberal. Tal desobediencia siempre ha preocupado a las clases dominantes. Solo manteniendo la historia estadounidense, George Washington consideraba a la gente común que formaba las milicias que él iba a comandar como" una gente extremadamente sucia y desagradable [que evidencia] un tipo de estupidez inexplicable en la clase baja de esta gente".

En Política Violenta , su magistral revisión de las insurgencias desde" la insurgencia estadounidense" a Afganistán e Irak contemporáneos, William Polk concluye que el general Washington" Estaba tan ansioso por dejar de lado [a los combatientes que despreciaba] que estuvo a punto de perder la Revolución". De hecho, el" podría haberlo hecho" si Francia no hubiera intervenido masivamente y​“ salvó la Revolución”, que hasta entonces había sido ganada por la guerrilla —a la que ahora llamaríamos“ terroristas”, mientras que el ejército al estilo británico de Washington" fue derrotado una y otra vez y casi pierde la guerra".

Una característica común de las insurgencias exitosas, registra Polk, es que una vez que el apoyo popular se disuelve después de la victoria, el liderazgo suprime la" gente sucia y desagradable" que en realidad ganó la guerra con tácticas de guerrilla y terror, por temor a que pudieran desafiar el privilegio de clase. El desprecio de las élites por" la clase baja de estas personas" ha tomado varias formas a lo largo de los años. En tiempos recientes, una expresión de este desprecio es el llamado a la pasividad y la obediencia (“moderación en democracia”) por parte de los internacionalistas liberales que reaccionan a los peligrosos efectos democratizadores de los movimientos populares de la  década de 1960 .

A veces, los estados eligen seguir la opinión pública, provocando mucha furia en los centros de poder. Un caso dramático fue en 2003 , cuando la administración Bush llamó a Turquía a unirse a su invasión de Irak. El noventa y cinco por ciento de los turcos se opuso a ese curso de acción y, para asombro y horror de Washington, el gobierno turco se adhirió a sus puntos de vista. Turquía fue amargamente condenada por esta desviación del comportamiento responsable. El subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz, designado por la prensa como el" idealista en jefe" de la administración, reprendió al ejército turco por permitir la mala conducta del gobierno y exigió una disculpa. Imperturbable por estas y otras innumerables ilustraciones de nuestro legendario" anhelando la democracia", un comentario respetable continuó elogiando al presidente George W. Bush por su dedicación a​“ promoción de la democracia”, o en ocasiones lo criticaba por su ingenuidad al pensar que un poder externo podía imponer sus anhelos democráticos a otros.

El público turco no estaba solo. La oposición mundial a la agresión de EE.UU. y el Reino Unido fue abrumadora. El apoyo a los planes de guerra de Washington apenas llega al 10 % en casi todas partes, según encuestas internacionales. La oposición provocó enormes protestas en todo el mundo, también en los Estados Unidos, probablemente la primera vez en la historia que la agresión imperial fue fuertemente protestada incluso antes de que fuera lanzada oficialmente. En la primera plana del New York Times , el periodista Patrick Tyler informó que "Puede que todavía haya dos superpotencias en el planeta: Estados Unidos y la opinión pública mundial".

La protesta sin precedentes en los Estados Unidos fue una manifestación de la oposición a la agresión que comenzó décadas antes con la condena de las guerras estadounidenses en Indochina, alcanzando una escala sustancial e influyente, aunque demasiado tarde. Para 1967 , cuando el movimiento contra la guerra se estaba convirtiendo en una fuerza importante, el historiador militar y especialista en Vietnam Bernard Fall advirtió que" Vietnam como entidad cultural e histórica... está en peligro de extinción... [ya que] el campo literalmente muere bajo los golpes de la maquinaria militar más grande jamás desatada en un área de este tamaño".

Pero el movimiento contra la guerra se convirtió en una fuerza que no podía ser ignorada. Tampoco podía ignorarse cuando Ronald Reagan asumió el cargo decidido a lanzar un asalto a Centroamérica. Su administración imitó de cerca los pasos que John F. Kennedy había tomado 20  años antes al lanzar la guerra contra Vietnam del Sur, pero tuvo que retroceder debido al tipo de protesta pública vigorosa que había faltado a principios de la década de 1960 . El asalto fue bastante horrible. Las víctimas aún no se han recuperado. Pero lo que pasó con Vietnam del Sur y luego con toda Indochina, donde  " la segunda superpotencia" impuso sus impedimentos mucho más tarde en el conflicto, fue incomparablemente peor.

A menudo se argumenta que la enorme oposición pública a la invasión de Irak no tuvo ningún efecto. Eso me parece incorrecto. Nuevamente, la invasión fue lo suficientemente horrible y sus consecuencias son completamente grotescas. Sin embargo, podría haber sido mucho peor. El vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld y el resto de los altos funcionarios de Bush ni siquiera pudieron contemplar el tipo de medidas que el presidente Kennedy y el presidente Lyndon Johnson adoptaron 40  años antes, en gran parte sin protestar.

Poder occidental bajo presión

Hay mucho más que decir, por supuesto, acerca de los factores que determinan la política estatal que se dejan de lado cuando adoptamos la convención estándar de que los estados son los actores en los asuntos internacionales. Pero con advertencias tan no triviales como estas, adoptemos la convención, al menos como una primera aproximación a la realidad. Entonces, la cuestión de quién gobierna el mundo lleva de inmediato a preocupaciones tales como el ascenso al poder de China y su desafío a los Estados Unidos y" orden mundial", la nueva guerra fría que se cuece a fuego lento en Europa del Este, la guerra global contra el terrorismo, la hegemonía estadounidense y el declive estadounidense, y una serie de consideraciones similares.

Los desafíos que enfrentó el poder occidental a principios de 2016 se resumen de manera útil dentro del marco convencional por Gideon Rachman, columnista principal de asuntos exteriores del London Financial Times . Comienza revisando la imagen occidental del orden mundial:" Desde el final de la Guerra Fría, el poder abrumador del ejército estadounidense ha sido el hecho central de la política internacional". Esto es particularmente crucial en tres regiones: Asia oriental, donde​“ la Marina de los EE. UU. se ha acostumbrado a tratar al Pacífico como un​' lago americano'”; Europa, donde la OTAN -es decir, los Estados Unidos, que​“ representa la asombrosa cifra de tres cuartas partes del gasto militar de la OTAN” — ​“ garantiza la integridad territorial de sus estados miembros”; y el Medio Oriente, donde gigantescas bases navales y aéreas estadounidenses" existen para tranquilizar a los amigos e intimidar a los rivales".

El problema del orden mundial actual, continúa Rachman, es que" estas órdenes de seguridad ahora están bajo desafío en las tres regiones" debido a la intervención rusa en Ucrania y Siria, y debido a que China convirtió sus mares cercanos de un lago estadounidense a" agua claramente disputada". Entonces, la cuestión fundamental de las relaciones internacionales es si Estados Unidos debería" Aceptar que otras grandes potencias deberían tener algún tipo de zona de influencia en sus vecindarios". Rachman cree que debería, por razones de" difusión del poder económico en todo el mundo, combinado con simple sentido común".

Hay, sin duda, formas de mirar el mundo desde diferentes puntos de vista. Pero centrémonos en estas tres regiones, seguramente las más importantes.

Los desafíos de hoy: Asia oriental

Comenzando con el" Lago estadounidense", es posible que se levanten algunas cejas sobre el informe de mediados de diciembre de 2015 que" Un bombardero estadounidense B- 52 en una misión de rutina sobre el Mar de China Meridional voló involuntariamente a dos millas náuticas de una isla artificial construida por China, dijeron altos funcionarios de defensa, lo que exacerbó un tema muy divisivo para Washington y Beijing". Quienes estén familiarizados con el sombrío historial de los 70  años de la era de las armas nucleares sabrán muy bien que este es el tipo de incidente que a menudo ha estado peligrosamente cerca de desencadenar una guerra nuclear terminal. No es necesario ser partidario de las acciones provocativas y agresivas de China en el Mar Meridional de China para notar que el incidente no involucró a un bombardero chino con capacidad nuclear en el Caribe, o frente a la costa de California, donde China no tiene pretensiones de establecer una" Lago chino". Por suerte para el mundo.

Los líderes chinos entienden muy bien que las rutas comerciales marítimas de su país están rodeadas de potencias hostiles desde Japón a través del Estrecho de Malaca y más allá, respaldadas por una abrumadora fuerza militar estadounidense. En consecuencia, China está procediendo a expandirse hacia el oeste con grandes inversiones y movimientos cuidadosos hacia la integración. En parte, estos desarrollos se encuentran dentro del marco de la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO), que incluye a los estados de Asia Central y Rusia, y pronto India y Pakistán con Irán como uno de los observadores, un estatus que le fue negado a los Estados Unidos. que también fue llamado a cerrar todas las bases militares en la región .China está construyendo una versión modernizada de las antiguas rutas de la seda, con la intención no solo de integrar la región bajo la influencia china, sino también de llegar a Europa y las regiones productoras de petróleo de Medio Oriente. Está invirtiendo enormes sumas de dinero en la creación de un sistema energético y comercial asiático integrado, con extensas líneas de ferrocarril y oleoductos de alta velocidad.

Un elemento del programa es una carretera a través de algunas de las montañas más altas del mundo hasta el nuevo puerto de Gwadar en Pakistán, desarrollado por China, que protegerá los envíos de petróleo de la posible interferencia estadounidense. El programa también puede, según esperan China y Pakistán, estimular el desarrollo industrial en Pakistán, que Estados Unidos no ha emprendido a pesar de la ayuda militar masiva, y también podría proporcionar un incentivo para que Pakistán tome medidas drásticas contra el terrorismo interno, un problema grave para China en Occidente. Provincia de Xinjiang. Gwadar será parte de China" collar de perlas", bases que se construyen en el Océano Índico con fines comerciales pero potencialmente también para uso militar, con la expectativa de que China algún día pueda proyectar poder hasta el Golfo Pérsico por primera vez en la era moderna. .

Todos estos movimientos siguen siendo inmunes al abrumador poder militar de Washington, a menos que sean aniquilados por una guerra nuclear, que también destruiría a los Estados Unidos.

En 2015 , China también estableció el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), con ella misma como principal accionista. Cincuenta y seis naciones participaron en la inauguración en Beijing en junio, incluidos los aliados de Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y otros que se unieron desafiando los deseos de Washington. Estados Unidos y Japón estuvieron ausentes. Algunos analistas creen que el nuevo banco podría resultar un competidor de las instituciones de Bretton Woods (el FMI y el Banco Mundial), en las que Estados Unidos tiene poder de veto. También hay algunas expectativas de que la OCS eventualmente se convierta en una contraparte de la OTAN.

Los desafíos de hoy: Europa del Este

Volviendo a la segunda región, Europa del Este, se está gestando una crisis en la frontera entre la OTAN y Rusia. No es poca cosa. En su esclarecedor y sensato estudio académico de la región, Frontline Ukraine: Crisis in the Borderlands , Richard Sakwa escribe —demasiado plausiblemente— que la​“ La guerra ruso-georgiana de agosto de 2008 fue en efecto la primera de las​' guerras para detener la ampliación de la OTAN'; la crisis de Ucrania de 2014 es la segunda. No está claro si la humanidad sobreviviría a un tercio”.

Occidente ve la ampliación de la OTAN como benigna. No es sorprendente que Rusia, junto con gran parte del Sur Global, tenga una opinión diferente, al igual que algunas voces occidentales prominentes. George Kennan advirtió desde el principio que la ampliación de la OTAN es una" error trágico", y altos estadistas estadounidenses se unieron a él en una carta abierta a la Casa Blanca que lo describió como un" error de política de proporciones históricas".

La crisis actual tiene su origen en 1991 , con el final de la Guerra Fría y el colapso de la Unión Soviética. Había entonces dos visiones contrastantes de un nuevo sistema de seguridad y economía política en Eurasia. En palabras de Sakwa, una visión era la de una “'Europa más amplia', con la UE en el centro pero cada vez más colindante con la comunidad política y de seguridad euroatlántica; y por otro lado [estaba] la idea de​' Gran Europa', una visión de una Europa continental, que se extiende desde Lisboa hasta Vladivostok, que tiene múltiples centros, incluidos Bruselas, Moscú y Ankara, pero con el propósito común de superar las divisiones que tradicionalmente han plagado el continente”.

El líder soviético Mikhail Gorbachev fue el principal defensor de la Gran Europa, un concepto que también tenía raíces europeas en el gaullismo y otras iniciativas. Sin embargo, cuando Rusia colapsó bajo las devastadoras reformas de mercado de la década de 1990 , la visión se desvaneció, solo para renovarse cuando Rusia comenzó a recuperarse y a buscar un lugar en el escenario mundial bajo Vladimir Putin, quien, junto con su socio Dmitry Medvedev, ha repetido repetidamente.​“ pidió la unificación geopolítica de todos​ ' Gran Europa' de Lisboa a Vladivostok, para crear una verdadera​' asociación estratégica'”.

Estas iniciativas fueron" recibido con cortés desprecio", escribe Sakwa, considerado como​“ poco más que una tapadera para el establecimiento de una​' Gran Rusia' a escondidas” y un esfuerzo por" abrir una brecha" entre América del Norte y Europa Occidental. Estas preocupaciones se remontan a los temores anteriores de la Guerra Fría de que Europa podría convertirse en un​“ tercera fuerza” independiente tanto de las superpotencias grandes como de las menores y moviéndose hacia vínculos más estrechos con estas últimas (como se puede ver en la Ostpolitik de Willy Brandt y otras iniciativas).

La respuesta occidental al colapso de Rusia fue triunfalista. Fue aclamado como una señal" el fin de la historia", la victoria final de la democracia capitalista occidental, casi como si Rusia recibiera instrucciones de volver a su estado anterior a la Primera Guerra Mundial como una colonia económica virtual de Occidente. La ampliación de la OTAN comenzó de inmediato, en violación de las garantías verbales a Gorbachov de que las fuerzas de la OTAN no se moverían." una pulgada hacia el este" después de aceptar que una Alemania unificada podría convertirse en miembro de la OTAN, una concesión notable, a la luz de la historia. Esa discusión se limitó a Alemania Oriental. La posibilidad de que la OTAN pudiera expandirse más allá de Alemania no se discutió con Gorbachov, incluso si se consideró en privado.

Pronto, la OTAN comenzó a moverse más allá, hasta las fronteras de Rusia. La misión general de la OTAN se cambió oficialmente a un mandato para proteger" infraestructura crucial" del sistema energético mundial, rutas marítimas y oleoductos, lo que le otorga un área global de operaciones. Además, bajo una revisión occidental crucial de la ahora ampliamente anunciada doctrina de" responsabilidad de proteger", muy diferente de la versión oficial de la ONU, la OTAN ahora también puede servir como una fuerza de intervención bajo el mando de los EE. UU.

De particular preocupación para Rusia son los planes para expandir la OTAN a Ucrania. Estos planes se articularon explícitamente en la cumbre de la OTAN de Bucarest de abril de 2008 , cuando se prometió a Georgia y Ucrania una eventual membresía en la OTAN. La redacción era inequívoca:​“ La OTAN da la bienvenida a las aspiraciones euroatlánticas de Ucrania y Georgia de ser miembros de la OTAN. Acordamos hoy que estos países se convertirán en miembros de la OTAN”. Con elVictoria de la “ Revolución Naranja” de los candidatos pro-occidentales en Ucrania en 2004 , el representante del Departamento de Estado Daniel Fried se apresuró allí y" enfatizó el apoyo de Estados Unidos a las aspiraciones euroatlánticas y de la OTAN de Ucrania", como reveló un informe de WikiLeaks.

Las preocupaciones de Rusia son fácilmente comprensibles. Están esbozados por el estudioso de las relaciones internacionales John Mearsheimer en la revista líder del establishment estadounidense, Foreign Affairs. el escribe que" La raíz de la crisis actual [sobre Ucrania] es la expansión de la OTAN y el compromiso de Washington de sacar a Ucrania de la órbita de Moscú e integrarla en Occidente", lo que Putin consideró como" una amenaza directa a los intereses centrales de Rusia".

" ¿Quién puede culparlo?" Mearsheimer pregunta, señalando que" Puede que a Washington no le guste la posición de Moscú, pero debería entender la lógica detrás de ella". Eso no debería ser demasiado difícil. Después de todo, como todos saben," Estados Unidos no tolera que las grandes potencias distantes desplieguen fuerzas militares en cualquier parte del hemisferio occidental, y mucho menos en sus fronteras".

De hecho, la posición de Estados Unidos es mucho más fuerte. No tolera lo que oficialmente se llama" desafío exitoso" de la Doctrina Monroe de 1823 , que declaró (pero aún no pudo implementar) el control estadounidense del hemisferio. Y un país pequeño que lleva a cabo un desafío tan exitoso puede ser objeto de" los terrores de la tierra" y un embargo aplastante, como le sucedió a Cuba. No necesitamos preguntarnos cómo habría reaccionado Estados Unidos si los países de América Latina se hubieran unido al Pacto de Varsovia, con planes para que México y Canadá se unieran también. El más mínimo indicio de los primeros pasos tentativos en esa dirección habría sido" terminado con prejuicio extremo", para adoptar la jerga de la CIA.

Como en el caso de China, uno no tiene que considerar favorablemente los movimientos y motivos de Putin para comprender la lógica detrás de ellos, ni comprender la importancia de comprender esa lógica en lugar de lanzar imprecaciones en su contra. Como en el caso de China, hay mucho en juego, llegando tan lejos, literalmente, como cuestiones de supervivencia.

Los desafíos de hoy: el mundo islámico

Pasemos a la tercera región de mayor preocupación, el mundo (en gran parte) islámico, también escenario de la Guerra Global contra el Terror (GWOT) que George W. Bush declaró en 2001 después del ataque terrorista del 11 de septiembre. Para ser más exactos, re- declarada. La GWOT fue declarada por la administración Reagan cuando asumió el cargo, con una retórica febril sobre un" plaga propagada por depravados opositores de la civilización misma" (como lo expresó Reagan) y una​“ regreso a la barbarie en la era moderna” (palabras de George Shultz, su secretario de Estado). El GWOT original ha sido eliminado silenciosamente de la historia. Rápidamente se convirtió en una guerra terrorista asesina y destructiva que afectó a América Central, el sur de África y el Medio Oriente, con nefastas repercusiones hasta el presente, que incluso llevó a la condena de Estados Unidos por parte de la Corte Internacional (que Washington desestimó). En cualquier caso, no es la historia adecuada para la historia, por lo que se ha ido.

El éxito de la versión Bush-Obama de GWOT puede evaluarse fácilmente en una inspección directa. Cuando se declaró la guerra, los objetivos terroristas se limitaron a un pequeño rincón del Afganistán tribal. Estaban protegidos por afganos, a quienes en su mayoría les desagradaban o despreciaban, bajo el código tribal de hospitalidad, que desconcertaba a los estadounidenses cuando los campesinos pobres se negaban a aceptarlos." entregar a Osama bin Laden por la, para ellos, astronómica suma de 25  millones de dólares".

Hay buenas razones para creer que una acción policial bien construida, o incluso negociaciones diplomáticas serias con los talibanes, podrían haber puesto a los sospechosos de los crímenes del 11 de septiembre en manos estadounidenses para ser juzgados y sentenciados. Pero tales opciones estaban fuera de la mesa. En cambio, la elección reflexiva fue la violencia a gran escala, no con el objetivo de derrocar a los talibanes (que llegó más tarde), sino para dejar en claro el desprecio de Estados Unidos por las ofertas tentativas de los talibanes de la posible extradición de Bin Laden. No sabemos qué tan serias eran estas ofertas, ya que nunca se consideró la posibilidad de explorarlas. O tal vez Estados Unidos solo estaba decidido a​“ tratando de mostrar su fuerza, lograr una victoria y asustar a todos en el mundo. No les importa el sufrimiento de los afganos ni cuántas personas perderemos”.

Ese fue el juicio del muy respetado líder antitalibán Abdul Haq, uno de los muchos opositores que condenaron la campaña de bombardeos estadounidense lanzada en octubre de 2001 como​“ un gran revés” para sus esfuerzos por derrocar a los talibanes desde dentro, un objetivo que consideraban a su alcance. Su juicio es confirmado por Richard A. Clarke, quien fue presidente del Grupo de Seguridad Contra el Terrorismo en la Casa Blanca bajo el presidente George W. Bush cuando se hicieron los planes para atacar Afganistán. Como Clarke describe la reunión, cuando se le informó que el ataque violaría el derecho internacional," , gritó el presidente en la estrecha sala de conferencias,​ ' No me importa lo que digan los abogados internacionales, vamos a patear traseros'”. El ataque también fue fuertemente opuesto por las principales organizaciones de ayuda que trabajan en Afganistán, quienes advirtieron que millones estaban al borde de la inanición y que las consecuencias pueden ser horrendas.

No hace falta revisar las consecuencias para el pobre Afganistán años después.

El próximo objetivo del mazo fue Irak. La invasión de EE. UU. y el Reino Unido, sin ningún pretexto creíble, es el mayor crimen del siglo XXI. La invasión provocó la muerte de cientos de miles de personas en un país donde la sociedad civil ya había sido devastada por las sanciones estadounidenses y británicas que se consideraron como​“ genocidas” por los dos distinguidos diplomáticos internacionales que los administraron, y renunciaron en protesta por este motivo. La invasión también generó millones de refugiados, destruyó en gran medida el país e instigó un conflicto sectario que ahora está desgarrando Irak y toda la región. Es un hecho asombroso acerca de nuestra cultura intelectual y moral que en círculos informados e ilustrados se le puede llamar, suavemente," la liberación de Irak".

Las encuestas del Pentágono y del Ministerio de Defensa británico revelaron que solo el 3 % de los iraquíes consideraba legítimo el papel de la seguridad estadounidense en su vecindario, menos del 1 % creía queLas fuerzas de la " coalición" (EE.UU.-Reino Unido) eran buenas para su seguridad, el 80 % se oponía a la presencia de fuerzas de la coalición en el país y la mayoría apoyaba los ataques contra las tropas de la coalición. Afganistán ha sido destruido más allá de la posibilidad de encuestas confiables, pero hay indicios de que algo similar también puede ser cierto allí. Particularmente en Irak, Estados Unidos sufrió una severa derrota, abandonando sus objetivos oficiales de guerra y dejando al país bajo la influencia del único vencedor, Irán.

El mazo también se esgrimió en otros lugares, especialmente en Libia, donde las tres potencias imperiales tradicionales (Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos) obtuvieron la resolución 1973 del Consejo de Seguridad y la violaron instantáneamente, convirtiéndose en la fuerza aérea de los rebeldes. El efecto fue socavar la posibilidad de un arreglo pacífico y negociado; aumentar drásticamente las bajas (por al menos un factor de 10, según el politólogo Alan Kuperman); dejar Libia en ruinas, en manos de milicias en guerra; y, más recientemente, proporcionar al Estado Islámico una base que pueda usar para sembrar el terror más allá. Propuestas diplomáticas bastante sensatas de la Unión Africana, aceptadas en principio por el libio Muamar el Gadafi, fueron ignoradas por el triunvirato imperial, como reseña el especialista en África Alex de Waal. Un enorme flujo de armas y yihadistas ha esparcido el terror y la violencia desde África Occidental (ahora el campeón de los asesinatos terroristas) hacia el Levante, mientras que el ataque de la OTAN también envió una avalancha de refugiados de África a Europa.

Otro triunfo más de" intervención humanitaria" y, como revela el largo ya menudo espantoso registro, no es inusual, ya que se remonta a sus orígenes modernos hace cuatro siglos

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link