Byung Chul Han: El hombre tiene que recuperar la libertad ~ Bloghemia -->

Byung Chul Han: El hombre tiene que recuperar la libertad

Byung Chul Han: El hombre tiene que recuperar la libertad

Byung Chul Han: El hombre tiene que recuperar la libertad

“La supervivencia se convertirá en un absoluto, como si viviéramos en un estado permanente de guerra”.     “La supervivencia se convertir...
noviembre 16, 2020
Byung Chul Han: El hombre tiene que recuperar la libertad






“La supervivencia se convertirá en un absoluto, como si viviéramos en un estado permanente de guerra”.  







“La supervivencia se convertirá en un absoluto, como si viviéramos en un estado permanente de guerra”. Así describió el filósofo surcoreano Byung-Chul Han al mundo posterior al COVID-19, en una entrevista con la agencia de noticias Efe: “una sociedad de supervivencia que pierde todo sentido de la buena vida”, en la que “el disfrute también se sacrifica por la salud”.

Han es uno de los principales críticos de la sociedad moderna que, según él, está impregnada de hiper-transparencia e hiperconsumismo, un exceso de información y de positividad que inevitablemente lleva a la sociedad al agotamiento.

Compartió con Efe sus preocupaciones sobre cómo el coronavirus está imponiendo regímenes de vigilancia y cuarentenas biopolíticas, reduciendo libertades, acabando con el disfrute y revelando una falta de humanidad en medio de la histeria y el miedo masivo.

“La muerte no es democrática”, advirtió Han al resaltar que COVID-19 ha expuesto diferencias sociales latentes, que “el principio de globalización es maximizar las ganancias” y que “el capital es misantrópico”. Para él, “esto ha costado muchas vidas en Europa y Estados Unidos” en el apogeo de la pandemia.

Byung-Chul Han está convencido de que la crisis es también el amanecer de un nuevo oído, que garantizará que el poder mundial se acerque un poco más a Asia y se aleje de Occidente.

El COVID-19 ha democratizado la vulnerabilidad humana. ¿Crees que ahora somos más frágiles y más fáciles de manipular? ¿Caeremos más fácilmente en manos del autoritarismo y el populismo?

El COVID-19 muestra actualmente que la vulnerabilidad o la mortalidad humana no es democrática, sino que depende del estatus social. La muerte no es democrática. El COVID-19 tampoco ha cambiado nada. La muerte nunca ha sido democrática. La pandemia en particular revela trastornos sociales y diferencias en las respectivas sociedades. Piense en Estados Unidos. Los afroamericanos están muriendo en cantidades desproporcionadas por COVID-19 en comparación con otros grupos. La situación es similar en Francia. ¿De qué sirve el toque de queda si los trenes suburbanos que conectan París con los suburbios de menores ingresos están abarrotados? Los trabajadores pobres con antecedentes de inmigrantes procedentes de banlieues urbanos contraen y mueren de COVID-19. Tienes que trabajar.

Los trabajadores de la oficina en casa no pueden costear cuidadores, trabajadores de fábricas, limpiadores, vendedores o recolectores de basura. Los ricos, en cambio, se retiran a su casa de campo. Por tanto, la pandemia no es solo un problema médico, sino también social. Otra razón por la que no han muerto tantas personas en Alemania es que los problemas sociales no son tan graves como en otros países europeos y Estados Unidos. El sistema de salud en Alemania también es mucho mejor que en los Estados Unidos, Francia, Inglaterra o Italia. Pero incluso en Alemania, el COVID-19 expone diferencias sociales. También en Alemania, los socialmente débiles mueren antes. Los pobres que no pueden pagar un automóvil se apiñan en autobuses, tranvías y metros llenos. El COVID-19 muestra que vivimos en una sociedad de segunda clase. El segundo problema es que el COVID-19 no favorece la democracia. Como es bien sabido, el miedo es la cuna de la autocracia. En una crisis, la gente vuelve a anhelar líderes fuertes. Viktor Orban se está beneficiando enormemente de ello. Establece el estado de emergencia como normal. Y ese es el fin de la democracia.

Libertad o seguridad. ¿Cuál es el precio que pagaremos para combatir la pandemia?

De cara a la pandemia, nos encaminamos hacia un régimen de vigilancia biopolítica. No solo en nuestra comunicación sino también en nuestro cuerpo: nuestra salud estará sujeta a vigilancia digital. Según la autora canadiense Naomi Klein, la crisis es un momento que presagia un nuevo sistema de reglas. El shock pandémico asegurará que la biopolítica digital se afiance a nivel mundial que, con su sistema de control y seguimiento, tome el control de nuestros cuerpos en una sociedad disciplinaria biopolítica que también monitorea constantemente nuestro estado de salud. Ante el impacto de la pandemia, Occidente se verá obligado a renunciar a sus principios liberales. Entonces Occidente se enfrenta a una sociedad biopolítica en cuarentena que restringe permanentemente nuestra libertad.

¿Cuáles son las consecuencias del miedo y la inseguridad en la vida de las personas?

El virus es un espejo. Muestra en qué sociedad vivimos. Vivimos en una sociedad de supervivencia que, en última instancia, se basa en el miedo a la muerte. Hoy la supervivencia es absoluta, como si estuviéramos en un estado permanente de guerra. Todas las fuerzas de la vida se utilizan para prolongar la vida. Una sociedad de supervivencia pierde todo sentido de la buena vida. El disfrute también se sacrifica por la salud que se eleva a un fin en sí mismo. El rigor del paradigma de no fumar da testimonio de la histeria de la supervivencia. Cuanto más la vida es una de supervivencia, más miedo tienes a la muerte. La pandemia trae la muerte, que hemos reprimido y subcontratado cuidadosamente, visible nuevamente. La presencia constante de la muerte en los medios de comunicación pone nerviosa a la gente.

La histeria de la supervivencia hace que la sociedad sea tan inhumana. Su vecino es un potencial portador del virus, alguien de quien debe mantenerse alejado. Las personas mayores tienen que morir solas en sus hogares de ancianos porque nadie puede visitarlas debido al riesgo de infección. ¿Es mejor prolongar la vida unos meses que morir solo? En nuestra histeria de supervivencia, olvidamos por completo lo que es una buena vida. Para sobrevivir, sacrificamos voluntariamente todo lo que hace que la vida valga la pena: sociabilidad, comunidad y proximidad. Ante la pandemia, la restricción radical de los derechos fundamentales es indudablemente aceptada.

Los servicios religiosos están prohibidos incluso en Semana Santa. Los sacerdotes también practican el distanciamiento social y usan máscaras protectoras. Sacrifican totalmente la fe por sobrevivir. La caridad se manifiesta como mantener la distancia. La virología desempodera a la teología. Todo el mundo escucha a los virólogos que tienen absoluta soberanía de interpretación. La narrativa de la resurrección da paso por completo a la ideología de la salud y la supervivencia. Frente al virus, la creencia degenera en una farsa. ¿Y nuestro Papa Francisco? San Francisco ha abrazado a los leprosos… El miedo y el pánico del virus son exagerados. La edad media de los que murieron de COVID-19 en Alemania es de 80 u 81 años. La esperanza de vida media en Alemania es de 80,5 años. Nuestra reacción de pánico al virus muestra que algo anda mal en nuestra sociedad.

¿Nuestra sociedad después del coronavirus respetará más la naturaleza y será más justa y equitativa? ¿O nos hace más egoístas e individualistas?

Hay un cuento de hadas "Sindbad el marino". En un viaje, Sindbad llega a una pequeña isla que parece el jardín del Edén. Él y su compañero se dan un festín y disfrutan de paseos por la isla. Encienden un fuego y celebran. Entonces la isla se dobla de repente. Los árboles se doblan. La isla era en realidad el lomo de un pez gigante que había estado inmóvil durante tanto tiempo que se había lavado mucha arena y habían crecido árboles en ella. El calor del fuego en su espalda ha trastornado al pez gigante. Se sumerge profundamente y Sindbad es arrojado al mar. Este cuento de hadas es una parábola: enseña que hay una ceguera fundamental en el hombre. Ni siquiera puede ver sobre qué está parado, por lo que está trabajando en su propia caída. En vista de su rabia por destruir, el escritor alemán Arthur Schnitzler compara la humanidad con una enfermedad. Actuamos como bacterias o virus en la tierra, multiplicando despiadadamente y finalmente destruyendo el anfitrión mismo. Crecimiento y destrucción se unen. Schnitzler cree que los humanos solo pueden reconocer órdenes primitivas. Es tan ciego a los órdenes superiores como las bacterias.

Entonces, la historia de la humanidad es una lucha eterna contra lo divino, que es necesariamente destruido por lo humano. La pandemia es el resultado de la crueldad humana. Intervenimos sin piedad en un ecosistema sensible. El paleontólogo Andrew Knoll enseña que el hombre es solo la guinda del pastel de la evolución. El pastel real consiste en bacterias y virus que amenazan con atravesar, o incluso recuperar, esa frágil superficie en cualquier momento. Sindbad, el marinero, que cree que la espalda de un pez es una isla segura, es una metáfora permanente de la ignorancia humana. El hombre piensa que está a salvo, mientras que es sólo cuestión de tiempo antes de que las fuerzas elementales lo arrastren al abismo. La violencia que le hace a la naturaleza lo contraataca con mayor fuerza. Ésta es la dialéctica del Antropoceno. En esta era del hombre, el hombre está más amenazado que nunca.

¿Es el COVID-19 una herida mortal para la globalización?

El principio de la globalización es maximizar los beneficios. Por ejemplo, la fabricación de dispositivos médicos como mascarillas protectoras o medicamentos se ha trasladado a Asia. En Europa y Estados Unidos, eso ha costado muchas vidas. El capital es misántropo. Ya no hacemos negocios para las personas, sino para el capital. Marx decía que el capital reduce al hombre a su órgano reproductor. La libertad individual, que hoy se ha vuelto excesiva, en última instancia no es más que el exceso del capital mismo. Nos explotamos libremente en la creencia de que nos estamos realizando. Pero en realidad somos sirvientes. Kafka ha señalado la lógica paradójica de la autoexplotación: el animal arrebata el látigo al amo y se azota para convertirse en amo. En una situación tan absurda, la gente está en el régimen neoliberal. El hombre tiene que recuperar la libertad para sí mismo.

¿El coronavirus y sus consecuencias cambiarán el orden mundial? ¿Quién ganará la lucha por el control y la hegemonía del poder mundial? ¿China se enfrentará a Estados Unidos?

El COVID-19 probablemente no sea un buen augurio para Europa y EE. UU. El virus es una prueba física. Los países asiáticos, que piensan poco en el liberalismo, se apoderaron de la pandemia con bastante rapidez, especialmente con su vigilancia biopolítica digital, que es inimaginable para Occidente. Europa y Estados Unidos están tropezando. Frente a la pandemia, están perdiendo su esplendor. Zizek ha afirmado que el virus derribaría el régimen de China. Zizek está equivocado. Nada de eso sucederá. El virus no detiene el avance de China, todo lo contrario. China ahora también venderá su estado de vigilancia autocrática como un modelo exitoso contra la epidemia. China demostrará la superioridad de su sistema al mundo con aún más orgullo. 
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link