Que nuestra gente triunfe | por Patrice Lumumba ~ Bloghemia

Que nuestra gente triunfe | por Patrice Lumumba

Que nuestra gente triunfe | por Patrice Lumumba

Que nuestra gente triunfe | por Patrice Lumumba

Patrice Lumumba, el primer ministro de la nación independiente, la República del Congo , nació el 2 de ju...
junio 08, 2020
Que nuestra gente triunfe | por Patrice Lumumba






Patrice Lumumba, el primer ministro de la nación independiente, la República del Congo , nació el 2 de julio de 1925 en Onalua en la provincia de Kasai del Congo belga . Con solo una educación primaria, Lumumba emergió para convertirse en uno de los críticos más vocales del colonialismo en África . Temprano en la vida, desarrolló intereses en actividades sindicales de base y se unió a la Unión Postal. Como secretario general del sindicato, Lumumba comenzó a publicar ensayos críticos con el gobierno colonial belga y abogaba por la independencia y un Congo centralizado unificado. Sus escritos apelaron más allá de las lealtades étnicas y regionales a una circunscripción nacional.

En 1955, Lumumba se convirtió en líder regional del Círculo de Stanleyville y se unió al Partido Liberal belga. En 1956, fue arrestado y acusado de malversación de fondos sindicales y sentenciado a dos años de prisión. Lanzado después de doce meses, Lumumba se convirtió en director de ventas de una cervecería en Leopoldville. Para solidificar su base política, en 1957 Lumumba ayudó a fundar una organización de base amplia que apelaba más allá de las lealtades étnicas y regionales: el Movimiento Nacional Congolais (MNC). Al año siguiente, representó al MNC en la conferencia panafricana en Accra , Ghana .

Sus implacables ataques al gobierno belga pronto fracturaron a la MNC, lo que resultó en una división del liderazgo en julio de 1959. Sin desanimarse, Lumumba insistió en el desmantelamiento completo del gobierno belga. En octubre de 1959, fue arrestado por supuestamente incitar disturbios anticoloniales y sentenciado a seis meses. Poco después, el gobierno belga convocó una conferencia en Bruselas para discutir el futuro del Congo. Ante la amenaza de boicot de las multinacionales, el gobierno liberó a Lumumba. En Bruselas, Lumumba condenó audazmente el gobierno belga y abogó por la independencia inmediata. Convencida de la inminencia de la libertad congoleña, Bélgica apartó el 30 de junio de 1960 como Día de la Independencia.

El Movimiento Nacional de Congolais ganó la mayoría en las elecciones generales celebradas en mayo de 1960, y Lumumba se convirtió en primer ministro del Congo, con su rival político Joseph Kasavubu como presidente. La mordaz denuncia del colonialismo por parte de Lumumba revolvió las plumas no solo en Bélgica sino también en los Estados Unidos y Gran Bretaña . Lamentablemente, su mandato fue breve y empañado en crisis. Comenzó con la revuelta y la secesión del ejército en Katanga y el sur de Kasai.

Cuando las Naciones Unidas ignoraron sus reiterados llamamientos a la intervención, Lumumba recurrió a la Unión Soviética . Este movimiento solo fortaleció la oposición occidental a su régimen. Usando las crisis como excusa, Kasavubu despidió a Lumumba como primer ministro. Aunque reinstalado por la Asamblea Nacional, Lumumba fue derrocado posteriormente por el Coronel Joseph (más tarde Sese Seko) Mobutu , y puesto bajo arresto domiciliario. Hizo el fatídico intento de escapar a Stanleyville, donde sus partidarios habían tomado el control. Fue detenido por rebeldes secesionistas y asesinado el 18 de enero de 1961.

Lumumba se convirtió en mártir y símbolo de la libertad congoleña y africana. Hoy es recordado como uno de los pocos líderes africanos verdaderamente dedicados a la unidad nacional y la independencia genuina. En febrero de 2002, en respuesta a un informe de la Comisión belga que implicaba a Bélgica en la muerte de Lumumba, el gobierno belga reconoció la "responsabilidad moral" y se disculpó oficialmente. Lumumba sigue siendo una inspiración para los políticos africanos. Varios de los principales partidos políticos en las elecciones presidenciales de 2006 en el Congo invocaron el legado de Lumumba.

Aquí les dejamos un poema de su autoria, titulado: 

"Que nuestra gente triunfe" 



Llora, oh mi querido hermano negro, profundamente enterrado en la noche eterna y bestial.
¡Oh, tú, cuyo polvo simooms y huracanes se han dispersado por toda la vasta tierra,
Tú, por cuyas manos se criaron las pirámides
en memoria de los asesinos reales,
Tú, acorralado en incursiones; usted, innumerables veces derrotado
en todas las batallas ganadas por la fuerza brutal;
Usted, a quien le enseñaron una sola lección perpetua,
un lema, que era: esclavitud o muerte;
Usted, que yacía escondido en selvas impenetrables
y sucumbía silenciosamente a innumerables muertes
bajo la apariencia fea de la fiebre de la selva,
o al acecho en las fauces fatales del tigre,
o en el lento abrazo del pantano
que se estrangulaba gradualmente, como la pitón ...
Pero entonces, llegó un día que trajo el tiempo,
más astuto, más lleno de rencor que cualquier muerte.
Cambió tu oro por sus cuentas y adornos sin valor,
violó y ensució a tus hermanas y tus esposas,
y envenenó con su bebida a tus hijos y hermanos,
y condujo a tus hijos a las bodegas de los barcos.
Fue entonces cuando el TomTom rodó de aldea en aldea,
y le dijo a la gente que otro barco de esclavos extranjero
había pospuesto su camino hacia las costas lejanas,
donde Dios es algodón, donde el dólar reina como Rey.
Allí, sentenciado a un trabajo interminable y
devastador , trabajando desde el amanecer hasta el anochecer bajo el sol implacable,
te enseñaron en tus salmos a glorificar
Su Señor, mientras que tú mismo fuiste crucificado a himnos
que prometían dicha en el mundo del Más Allá,
mientras tú, les rogabas una sola bendición:
que te dejaran vivir, vivir, sí, simplemente
vivir. Y junto al fuego, tus tenues y fantásticos sueños se
derramaron en voz alta en melancólicas tensiones,
tan elementales y tan mudos como tu angustia.
 Sucedió que incluso jugarías, te alegrarías
y bailarías en pura exuberancia de espíritu:
y entonces todo el esplendor de tu virilidad,
 los dulces deseos de la juventud sonarían, salvajes con poder,
en cuerdas de bronce, en panderetas ardiendo.
Y de esa música poderosa
surgió el comienzo del jazz, tempestuoso, caprichoso,
Declarando a los blancos con acentos ruidosos
Que no del todo era el planeta suyo.
Oh Música, fue que nos
permitiste levantar la cara y mirar a los ojos
de la libertad futura, que algún día sería nuestro.
¡Entonces, deja que las orillas de los poderosos ríos que llevan
sus olas vivas hacia el radiante futuro,
oh hermano mío, sean tuyos!
Deja que el feroz calor del incesante mediodía en el sol ¡
Queme tu pena!
Deja que se evaporen bajo el sol eterno.
Esas lágrimas derramadas por tu padre y tu abuelo
torturadas hasta la muerte en estos campos tristes.
Y que nuestra gente, sea libre para siempre,
viva, triunfe, prospere en paz en este nuestro Congo,

¡Aquí, en el corazón de nuestra gran África!


  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link