El hipercapitalismo de la transparencia por Byung-Chul Han ~ Bloghemia -->

El hipercapitalismo de la transparencia por Byung-Chul Han

El hipercapitalismo de la transparencia por Byung-Chul Han

El hipercapitalismo de la transparencia por Byung-Chul Han

Texto del filosofo Byung-Chul Han, publicado en la revista francesa,  Multitudes en Abril del 2018.  Por:  Byung-Chul Han...
marzo 21, 2020
El hipercapitalismo de la transparencia por Byung-Chul Han

Texto del filosofo Byung-Chul Han, publicado en la revista francesa,  Multitudes en Abril del 2018. 







Por: Byung-Chul Han

"Customer-Lifetime-Value", este es el término que designa el valor que un individuo representa a lo largo de su vida como consumidor para una empresa. La intención de este concepto es transformar completamente a la persona humana, toda su vida, en valores comerciales. El hipercapitalismo contemporáneo disuelve la existencia humana en una red de relaciones de mercado. Ya no hay ninguna área de nuestras vidas que esté libre de estas lógicas de desarrollo comercial.

La creciente digitalización de la sociedad facilita, amplía y acelera considerablemente la explotación comercial de la vida humana. Sujeta aspectos de la vida que hasta ahora eran inaccesibles a la racionalidad lucrativa a la explotación económica. Más que nunca, es urgente establecer nuevas áreas de vida, incluso desarrollar nuevas formas de vida, que puedan resistir la explotación total de la vida humana.

En Nueva York, la Apple Flagship Store representa, en todos los aspectos, el verdadero templo de este hipercapitalismo. Está hecho de nada más que un cubo de vidrio. En el interior, el cubo está vacío y no exhibe nada más que su propia translucidez. La tienda en sí está en el sótano. La transparencia se ha materializado  

El letrero transparente de Apple en la Quinta Avenida representa la contraparte arquitectónica de la Kaaba en La Meca, con su abrigo negro. Literalmente, kaaba significa cubo. Este edificio negro carece por completo de transparencia. A su vez, este cubo está vacío y encarna un orden teológico opuesto al orden hipercapitalista.

Comunicación, marketing y consumo.
Apple Shop y Kaaba representan dos formas de poder. El cubo transparente se presenta como una figuración de la libertad y simboliza la comunicación sin límites. Pero esta transparencia es en sí misma una forma de poder que hoy toma la forma de totalitarismo digital. Este último es el precursor de una nueva forma de dominación: la dominación del hipercapitalismo. El hipercapitalismo es equivalente a la comunicación total de los tiempos actuales, que coincide un poco más cada día con la vigilancia total y la explotación total.

La Kaaba está cerrada, solo los clérigos tienen acceso al interior del edificio. El cubo transparente está abierto las 24 horas. Como consumidor, todos tienen acceso a él. Estamos tratando con dos concepciones diametralmente opuestas del poder: un régimen de cierre y un régimen de apertura. Este es más efectivo que este, ya que se presenta como una forma de libertad. Con el cubo de vidrio, el hipercapitalismo celebra una hipercomunicación omnipresente que divide todo en un tamiz y lo transforma en dinero en efectivo. La comunicación, el marketing y el consumo, como en el caso de Apple Store en el sótano, ahora son uno.

La compañía estadounidense Acxiom, que recopila datos individuales, tiene el eslogan publicitario: "Ofrecemos una mirada de 360 ​​grados a sus clientes". Lo que recopila la empresa son todos los datos sobre consumo, situación familiar, ocupación, preferencias, pasatiempos, situación de vivienda e ingresos. Los algoritmos de Acxiom no son fundamentalmente diferentes de los de la NSA.

El mundo que se ha convertido en un centro comercial corresponde a un panóptico digital con vigilancia total. Además, la operación total y la vigilancia total son dos caras de la misma moneda. Acxiom clasifica a los individuos en 70 categorías desde un punto de vista puramente económico. El grupo de personas que ofrecen un interés comercial muy limitado se llama desperdicio , en otras palabras, "desperdicio" o "basura".

Los datos de grandes permiten hacer predicciones sobre el comportamiento humano. El futuro se vuelve calculable y manipulable. Los grandes volúmenes de datos resultan ser un medio muy eficaz Psicopolítica de instrumentos, que controla las personas como si fueran marionetas. Los grandes volúmenes de datos generan un conocimiento dominante. Es esto lo que hace posible intervenir en la psique humana e influir en ella, sin que las personas interesadas se den cuenta. La psicopolítica digital devalúa a los individuos al estado de objetos simples cuantificables y manejables. Por lo que los grandes datos de la muerte Knell de la libre voluntad.

Es soberano, dijo el abogado Carl Schmitt, quien decide el estado de emergencia. Unos años más tarde, revisó esta famosa frase: "Después de la Segunda Guerra Mundial, y frente a mi muerte, ahora digo: es soberano quien tiene los rayos del espacio". Al parecer, durante toda su vida, Carl Schmitt tuvo miedo de la radio y la televisión, debido a sus efectos manipuladores. Hoy, en un régimen digital, el principio de soberanía debe revisarse una vez más. Es soberano quien controla los nodos de la red.

Las redes digitales permiten evaluar y sondear a una persona de arriba a abajo. Ante el riesgo ahora representado por la recopilación de datos personalizada, los políticos deben limitar estrictamente estas prácticas. Empresas de puntuación (el "marcador"), como Schufa Holding AG, tienen efectos discriminatorios. Salvar a la gente va en contra de la idea de la dignidad humana. Ninguna persona debe ser degradada al estado de objeto de una evaluación algorítmica.

Que una compañía de calificación de credibilidad como Schufa, cuyos servicios se han convertido hoy en una triste banalidad en Alemania, puede tener la idea de buscar en las redes sociales, encontrar información útil, traicionar verdadera intención de la empresa. El eslogan publicitario de Schufa - "solo somos nosotros los que creamos la confianza" - testifica de puro cinismo.

Nuevos enfoques radicales
Empresas como Schufa eliminan la confianza y la reemplazan por el control. La confianza se define por el hecho de que uno mantiene, a pesar de la falta de conocimiento, una relación positiva con los demás. En ausencia de conocimiento, sin embargo, permite la acción. Si sé todo sobre el otro, no necesito más confianza. El Schufa, por ejemplo, procesa 200,000 solicitudes diarias, lo cual solo es posible en una compañía de control. Una sociedad confiable confiaría sin tales negocios.

La confianza siempre implica la posibilidad de quedar sin respuesta, incluso de ser traicionado. Pero esta posibilidad de traición constituye toda confianza. Incluso la libertad implica un cierto riesgo. Una sociedad que, en nombre de la libertad, somete todo a control y vigilancia se hundiría en el totalitarismo.

Ante el riesgo de tal totalitarismo digital, el entonces presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, había insistido en la urgencia de elaborar una carta de derechos fundamentales para la era digital. . El ex ministro del Interior alemán, Gerhart Baum, exigió el desarme general de los datos.

Hoy necesitamos nuevos enfoques radicales para desterrar el espectro del totalitarismo de datos. También debemos pensar en la posibilidad técnica de asignar, en cierta medida, fechas de vencimiento a los datos personales, para que desaparezcan después de un cierto tiempo. Tal práctica llevaría al desarme masivo que es necesario hoy, frente a esta locura de datos.

La Carta de los Derechos Digitales Fundamentales por sí sola no impedirá el totalitarismo de datos. También es necesario provocar un cambio en la conciencia y en las mentalidades. Ya no somos meros detenidos o víctimas en un panóptico digital dirigido desde la distancia.

El Panóptico fue originalmente un edificio de la prisión diseñado por Jeremy Bentham. Colocados en una arquitectura concéntrica, los detenidos fueron vigilados por una torre de control central. En panópticos digitales, ya no somos meros prisioneros; Participamos activamente en su conformación. Incluso lo mantenemos, por ejemplo conectando nuestros cuerpos, como millones de seguidores del   movimiento de " yo cuantificado " y poniendo nuestros datos vinculados a nuestros cuerpos en línea. La nueva dominación no nos silencia, por el contrario, nos exige comunicarnos constantemente, participar y expresar nuestras opiniones, nuestras necesidades, nuestros deseos y nuestras preferencias, en una palabra, para contar nuestra historia. la vida

En la década de 1980, en Alemania, todos montaron las barricadas contra el censo demográfico. En un municipio, incluso ha habido plastificación. Incluso los escolares terminaron golpeando el pavimento, y asistimos a grandes manifestaciones.

Desde el punto de vista actual, esta reacción es incomprensible, porque la información recopilada era inocente, como, por ejemplo, la profesión, las calificaciones educativas, el estado civil, la distancia del lugar de trabajo. Hoy en día, no tenemos miedo de revelar datos íntimos, y sin que nadie nos obligue a hacerlo. Incluso sentimos un impulso incontenible para revelarnos. Ya no nos oponemos cuando se recopilan, almacenan, transmiten y revenden cientos y miles de datos sobre nosotros. Nadie entrará en la honda por esto. No tendrán lugar revueltas masivas contra Google o Facebook.

Una crisis en nuestras libertades.
En el momento del censo, todavía se pensaba que se enfrentaba a un cuerpo de poder que intentaba interceptar a sus ciudadanos en contra de su voluntad. Esos días han quedado atrás. Hoy, nos revelamos voluntariamente sin que exista ninguna restricción, sin impuestos. Es por nuestra propia voluntad que ponemos todo tipo de datos e información sobre nosotros en línea, sin saber quién lo sabrá, cuándo o en qué ocasión.

Esta falta de control representa una grave crisis en nuestras libertades. En vista de los datos que estamos cambiando a voluntad, la idea de protección de datos se vuelve obsoleta. Desde el estado de víctima de vigilancia estatal, hemos pasado al de complaciente y cómplices en el sistema. Es deliberadamente que renunciamos a nuestros espacios de protección y que nos exponemos a redes digitales que nos penetran y nos hacen transparentes.

Como una nueva forma de producción, la comunicación digital elimina sistemáticamente las áreas protegidas y transforma todo en información y datos. Todos los mecanismos de distanciamiento son sacrificados. En la hipercomunicación digital, todo se mezcla con todo, y los límites entre el exterior y el interior se vuelven cada vez más porosos. La persona humana se reduce a una interfaz en un mundo totalmente conectado. Esta vulnerabilidad digital es requerida y explotada por el hipercapitalismo.

Debemos plantearnos seriamente la pregunta de qué tipo de vida queremos vivir. ¿Queremos continuar participando en la vigilancia total y la explotación total de la persona humana, y así perder nuestra libertad, nuestra dignidad? Es hora de organizar nuevamente la resistencia común contra el totalitarismo digital. Las palabras de Georg Büchner no han perdido su relevancia: " Títeres, eso es lo que somos , tirados de hilos en manos de poderes desconocidos, ¡nada por nosotros mismos, nada!" 


Te puede interesar:

"¿Qué es el inconciente?" por Jacques Lacan 
20 películas y documentales con contenido psicológico 
"La pesadilla de un psicoanalista" por Bertrand Russell 
Psicología | 100 Libros en PDF 
¿Qué es el egoísmo psicológico? 
¿Qué es el complejo de victima? 
Jacques Lacan : "Althusser, Barthes y yo" 
Jacques Lacan : Seminarios sobre el Psicoanálisis (PDF) 
"Ser justo con Freud" por Jacques Derrida 
Test de Rorschach | Materiales y Libros en PDF 
Lev Vygotsky | Pensamiento y Lenguaje 
Jean Piaget | Seis estudios de Psicología - (PDF) 
Erich Fromm : Colección de Libros 
William James | Psicología para Profesores (Conferencias) 
¿Qué es la teoría de la identidad social?
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link