-- --

¿Qué es la Ideología?

La ideología es la lente a través de la cual una persona ve el mundo. Dentro del campo de la sociología, se entiende ampliamente que la ideología se refiere a la suma total de los valores, creencias, suposiciones y expectativas de una persona. 



La ideología existe dentro de la sociedad, dentro de los grupos y entre las personas. Da forma a nuestros pensamientos, acciones e interacciones, junto con lo que sucede en la sociedad en general.

La ideología es un concepto fundamental en sociología. Los sociólogos lo estudian porque juega un papel tan poderoso en la configuración de cómo se organiza la sociedad y cómo funciona. La ideología está directamente relacionada con la estructura social, el sistema económico de producción y la estructura política. Ambas emergen de estas cosas y les dan forma.

Ideología versus ideologías particulares

A menudo, cuando las personas usan la palabra "ideología" se refieren a una ideología particular en lugar del concepto en sí. Por ejemplo, muchas personas, especialmente en los medios de comunicación, se refieren a puntos de vista o acciones extremistas como inspirados por una ideología particular (por ejemplo, "ideología islámica radical" o "ideología del poder blanco") o como "ideológica". Dentro de la sociología, se presta mucha atención a lo que se conoce como la ideología dominante, o la ideología particular que es más común y más fuerte en una sociedad dada.

Sin embargo, el concepto de ideología en sí es de naturaleza general y no está vinculado a una forma particular de pensar. En este sentido, los sociólogos definen la ideología como la visión del mundo de una persona y reconocen que existen diversas ideologías que compiten en una sociedad en un momento dado, algunas más dominantes que otras.

En definitiva, la ideología determina cómo damos sentido a las cosas. Proporciona una visión ordenada del mundo, nuestro lugar en él y nuestra relación con los demás. Como tal, es profundamente importante para la experiencia humana y, por lo general, es algo a lo que las personas se aferran y defienden, estén o no conscientes de ello. Y, a medida que la ideología emerge de la estructura social y el orden social, generalmente expresa los intereses sociales que ambos apoyan.

Terry Eagleton, un teórico literario británico e intelectual lo explicó de esta manera en su libro de 1991 Ideología: una introducción:

- La ideología es un sistema de conceptos y puntos de vista que sirve para dar sentido al mundo mientras oculta los intereses sociales que se expresan en él, y por su integridad y relativa consistencia interna tiende a formar un sistema cerrado y mantenerse a sí mismo frente a contradicciones o inconsistencias. experiencia - 

La teoría de la ideología de Marx

El filósofo alemán Karl Marx es considerado el primero en proporcionar un marco teórico de ideología dentro del contexto de la sociología.















Según Marx, la ideología emerge del modo de producción de una sociedad. En su caso y en el de los Estados Unidos modernos, el modo económico de producción es el capitalismo.

El enfoque de Marx a la ideología se expuso en su teoría de la base y la superestructura. Según Marx, la superestructura de la sociedad, el ámbito de la ideología, surge de la base, el ámbito de la producción, para reflejar los intereses de la clase dominante y justificar el status quo que los mantiene en el poder. Marx, entonces, centró su teoría en el concepto de una ideología dominante.

Sin embargo, él vio la relación entre la base y la superestructura como de naturaleza dialéctica, lo que significa que cada uno afecta al otro por igual y que un cambio en uno requiere un cambio en el otro. Esta creencia formó la base de la teoría de la revolución de Marx. Creía que una vez que los trabajadores desarrollaran una conciencia de clase y se dieran cuenta de su posición explotada en relación con la poderosa clase de propietarios y financieros de fábricas, en otras palabras, cuando experimentaran un cambio fundamental en la ideología, actuarían de acuerdo con esa ideología al organizarse y exigiendo un cambio en las estructuras sociales, económicas y políticas de la sociedad.

Las adiciones de Gramsci a la teoría de la ideología de Marx

La revolución de la clase trabajadora que Marx predijo nunca sucedió. Casi 200 años después de la publicación del Manifiesto Comunista, el capitalismo mantiene un fuerte control sobre la sociedad global y las desigualdades que fomenta continúan creciendo.















Siguiendo los pasos de Marx, el activista, periodista e intelectual italiano Antonio Gramsci ofreció una teoría ideológica más desarrollada para ayudar a explicar por qué no ocurrió la revolución. Gramsci, al ofrecer su teoría de la hegemonía cultural, razonó que la ideología dominante tenía un mayor control sobre la conciencia y la sociedad de lo que Marx había imaginado.

La teoría de Gramsci se centró en el papel central que desempeña la institución social de educación en la difusión de la ideología dominante y el mantenimiento del poder de la clase dominante. Gramsci argumentó que las instituciones educativas enseñan ideas, creencias, valores e incluso identidades que reflejan los intereses de la clase dominante y producen miembros obedientes y obedientes de la sociedad que sirven a los intereses de esa clase. Este tipo de regla es lo que Gramsci llamó hegemonía cultural.

La Escuela de Frankfurt y Louis Althusser sobre ideología

Algunos años más tarde, los teóricos críticos de la Escuela de Frankfurt centraron su atención en el papel que desempeña el arte, la cultura popular y los medios de comunicación en la difusión de la ideología. Argumentaron que así como la educación juega un papel en este proceso, también lo hacen las instituciones sociales de los medios y la cultura popular. 














Sus teorías de la ideología se centraron en el trabajo de representación que el arte, la cultura popular y los medios de comunicación hacen al contar historias sobre la sociedad, sus miembros y nuestra forma de vida. Este trabajo puede apoyar la ideología dominante y el status quo, o puede desafiarlo, como en el caso de la interferencia cultural.

Casi al mismo tiempo, el filósofo francés Louis Althusser desarrolló su concepto del "aparato de estado ideológico" o ISA. Según Althusser, la ideología dominante de cualquier sociedad se mantiene y reproduce a través de varias NIA, en particular los medios de comunicación, la religión y la educación. Althusser argumentó que cada ISA hace el trabajo de promover ilusiones sobre el funcionamiento de la sociedad y por qué las cosas son como son.

Ejemplos de ideología

En los Estados Unidos modernos, la ideología dominante es aquella que, de acuerdo con la teoría de Marx, apoya el capitalismo y la sociedad organizada en torno a él. El principio central de esta ideología es que la sociedad estadounidense es una en la que todas las personas son libres e iguales y, por lo tanto, pueden hacer y lograr lo que quieran en la vida. Un principio clave de apoyo es la idea de que el trabajo es moralmente valioso, sin importar el trabajo.

Juntas, estas creencias forman una ideología que apoya el capitalismo al ayudarnos a entender por qué algunas personas logran tanto en términos de éxito y riqueza, mientras que otras logran tan poco. Dentro de la lógica de esta ideología, aquellos que trabajan duro tienen garantizado ver el éxito. Marx argumentaría que estas ideas, valores y suposiciones funcionan para justificar una realidad en la que una clase muy pequeña de personas posee la mayor parte de la autoridad dentro de las corporaciones, empresas e instituciones financieras. Estas creencias también justifican una realidad en la que la gran mayoría de las personas son simplemente trabajadores dentro del sistema.

Si bien estas ideas pueden reflejar la ideología dominante en la América moderna, de hecho hay otras ideologías que las desafían y el status quo que representan. El movimiento obrero radical, por ejemplo, ofrece una ideología alternativa, una que en su lugar supone que el sistema capitalista es fundamentalmente desigual y que aquellos que han acumulado la mayor riqueza no lo merecen necesariamente. Esta ideología competitiva afirma que la estructura de poder está controlada por la clase dominante y está diseñada para empobrecer a la mayoría en beneficio de una minoría privilegiada. Los radicales laborales a lo largo de la historia han luchado por nuevas leyes y políticas públicas que redistribuyan la riqueza y promuevan la igualdad y la justicia.

Te puede interesar:

Siguenos en tu Red Favorita

Comparte con tus familiares y amigos!