La Razón de la Filosofía por Friedrich Nietzsche



Texto de Friedrich Nietzsche, escrito en 1887, y que forma parte del libro El ocaso de los ídolos.




La Razón de la Filosofía

¿Que qué es lo que pertenece a la idiosincrasia del filósofo?. . . Pues, por ejemplo, su carencia de sentido histórico, su odio a la idea misma de devenir, su afán de estaticismo egipcio. Los filósofos creen que honran algo cuando lo sacan de la historia, cuando lo conciben desde la Óptica de lo eterno, cuando lo convierten en una momia. 

Todo lo que han estado utilizando los filósofos desde hace miles de años no son más que momias conceptuales; nada real ha salido con vida de sus manos.

Cuando esos idólatras adoran algo, lo matan y lo disecan. ¡Que mortalmente peligrosos resultan cuando adoran! Para ellos, la muerte, el cambio, la vejez, al igual que la fecundación y el desarrollo, constituyen objeciones, e incluso refutaciones. Lo que es no deviene; lo que deviene no es… 


Ahora bien, todos ellos creen, incluso de una forma desesperada, en lo que es. Pero como no pueden apoderarse de lo que es, tratan de explicar por qué se les resiste. «Si no percibimos lo que es, debe tratarse de una ilusión, de un engaño… ¿Quién es el que engaña? ¡Ya está!, exclaman alegres: ¡es la sensibilidad! 

Los sentidos, que son tan inmorales también en otros aspectos, nos engañan respecto al mundo verdadero. Moraleja: hay que librarse del engaño de los sentidos, del devenir, de la historia, de la mentira. Moraleja: hay que negar todo lo que da crédito a los sentidos, a todo el resto de la humanidad; todo ello es «vulgo». ¡Hay que ser filósofo, ser momia, representar el monótono teismo con mímica de sepulturero!  Sobre todo, hay que rechazar esa lamentable idea fija de los sentidos que es el cuerpo, sometido a todos los errores lógicos, posibles, cuya existencia no sólo ha sido refutada; sino que resulta imposible, pese a que el muy insolente actúa como si fuera real…»



Siguenos en tu Red Favorita

¿Te gustó el artículo? Compartelo!